Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rugby Championship. Juan Manuel Leguizamón, antes del duelo con los All Blacks: "No vamos a mirar mucho los resultados"

El equipo argentino trabaja para enfrentar a los los locales en la madrugada del sábado, después de dos derrotas ante Sudáfrica; un mano a mano con el tercera línea santiagueño

Jueves 07 de septiembre de 2017 • 01:46
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Leguizamón, antes del duelo ante los All Blacks
Leguizamón, antes del duelo ante los All Blacks. Foto: VillarPress

NEW PLYMOUTH, Nueva Zelanda.- De los 24 partidos en los que los Pumas se midieron ante los All Blacks en su historial, Juan Manuel Leguizamón estuvo presente en diez. No es el único, en ese lote lo acompañan varios apellidos, aunque no hay nadie en este seleccionado que supere esa cifra. Apenas Agustín Creevy y Martín Landajo lo igualan. Con 78 caps y tres mundiales en sus espalda -debutó en 2005-, el tercera línea santiagueño es una de las voces de la experiencia en el plantel argentino. "Estoy disfrutando mucho todo lo que me está pasando. Me siento muy bien tanto en lo físico como en lo mental. Tengo las mismas ganas de siempre, como si tuviera 20 años, aunque el físico empiece a cambiar, lógicamente", dice Leguizamón a LA NACION.

-Llevás 13 años en los Pumas, ¿en qué se avanzó y en qué se retrocedió en todo este tiempo?

-Creo que todo fue avance. En los últimos años jugamos contra los tres mejores equipos del mundo, no obtuvimos los resultados deseados y quizás eso pueda mostrar otra cosa. Pero todo esto es positivo. Se evolucionó en el juego, hoy los Pumas juegan diferente, tienen otras ambiciones y ya contamos con otras aptitudes. Estamos en un proceso de adaptación y crecimiento que no es tan simple y corto como puede parecer desde afuera. Yo no hago otra cosa que disfrutar porque estoy feliz de estar en este lugar.

-¿Cuáles fueron los detalles para perder con Sudáfrica?

-Nos encontramos con una Sudáfrica diferente que está en un proceso para volver a ser un gran equipo. En los últimos dos años no habían jugado bien pero ahora encontraron un método y una estructura. Al poderío físico le añadieron otras cosas con backs peligrosos. Nosotros no hicimos pie en ninguno de los partidos, ellos nos incomodaron, cometimos demasiados errores y sufrimos por las tarjetas amarillas y la expulsión de Lavanini. En ataque tampoco llegamos a gestionar jugadas. Sinceramente, no esperábamos este rendimiento.

-¿Cuál es el objetivo que se plantean de cara a esta gira?

-Precisamos seguir creciendo como equipo, no vamos a mirar mucho los resultados. Uno de nuestros principales problemas pasa por la concentración y el foco dentro del partido. Es un punto a mejorar. Tenemos muchos altibajos. Hicimos la autocrítica, análisis finos y queremos hacer mejores partidos. Estos desafíos son los que más me gustan.

-¿Es imposible ganarles a los All Blacks?

-No lo creo, Irlanda le ha ganado el año pasado. Hay equipos que les hacen partidos increíbles. Pero no voy a mentir: es muy difícil. De hecho, nosotros jamás los derrotamos. Si contra Sudáfrica debíamos hacer encuentros casi perfectos, frente a Nueva Zelanda tiene que ser perfecto al 100 por ciento.

-¿Qué sería hacer un buen partido frente a los All Blacks?

-Sería implementar todo lo practicado en estas semanas y llevarlo a cabo de la manera que nos lo piden los entrenadores. No pensamos en lo que ellos puedan hacernos a nosotros sino en lo que los Pumas logremos producir: estar concentrados los 80 minutos sería una meta. Para conseguir un buen resultado tendremos que entrar a la cancha con muchísima confianza. Y eso es algo que hoy no está en el mejor momento del equipo.

-¿Se pueden ensayar aspecto nuevos en el juego en este tipo de partidos?

-Siempre los analizamos en lo previo y tratamos de buscarles fallas a estos rivales. Obviamente, los All Blacks son los que menos tienen. En base a eso el staff plantea los objetivos y los movimientos. No vamos a hacer cosas nuevas así porque sí.

-En este último tiempo hay opiniones que aseguran que se retrocedió en cuanto al scrum, un arma histórica de la Argentina. ¿Estás de acuerdo?

-En esa faceta no hemos tenido buenos partidos últimamente. Contra Inglaterra en la ventana de junio no estuvimos mal pero contra Sudáfrica chocamos contra un pack muy fuerte. Son momentos y hoy nuestro scrum no está pasando por el mejor. Lo estamos trabajando mucho y sabemos que si estamos concentrados el scrum va a venir. Históricamente es un arma que nos dio de comer y nos genera opciones para el ataque. Pero hay que ver la realidad y reconozco que en este último tiempo no salió bien.

-¿Duelen las 11 derrotas consecutivas ante equipos del Tier 1?

-No pienso en los números y no pienso contra quién pero obviamente me duele perder. Yo amo ponerme la camiseta de los Pumas y en el momento del partido me duele mucho. Después trato de transformarlo en aprendizaje aunque parezca difícil y aunque suene conformista. En el último partido con Sudáfrica me fui mal de la cancha pero no queda otra que soportar el momento. No hay excusas, las producciones son nuestras. Y no hay otro remedio ni otra forma para salir de esto que trabajando más fuerte.

-¿Preocupa el tema de la indisciplina?

-Sí, obvio, aunque no siento que estemos en una racha negativa de indisciplina. Es cierto que cometimos demasiados penales y es complejo disputar una porción del partido con uno menos. Si contra estas potencias duele jugar con 15 imagínate lo que es hacerlo con 14. Es un tema mental de desconcentración.

-¿El proceso post Mundial les está costando más de lo imaginado?

-Lo que hacen Jaguares y los Pumas no lo hace nadie en todo el mundo. Con el mismo equipo enfrentamos a las grandes franquicias del Súper Rugby y también a los mejores seleccionados. No es una excusa, es una realidad y nos toca vivirla de esa forma. Nosotros debemos lograr que ese proceso de aprendizaje sea lo más corto posible. Es difícil explicarlo pero los jugadores lo vivimos día a día. Yo estoy feliz de jugar contra esos monstruos. Obviamente, no disfruto perder pero sí valoro la chance de medirnos contra ellos.

-Por esto que remarcás, ¿se llega muy agotado a un torneo tan exigente como este?

-La agenda es compleja porque jugamos contra los mejores a nivel mundial, tanto a nivel clubes como en selecciones. Son todos desafíos y cosas nuevas. Quizás algunas personas ven que todo es negativo porque no se gana pero a mi no me interesa. Soy consciente de lo que vivo y sé lo que hacemos y cómo trabajamos.

-Contra Sudáfrica, después de la segunda caída, Cubelli habló de hacer autocrítica para entender realmente en qué lugar están hoy y aceptar las diferencias. ¿Coincidís?

-Seguro, obviamente. Todo los partidos los usamos para ver cómo estamos como equipo y en qué nivel. Tomás es un hombre inteligente y está perfecto lo que dijo.

-¿A qué tiene que seguir apostando el equipo?

-A realizar esfuerzos extras en lo mental porque físicamente estamos muy bien y trabajando desde el 5 de enero. Pasamos mucho tiempo juntos y precisamos redoblar esos esfuerzos. Tenemos que entender lo que significan estas posibilidades de jugar contra los mejores. No me gustaría que nos estanquemos en esos bajones que se dan una vez que perdemos un partido; esa es una autocrítica. Es un proceso complejo y la gente dirá otra cosa pero no me interesa. Somos parte del súper profesionalismo y es cuestión de entenderlo.

-¿Es justo el décimo lugar de hoy en el ranking?

-Será. Si estamos ahí es por algo, seguramente es porque nos lo merecemos. Está en la urgencia nuestra el tema de escalar. No miro mucho esa estadística y me fijo más en el crecimiento del equipo. Si elevamos el nivel la consecuencia será ascender nuevamente.

-¿Cual es tu ilusión para lo que queda del torneo?

-Tener mejores producciones, llegar más armados a los partidos, crecer adentro a y afuera de la cancha. Lo que no se ve en las cámaras de televisión también es clave y nos da un plus a eso que el resto pueda observar una vez que entramos a jugar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas