Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo llegar al Mundial (II): atacar, el plan que no se debe pervertir

Jueves 07 de septiembre de 2017
0
Foto: AFP

La Argentina está construyendo una selección que ataca siempre. Pero ataca mal. Con la obstinación de un detective, Jorge Sampaoli debe corregir errores de ejecución, pero no puede abandonar el plan. Eligió tomar riesgos –renovar el plantel, desplazar algunos históricos, proponer nuevas funciones y agredir al rival hasta la sofocación– y no tiene que retroceder ni un milímetro. Sería suicida buscar la clasificación con un libreto prestado.

La Argentina es un equipo en vías de desarrollo, pero no hay tiempo para valorar las intenciones cuando la tabla de posiciones amenaza con la deportación. Cuando de Rusia, por ahora, los únicos pasajes asegurados son los de un exilio en Siberia. Sampaoli debe seguir ese instinto de supervivencia que le impone atacar. Su selección esboza un concepto noble y persevera detrás de un estilo. Todo intermitente, aún. Esa idea no debe pervertirse aunque lo acechen mil demonios. Los equipos con principios son más valiosos que las conveniencias. Como la firmeza conceptual de Sampaoli estará en observación, no podrá traicionarse ni tanteando la cornisa.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas