Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Abusos en el Próvolo: otorgan el beneficio de la prisión domiciliaria a la monja Kumiko Kosaka

La religiosa japonesa está imputada por abuso sexual y corrupción de menores en tres casos

Martes 05 de septiembre de 2017 • 23:22
SEGUIR
PARA LA NACION
Kosaka Kumiko está acusada de abuso sexual y corrupción de menores.
Kosaka Kumiko está acusada de abuso sexual y corrupción de menores.. Foto: Archivo

El escándalo por las denuncias de abusos sexuales a chicos sordos del Instituto Antonio Próvolo de Mendoza ingresó en un terreno de mayor dolor para las víctimas. La Justicia accedió a otorgar el beneficio de la prisión domiciliaria a una de las imputadas, acusadas de participar activamente de los vejámenes. Se trata de la religiosa japonesa Kumiko Kosaka (42), quien se encontraba detenida en el penal de mujeres de Aguas de las Avispas, en Cacheuta, en plena zona montañosa.

Aunque se esperaba que todos los detenidos continuaran tras las rejas hasta el inicio del debate, que aún no tiene fecha, la presión ejercida por el reconocido abogado defensor de Kosaka, Carlos Varela Álvarez, logró que la Justicia, tras recusar a la titular del Cuarto Juzgado de Garantías, Patricia Alonso, le otorgue el beneficio de esperar la audiencia oral en su domicilio. La decisión quedó en manos de los magistrados de la Primera Cámara del Crimen, Víctor Hugo Comeglio, Lilia María Vila y Ariel Spektor, quienes aceptaron mantener la prisión preventiva, pero en casa.

La monja está imputada por abuso sexual y corrupción de menores en tres casos, en los que fue señalada por las víctimas no sólo de tocamientos sino de entregarlas a los curas y empleados para violarlas y ver pornografía así como de colocarle un pañal a una niña tras ser vejada por un sacerdote. De hecho, confirmaron ante la Justicia que a la religiosa la llamaban "la monja mala" en la "Casita de Dios". En el caso del pañal, en su última declaración, la semana pasada, Kosaka aseguró entre lágrimas que pudo tratarse de una "confusión", ya que considera que sólo pudo haber entregado una toallita femenina.

Por otra parte, días atrás se conocieron también las nuevas imputaciones de seis ex directivos de la institución por "omisión", al no haber informado oficialmente lo que ocurría puertas adentro del Próvolo, al igual que ocurrió días antes con la religiosa Asunción Martínez.

De esta manera, la sorprendente causa ya tiene a 15 personas bajo proceso judicial, de los cuales siete están detenidos, en sus diversas modalidades. Además de Kumiko, están tras las rejas la ex representante legal del colegio, Graciela Pascual, los sacerdotes Nicola Corradi (82), que goza del beneficio de prisión domiciliaria, y Horacio Corbacho (56), quien se encuentra en el penal de Boulogne Sur Mer, junto con los empleados del colegio Jorge Bordón (50), Armando Gómez (46) y José Luis Ojeada.

Te puede interesar