Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Soledad Acuña: "Tenemos que estar a la altura de la demanda de los pibes de hoy"

Miércoles 06 de septiembre de 2017 • 03:49
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Con la resistencia del principal gremio docente de CABA, UTE, y de buena parte de los centros de estudiantes de escuela secundaria, el ministerio de Educación de la ciudad intenta avanzar con la reforma hacia la escuela secundaria del futuro. Hoy, precisamente, los estudiantes marchar para expresar su rechazo y los gremios apoyan la resistencia.

"El gremio está en elecciones, el que tiene mayor cantidad de afiliados", dice la ministro de Educación de CABA cuando llega una pregunta central para el éxito de cualquier reforma educativa: la resistencia de los gremios. Acuña se refiere a UTE, el principal gremio docente de CABA. Según la ministro, otros gremios docentes porteños están de acuerdo: "De hecho a habido un comunicado de Amet diciendo que desde que comunicamos que no queda ningún docente sin trabajo; ellos están abiertos". Sobre las resistencias gremios y alumnos organizados en los centros de estudiantes también habló Acuña.

-Los estudiantes se quejan de que nunca los consultaron. ¿Deberían consultarlos?

-El año pasado todos los lunes durante todo el año, de 3 a 5 de la tarde, tuve reunión con centros de estudiantes. Me junté con todos los centros de estudiantes y con algunos más de una vez para hablar de su agenda. Uno de los grandes problemas de los centros de estudiantes es que tienen la agenda adulta. Muchos de los planteos que me hacían eran los mismo que me hacían los sindicatos. Nos llevó tiempo encontrar la dinámica hasta que los chicos se dieron cuenta de que era un espacio para hablar de ellos y de los que les preocupaba de la escuela porque al principio venían seteados con una agenda adulta. Fue el espacio para escucharlo sobre qué les preocupa, que los ocupa, qué está pasando en la escuela. Fuimos sacando diagnóstico de todas las situaciones que a los adolescentes les preocupaban. Ese fue el momento de consulta no acerca de si hay que reformar la secundaria específicamente sino en otro marco: vos como joven, cómo vivís la escuela, cómo te gustaría que sea, qué pasa con tu familia y la escuela, qué pasa con los docentes, con tu familia adentro de la escuela. En relación a la reforma, fuimos muy responsables y respetuosos del sistema y primero quisimos presentársela al sistema, a todos los rectores de todos los colegios secundarios. Ya hablamos con todos los supervisore,s los rectores y ahora estamos empezando a encontrarnos con los centors para contarles de qué se trata.

-¿Cómo se dialoga con los adolescentes, tan decididos en sus opiniones, para lograr instalar una reforma resistida en principio?

-Hay otro montón de adolescentes que no hablan y se reúnen en otros lugares y también expresan su opinión. En el caso de los centros de estudiantes, la Central de Base de estudiantes votó un plan de lucha por la ley de Educación Sexual Integral, por la violencia de género y por solidaridad con las escuelas que aplican la reforma sin información alguna. ¿Cómo se trabaja con ellos? Desde el dialogo. Los chicos no tienen información y se dialoga manteniendo las relaciones que corresponde: nosotros somos adultos y tenemos la responsabilidad respecto al formato y somos los que estudiamos y nos preparamos para definir algunas cuestiones. Podemos escuchar sus demandas y preocupaciones y sus propuestas pero siempre desde nuestro rol de adulto y ellos son adolescentes y jóvenes que manifiestan sus problemas, necesidades e inquietudes. Llevamos adelante el diálogo desde el respeto, marcando los roles de cada uno, que no son jerarquías sino roles, llevamos adelante el dialogo.

-¿Es mas fácil el dialogo con el centro de estudiantes que con los gremios?

-El sistema educativo en general es rígido, es una estructura que está igual desde el siglo XIX. Se fueron cambiando algunas estructuras adentro pero el formato general, donde estaba claro el rol del docente, el rol del estudiante y el para qué de la educación, viene del siglo XIX. Hoy queremos remarcar que en honor a Sarmiento, en honor a todos los que en el siglo XIX fueron innovadores y revolucionarios y crearon ese sistema, tenemos que volver a pensar la escuela desde ese lugar desde el que los estudiantes hoy nos están demandando que nos paremos. Tenemos que estar a la altura de la demanda de los pibes de hoy. Esa transformación es enorme y genera temor en todos los actores del sistema, padres, docentes, chicos, directivos y gremios. Como en toda organización que y sobre todo en una institución educativa que no tiende a tener cambios, va a haber resistencia. Pero estamos convencidos de que hay que llevar adelante una reforma de la escuela secundaria. Hay que transitar hacia ella dando información, manteniendo el diálogo abierto, juntándonos quichicientas mil veces.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas