Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El hobby más costoso de los empresarios fierreros

Algunos juegan al fútbol, o pintan o cocinan, y otros empresarios pagan para darse el gusto de vivir la experiencia de ser automovilista

Jueves 07 de septiembre de 2017 • 00:32
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Las carreras son una especie de descarga a tierra de sus vidas cotidianas
Las carreras son una especie de descarga a tierra de sus vidas cotidianas.

Mientras un muy pibe Diego Maradona soñaba con jugar en primera y ganar un mundial, un también muy pibe Luis Castelli le decía a su mamá que quería ser corredor de autos . "No me voy a morir sin correr una carrera", dijo, con sólo 9 años. "Aunque sea de acompañante", se atajó con inocencia y por las dudas. Y mientras el tiempo pasaba y las oportunidades no se presentaban, Luis nunca perdió las ganas. Empezó y continuó con su carrera laboral -hoy es gerente en una consultora- y casi 40 años después, consiguió cumplir su sueño, el mismo que comparte con más de 20 pilotos que, a razón de una vez por mes, se juntan en un mismo punto del país para despuntar el vicio de ser automovilistas.

"Todos en la categoría tenemos nuestros propios negocios, pymes o empresas; y utilizamos las carreras como una especie de descarga a tierra", dice Federico Braga, otro de los pilotos de la Fiat Competizione (ex Abarth), la categoría monomarca que acaba de ser relanzada este pasado fin de semana en el circuito callejero de Santa Fe. Mientras que en el resto de las categorías los pilotos son profesionales, aquí lo que predomina es cierto espíritu amateur, que a la vez le da al grupo un aire a viaje de egresados. "Gran parte de los empresarios no tiene tiempo de tener su taller, su ingeniero, sus mecánicos ni la logística para ir a las carreras", dice Castelli. "Sería muy bueno, porque eso también forma parte del folklore del automovilismo, pero no se puede", agrega. Daniel Difalcis -dueño de una fábrica de cromados y parrillas, y también corredor- sintetiza todo en una oración: "Laburo toda la semana, y el fin de semana que tengo carrera, me dedico a correr".

La dinámica es bastante simple. Al igual que en un club o un gimnasio, cada piloto paga una membresía por tener su auto, aunque con la diferencia de que no están obligados a correr las 12 carreras del calendario; y sólo pagan cuando participan. A cambio, la categoría resuelve la logística de traslado de los vehículos, el viaje, el alojamiento, la cena de camaradería y todo lo que esté involucrado con la carrera. Después del podio, y mientras cada uno se vuelve a su casa, FS MotorSport (la empresa organizadora de la carrera) se encarga de volver a poner a punto los autos y hacer las reparaciones que fueran necesarias. La categoría tiene también al ex piloto Gustavo Der Ohanessian como director deportivo. Su objetivo es el de enseñar, compartir instrucciones y consejos, y acompañar a los pilotos para que aprendan más de su oficio paralelo, y así evitar accidentes y que todo sea disfrute.

En la pista compiten, pero después siguen siendo amigos que comen y disfrutan juntos
En la pista compiten, pero después siguen siendo amigos que comen y disfrutan juntos.

Pero aún así, los accidentes ocurren. El 11 de junio, en el circuito de Termas de Río Hondo, Castelli se salió de la pista, mordió la leca y volcó con su auto. Fueron once vueltas que duraron una eternidad. "No paraba más", dice Castelli. "Los que corremos sabemos que estamos expuestos a este tipo de acontecimientos, pero la sensación durante esos segundos era de '¿cuándo termina esto?', porque esas once vueltas ahí adentro se hacen muy largas", explica. Una vez que su familia pudo verlo y comprobar que estaba bien (sólo sufrió un corte en un dedo y un hematoma), Castelli dejó pasar unos días para tomar una decisión. "Mi mujer nunca quiso que corra, así que después del accidente me dijo que nunca más, que se acabó", dice. Sus hijos -de 12 y 18 años- lo apoyaron. El más chico -mientras Castelli todavía estaba madurando a golpes la idea de no volver a las pistas si él se lo pedía- le dijo: "vos me enseñaste que en la vida hay que hacer lo que a uno lo hace feliz, y a vos te hace feliz correr". Braga -que es dueño de una fábrica de hamburguesas congeladas- dice: "Es un deporte con riesgo, pero como toda categoría del automovilismo, tiene medidas de seguridad; y la realidad es que es más seguro un auto de carrera que un auto de calle".

Con muy poca rotación de pilotos, todos destacan la camaradería que existe en el grupo. "Cuando se larga la carrera somos todos rivales, pero cuando termina y baja la adrenalina, compartimos las cenas y todo el tiempo que dure la preparación", cuenta Castelli. Mientras que las carreras son 12, las cenas entre ellos duplican ese número, lo que les da otro motivo para justificar la inversión. Aunque nadie quiere dar números, todos admiten que es costoso. "Es un hobby caro, pero nada en el automovilismo es barato", dice Difalcis. "Siempre hay que poner algo de plata, pero también se banca con la publicidad de la gente que nos apoya, que ayuda a reducir los gastos", dice Braga. "Creo que en el automovilismo argentino todos los pilotos -salvo las grandes figuras, que tienen contratos- terminan poniendo algo de su bolsillo para poder darse el gusto", cierra. Y mientras que algunos juegan al fútbol -y otros cocinan, y otros tocan algún instrumento o hacen aeromodelismo- ellos pagan por manejar por mucho más arriba de la máxima permitida por fuera de los circuitos. Porque cada uno sublima como quiere, y como puede.

https://youtu.be/XYTtFsFApc4

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas