Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Del Potro vs. Federer, ocho años después: habrá algo que será diferente cuando miren al cielo

El techo retráctil del US Open se inauguró en 2016; está pronosticado lluvias para todo el día en Nueva York; qué opinan el tandilense y el suizo acerca del techo

Miércoles 06 de septiembre de 2017 • 12:35
SEGUIR
LA NACION
0
Del Potro -Federer
Del Potro -Federer.

NUEVA YORK.- Menos de siete minutos es el tiempo que necesita el techo retráctil del estadio Arthur Ashe para desplegarse. Para el día de hoy está pronosticado lluvia y tormentas eléctricas en la ciudad. Por eso, cubrirán el estadio para asegurarse que Juan Martín del Potro y Roger Federer se midan en el court central en busca de las semifinales. El techo, que fue inaugurado el año pasado, no existía cuando jugaron aquella final de 2009. Se miden en el segundo turno del la noche, que comienza a las 20 (hora argentina). Primero, se enfrentarán Madison Keys (EE.UU) contra Kaia Kanepi (Estonia), por los cuartos de final. Y luego jugarán el suizo y el argentino.

En su debut ante el local Frances Tiafoe, Federer jugó por primera vez bajo el techo del Arthur Ashe. "Esperaba que fuera algo peor por los comentarios que escuché. El año pasado, aparentemente, también era muy ruidoso. Para ser honestos, no creo que sea tan ruidoso. Realmente me parece muy bien", dijo el suizo después del partido. Por su parte, Del Potro admitió que el estadio es más ruidoso que antes, aunque ponderó la nueva estructura: "Con el techo se siente un gran cambio del silencio que se sentía a ese murmullo constante que se escucha ahí. Lo malo de ese murmullo es que perdés un poco el sonido con la pelota, pero tampoco es algo grave y se suplanta con lo lindo que es jugar en ese estadio".

Rafael Nadal despertó muchas críticas por una opinión similar al tandilense. Los medios de Nueva York fueron muy duros por las siguientes declaraciones: "Comprendo que es un espectáculo, y yo lo disfruto. Pero bajo techo, necesitamos ser un poco más estrictos en cuanto al ruido", opinó Nadal. Y agregó: "Todo el ruido se queda encerrado y cuesta mucho oír la pelota". La estadounidense Madison Keys, que juega esta noche por los cuartos de final, coincidió con el español: "Es la cancha más ruidosa en la que me ha tocado jugar en mi vida. Sospecho que se debió a que el techo encierra todo ese ruido". El mallorquín volverá a jugar hoy bajo techo.

Arthur Ashe stadium techado
Arthur Ashe stadium techado.

150 millones de dólares costó cubrir el cielo del Arthur Ashe. Y existen algunos detalles que vale la pena revelar para saber cuándo y por qué deciden desplegar el techo. Todos los días, dos meteorólogos trabajan en Flushing Meadows y reportan las condiciones del tiempo del día cada 30 minutos al árbitro general del US Open, Brian Earley. Como se considera que el certamen es abierto, es decir, que no es una cancha indoor, el court se mantendrá sin techo todo el tiempo que sea posible. Y la decisión final y definitiva siempre es de Earley. Los jugadores deberán permanecer en la cancha mientras el techo se cierre. No podrán volver a los lockers, aunque sí podrán ir al baño. Si se cierra durante el partido se mantendrá así hasta el final del encuentro.

La buena noticia es que todos, jugadores y espectadores, tienen asegurada la actividad en el estadio Arthur Ashe. A las 12, juegan Karolina Pliskova (República Checa) contra CoCo Vandeweghe (Estados Unidos). Después, Rafael Nadal se mide ante el ruso Andrey Rublev.

El US Open tendrá otro estadio con techo. El estadio Louis Arsmtrong, que era el escenario principal del torneo, está en remodelación porque también contará con techo retráctil. Se inaugurará en 2018.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas