Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La temporada más alegre

La primavera está a la vuelta de la esquina, y las vidrieras de los negocios de ropa ya lo saben: el color, los estampados y las propuestas jugadas se multiplican por doquier

Miércoles 06 de septiembre de 2017 • 11:10
0
Color y mangas con protagonismo, dos claves de esta temporada que viene
Color y mangas con protagonismo, dos claves de esta temporada que viene.

Basta de sweaters, sacos y tapados. Adiós a las texturas como la pana, el terciopelo o la lana más gruesa. Hasta el año que viene para los bufandones y gorros. La primavera está en el aire, pero también en las vidrieras de todos los negocios de ropa, que interpretan a la perfección nuestras ganas de dejar de vestirnos en capas y de sumar color al vestuario. Géneros livianos, combinaciones osadas y mucho color vienen marchando con fuerza para imponerse esta temporada que viene. A continuación, las diez claves de las próximas tendencias, desglosadas y bajadas a tierra, para que vayas tomando nota y armando tu wishlist de compras (y también para que sepas el mejor modo de adaptarlas a tu guardarropa).

1. Sí al monocromo

No temas uniformarte: vestirte de un solo color será uno de los gritos más agudos de la moda de esta temporada. Eso sí, respetando los colores que imperan: amarillo, rosa, naranja y negro, además de un muy explotado blanco, uno de los tonos que mejor se llevan a puro protagonismo. Vale combinar texturas y distintas variantes del color, siempre y cuando sean materiales livianos y frescos, bien veraniegos. De la paleta invernal también vale robarse un total look en azul marino.

2. A superponer

Era una tendencia muy vista en los 90, y aquí la tenemos de nuevo en todo su esplendor. Vestidos o musculosas con breteles finitos se llevan con remeras blancas, negras o grises debajo, haciendo a un contraste que luce especialmente bien la prenda superior. Este arte de vestir en capas también puede usarse con blusas o camisas por abajo, pero la clave general es que el ítem de arriba sea siempre más largo, así permite bien este juego de superposiciones.

3. Silueta súper sexy

El calor siempre es la excusa para mostrarnos un poco más. Y con eso en mente, los diseñadores del mundo se han unido para traernos este verano una silueta bien al cuerpo, que nuevamente recuerda los 90 con bodies (incluso en lycra) y que asimismo juega con la asimetría de un solo hombro. Además, la panza queda al descubierto con ciertos tops, aunque en un recorte súper sentador, ya que el tiro de los pantalones es bien alto.

4. Lencería al poder

Las prendas con detalles de encajes mantienen su vigencia también esta temporada. Musculosas, remeras, polleras y vestidos combinan detalles de puntillas con texturas como la seda y el satén, casi como si lleváramos el camisón más sexy de casa a la calle. Aunque esta primavera-verano suben la apuesta los estampados y los colores, más vivos que nunca.

5. Asimetría

Ya se mencionó en aquellas blusas o tops con un solo hombro, pero este rasgo vuelve al ruedo también en polleras y vestidos que terminan con un corte irregular de modo transversal. En el caso de los vestidos, algunos incluso combinan ambas asimetrías a la vez. La gracia es deconstruir prendas rompiendo patrones tradicionales y creando nuevas formas. Asimismo, las diferentes terminaciones en remeras y camisas, con distintos largos por delante y por detrás, se mantienen en boga, ideales para aquellas que desean tapar más la cola.

6. Una paleta brillante

Aunque se llevan muchos estampados que combinan muy diversas variantes, podría decirse que los grandes protagonistas de esta temporada serán el amarillo (también en su versión mostaza), el fucsia, el rojo, el naranja, el lila, el rosa más pálido (será uno de los grandes hits), el azul y el negro. Hay vía también para las combinaciones impensadas, como un vestido lila con zapatos amarillos o una cartera naranja en un look total azul. Pareciera que está todo permitido, menos pasar desapercibida.

7. Mangas protagonistas

Parecen un mero detalle, pero en los próximos meses algunas se robarán todas las miradas. Es que habrá mangas con volados, con recortes, con volúmenes, con incrustaciones y pedrería, entre otras posibilidades. En un giro casi principesco, las mangas serán las encargadas de dar vida a los diseños de muchos vestidos, camisas y blusas.

8. Romanticismo a flor de piel

De la mano de la tendencia anterior se puede adivinar el regreso del estilo más romántico, aquel que baila con las mangas abullonadas y los volados por doquier. Pues sí, y también los cuellos se enarbolan con vuelo, las gasas se vuelven más vaporosas que nunca y las prendas hiperfemeninas copan la calle. La clave para llevarlas con gracia es incluir en el outfit también un poco de rock: nada combinará mejor con una blusa plena de encajes que un jean roto o unos stilettos con tachas.

9. Viva el oversize

En contraposición con la sensualidad de las siluetas al cuerpo, también se imponen aquellas holgadas, que dan aspecto cool y relajado a muchos diseños. Se llevan muy bien en vestidos camiseros, túnicas, camisolas, palazzos y pantacourts. Son una alianza interesante para la oficina de verano y los eventos de tardecita, aportando un look sofisticado pero sin caer en el exceso.

10. Heavy metal

La campera de cuero mantiene su vigencia, pero más intervenida que nunca
La campera de cuero mantiene su vigencia, pero más intervenida que nunca.

Otro opuesto que también pisa fuerte: al romanticismo se le contrapone el estilo más rockero y punk, que hace pie con un ítem como soldado incansable: la campera de cuero. Pero por más bella que sea la que ya tenemos en el ropero, la de esta temporada redobla la apuesta con intervenciones. Tachas, recortes, bordados, intervenciones más artísticas y combinaciones con otras texturas y materiales son algunas de las variantes que le dan nueva vida a esta prenda icónica y siempre amada.

¿Y para ellos?

Las combinaciones osadas también tienen el buen visto para ellos
Las combinaciones osadas también tienen el buen visto para ellos.

Para esta temporada primavera-verano 2017/2018, los hombres tienen sus propias reglas.

Imperan los trajes oversize, con pantalones amplios y rectos, abrigos grandes como parkas y sacos que se alejan de la silueta más entallada que veníamos viendo hasta ahora. Según indican las mayores premisas de las pasarelas internacionales, pareciera que el slim fit y el skinny son conceptos condenados a ir desapareciendo.

Si para nosotras el revival es de los 90, para ellos se vienen los 80. El cuero, los tonos pastel, las combinaciones pop, las hombreras y hasta las riñoneras prometen regresar (aunque este último punto se lo dejamos solo a los más osados).

Rayas con rayas es un permitido también para los hombres. En distintos grosores y hasta en vertical u horizontal, se mezclan y combinan sin pudor.

La pureza del blanco asimismo les llega a los varones. El estilo total white es un gran acierto para los días y noches de verano. Aunque otros colores en boga para ellos son el azul, el verde militar, el gris y la mezcla de rojo y negro.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas