Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Perú: un rival repetido para un capítulo pleno de angustia

Como en 1969, 1985 y 2009, la Argentina vuelve a chocar contra el seleccionado incaico en un duelo decisivo para sus aspiraciones mundialistas

Miércoles 06 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Una postal del recuerdo: el gol de Palermo a Perú en la ruta hacia Sudáfrica
Una postal del recuerdo: el gol de Palermo a Perú en la ruta hacia Sudáfrica. Foto: Archivo

Otra vez Perú en la hoja de ruta de la Argentina . Otra vez rival en una instancia decisiva para la selección en las eliminatorias. Como en 1969, 1985 y 2009, el conjunto incaico tomará examen rumbo a una Copa del Mundo. Otra vez Buenos Aires será la sede de un juego que marcará el pulso, que alimentará un sueño o llenará de dudas. El destino se empecina en que Perú sea el escollo, sortearlo posibilitará mirar con esperanza el desembarco en Rusia, el próximo año.

La historia se repite, el cuarto episodio de la saga se jugará el 5 de octubre en el Monumental, ahí donde la Argentina logró goles agónicos que valieron la clasificación a México '86 y encarrilarse hacia Sudáfrica 2010. Dos goleadores, dos N°9 de área, desataron el nudo. El 10 de octubre de 2009, bajo una lluvia que caía con furia, Martín Palermo rescató del abismo el ciclo Maradona. Como ahora, Perú fue el adversario en la anteúltima jornada de las eliminatorias; sorprendió Rengifo, a los 45 minutos del segundo tiempo, y marcó el 1-1. Elegido para protagonizar capítulos de ensueño, Palermo empujó un centro de Federico Insúa, provocó el desahogo de todos y un festejo alocado de Maradona, que barrenó de pecho el césped del Monumental.

Veinticuatro años antes, el 30 de junio de 1985, el héroe fue Ricardo Gareca. La Argentina perdía 2-1; Luis Reyna controlaba a Maradona con una marca asfixiante, al límite del reglamento. Las esperanzas de llegar a México '86 se estrangulaban. El Tigre, actual entrenador de Perú, que se relanzó rumbo a Rusia 2018, marcó en la agonía el gol más importante de su rica trayectoria: remató Daniel Passarella, la pelota rebotó en Eusebio Acasuzo y el artillero, sobre la línea, revivió el ciclo Bilardo. Con su festejo generó un paso fundamental de un recorrido que finalizaría con la Copa del Mundo en las manos del capitán Maradona en el estadio Azteca.

A las dos jornadas de sonrisas las antecedió una de desolación. El 31 de agosto de 1969, en la Bombonera, la Argentina debía ganar, no existía otro resultado, para sacar el boleto a México 1970. La AFA intervenida, el presidente de facto Juan Carlos Onganía designaba a dedo y Raúl D'Onofrio, padre del actual máximo dirigente de River, estaba al frente cuando por primera vez la selección se quedó por primera vez sin mundial en una eliminatoria. Fue 2-2, un carrousel de emociones: tres goles en seis minutos... Resultó insuficiente.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas