Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Shaman Herrera toma el tren hacia el Sur

Uno de los referentes de la nueva movida platense se muda a Epuyén y antes de irse festeja, esta noche, en el Xirgu

Jueves 07 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Shaman Herrera, fiesta final
Shaman Herrera, fiesta final. Foto: Fabián Marelli

"Se abre el camino entre las montañas, la nieve sagrada. La casa que está al pie de la colina, en llamas, divina. La veo entrar..., todo lo que soñé es real." Shaman Herrera es de esos artistas que pueden ver el futuro a través de sus canciones. Y el futuro, para este músico nacido en Comodoro Rivadavia hace 36 años, ya llegó. A dos años de la edición de Sueño real, su último álbum de Shaman y Los Pilares de la Creación, aquella canción cumple su profecía y todo lo que soñó se hizo real. Las montañas, la nieve sagrada, la casa en la colina, divina. Tras 15 años residiendo en La Plata, Shaman se vuelve al Sur, a Epuyén, donde de niño vacacionaba con su familia. "Fui papá de una niña, Robinda se llama, y eso nos revolucionó la mente a mi compañera y a mí. Nos vamos por eso y por el desgaste de vivir acá. En cierto punto estoy viviendo una especie de profecía autocumplida, porque mi viaje musical siempre es hacia allá: la montaña, el río, el bosque, están en mis canciones. Acá me la paso escribiendo de allá y por ahí cuando esté allá empiece a escribir cosas urbanas", dice. Antes de partir hará una gran fiesta de despedida en el teatro Xirgu-Untref (Chacabuco 875) con amigos y compañeros de ruta.

En estos años, Shaman formó parte de la escena platense que refrescó el rock local y bien podría ser una suerte de tercer (y más desconocido) vértice del triángulo de la nueva creación, junto a Santiago Motorizado (El Mató) y Maxi Prietto (Prietto Viaja al Cosmos con Mariano y, luego, Los Espíritus). "Soy platense también, viví la mitad de mi vida ahí. Cuando llegué estaba surgiendo toda una camada de músicos. En 2001 fue un momento de quiebre para toda la sociedad y la energía que se generó ahí, la autogestión y la cuestión de ayudarnos entre todos, fue muy importante."

-¿Esa camada tiene una característica en común?

-La autogestión, llevar las riendas y no esperar que nadie venga a hacerlo por vos. Lo que nos caracterizó fue poner el hombro para salir adelante en un momento en que la industria musical no le abría las puertas a nadie.

Fanático de la ciencia ficción, la obra de Shaman se nutre del cine y de la literatura, y fusiona a Captain Beefheart y Tom Waits con el espíritu folklórico y las técnicas khoomii (canto disfónico gutural de los mongoles). El cielo y la Tierra. "Me interesa el cruce entre la ciencia y lo espiritual, lo científico de la espiritualidad. La ciencia ficción, ante el misterio de la vida, propone una hipótesis basada en alguna ciencia que no existe. No soy científico ni sé de matemáticas, pero me gusta incluirlo en mis canciones.¨

De allí que no suene extraño que en 2011 su camino se haya cruzado con el de Daniel Melero, quien se encargó de posproducirle el disco "plateado" de su banda anterior, Shaman y Los Hombres en Llamas. "Yo lo tenía listo, producido por mí, y Melero lo escuchó y se ofreció a trabajarlo un poco. Me pidió que le pasara las pistas por separado y generó nuevos tracks, deformó tanto mis temas que se convirtieron en otra cosa. La tapa era color sepia y Melero me dijo que no era más sepia, que era plateado; que no era viejo, sino algo nuevo. Es un tipo zarpado en conceptos y el laburo con él fue así, nos sentamos a hablar de música, me pasó libros de plantas mágicas y cosas por el estilo. Me abrió la cabeza y fue muy importante para lo que desarrollé después. De hecho, Sueño real es muy Melero, por más que él no esté."

Esta noche, Shaman se despedirá por un tiempo de los escenarios porteños, cerrará el ciclo de Sueño real y adelantará canciones de lo que vendrá: "Porque aunque yo me vaya, la banda no se separa, la idea es seguir trabajando de otra forma. Ya tenemos otro disco casi listo, en el que hay muy pocas guitarras, yo canto nada más y todos los temas tienen piano y un cuarteto de cuerdas. Lo voy a terminar allá, y espero poder venir a presentarlo el año que viene".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas