Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Este fin de semana nos quedamos en casa

Diego Angeli

SEGUIR
PARA LA NACION@Jopoangeli
Jueves 07 de septiembre de 2017 • 00:51
0
Ilustración Costhanzo
Ilustración Costhanzo.

Jueves con nubosidad variable, máxima 18°C. Sábado y domingo con probabilidad de precipitaciones.

Elogio del mal tiempo

Por convención social suele llamarse “buen tiempo” a un período sin lluvias o a una jornada a pleno sol. Pero nada más arbitrario y subjetivo que esa etiqueta. Mientras alguien clama en la ciudad para que los nubarrones no le arruinen un día de trámites, a pocos kilómetros un agricultor le reza a las nubes para que suelten toda su carga. A pesar de tener un pésimo marketing, muchos disfrutan la lluvia y también del frío. En veranos de calor extremo la única esperanza es una tormenta que se lleve todo el caldo. Y tampoco podría presentarse a un día de pleno sol y 34°C como una tarde esplendida cuando en realidad la mayoría de la gente sufre esos disparates meteorológicos.

Por eso me cuesta presentar al fin de semana como una edición de mal tiempo sabiendo de antemano que se puede disfrutar y sacar provecho de eso. Los que tengan actividades ya planificadas deberán sobrellevar horas de lluvias y lloviznas intermitentes y esperar que las mejoras momentáneas sean lo más generosas posibles. Los que tengan la hoja vacía pueden entregarse a un fin de semana sin sacarse el piyama hasta el lunes y ponerse al día con alguna serie, con algún libro o con su hobby más raro. Un par de días ideales de sedentarismo, aislamiento y delivery. Creo que aquellos que gustan de ponerles nombres raros en inglés a las conductas humanas lo llaman “nesting”.

Jueves: sol intermitente y tarde agradable

Finalmente el jueves logra revertir una estimación inicial de nubarrones y lloviznas. A comienzos de semana los modelos marcaban lluvias para la noche de hoy por una entrada de aire frío, ahora solo se prevé cielo parcialmente nublado y un débil viento sur. La mañana se muestra fresca pero lejos de tabularse como fría. Salida de 14°C en el cemento porteño con poco viento, tres escalones menos en los últimos cordones del conurbano. Algunos pasajes soleados por la mañana y más nubosidad por la tarde. La temperatura punta se proyecta en 19°C, no exagerar con el abrigo matinal porque te cocinás en el subte. A la noche el viento rota al este, se intensifica y sostiene el termómetro en 16°C.

Viernes: la noche en riesgo

Para mañana se esperan variables muy parecidas a las de hoy, con cúmulos más bajos y menos sol. No es un día fresco pero la intensificación del viento en superficie puede dar una percepción fría de la temperatura. No le hagan caso al termómetro matinal, el chiflete que llegue desde el río puede revalidarle algún título al invierno. La tarde muestra las primeras desmejoras, con cielo nublado y 18°C. Toda la atención recae en la noche con las lluvias estarán a la vuelta de la esquina. Es algunos modelos las precipitaciones largan en las primeras horas del sábado. Otras corridas ya cuentan que la lluvia solapa el final del viernes.

Fiebre del sábado por la noche

No hay consuelo para el sábado que vuelve a repetir su condición inestable de la semana anterior. Aunque todavía hay divergencias en cuanto al comportamiento atmosférico del fin de semana vamos seguro hacia un día opaco, con probabilidad de lluvias y lloviznas intermitentes. Si bien cada corrida de los modelos muestra una marcada atenuación en las lluvias no se le puede bajar el martillo y descartar algún chaparrón activo en horas del amanecer.

Todo el sábado estará receptivo a lluvias pero lo más nutrido se espera hasta media mañana. Luego el cielo se debatirá entre lluvias débiles y mejoras temporarias hasta la noche, cuando se renueven las chances para algunas tormentas aisladas. Se estima oficialmente una máxima de 19°C. Algunas previsiones son más amables y patean el regreso de la precipitación a la madrugada del domingo, otras son más pesimistas. Lo cierto es que la noche puede encontrarnos a pocas horas de un nuevo chaparrón.

Domingo indoor

La jornada dominical también se encuentra en jaque por la lluvia, mostrando una mañana muy inestable, con algunos aguaceros cortos pero intensos y mejoras temporarias durante la tarde, donde también habría lugar para lloviznas intermitentes. A la noche gira la veleta y comienza un fuerte arribo de aire fresco renovando la probabilidad de precipitaciones. Se desploma el barómetro, el viento se intensifica y algunas ráfagas cruzan la ciudad sacudiendo puertas y ventanas, provocando el silbido de los cables y haciendo bailar a los árboles. La temperatura cae desde los 20°C de la tarde hasta los 11°C de la medianoche. Será una de las últimas expresiones invernales, el termómetro se recuperará muy rápido en un par de días

Eso es todo por hoy! Hasta el próximo lunes!

@JopoAngeli

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas