Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El fenómeno de decir en WhatsApp lo que jamás dirías en persona

Es muy fácil sumarse a un debate o dejarse llevar en un grupo de chat y no dar la cara, ¿cómo lidiar con esas personas?

Viernes 08 de septiembre de 2017 • 00:04
SEGUIR
0
Foto: Shutterstock

Hola Consuelo,

Observo que en todos los grupos de WhatsApp en los que estoy la gente escribe cosas de las que después no hace cargo. Particularmente en un grupo en el que estoy con gente del trabajo, por ejemplo, hace poco me pasó esto: varios compañeros había estado riéndose de la chica con la que comparto el escritorio, porque es como un poco aniñada y llena su escritorio de cosas de Hello Kitty. Yo en el grupo no dije nada pero un par de días después estábamos en el almuerzo (la chica en cuestión no estaba) y les dije algo sobre eso y se hicieron los desentendidos, casi que abiertamente negaron haber hecho los chistes. Después un amigo que yo tenía a veces me mandaba cosas medio de coqueteo por WhatsApp, así chistecitos, y después en vivo hacía como si nada, no me tiraba onda y no me la seguía si yo le coqueteaba a él. ¿Es que no entiendo los códigos? ¿Lo que se dice en Whatsapp no vale nada? De verdad no entiendo, no sé.

Saludos,

La Whatsappera Confundida

Querida Confundida:

He visto algunas veces este fenómeno que remarcás, pero hace mucho, y honestamente pensé que era cosa del pasado. Creo que antes de que aparecieran las redes sociales era mucho más común que la gente se “animara” a cosas en internet a las que no se animaba en vivo: todos teníamos nicks, era difícil (no imposible, pero difícil) rastrear la verdadera identidad de alguien que opinaba en un foro o en un chat de Terra y entonces era más fácil pensar que podías tener una “personalidad de internet” (más desaforada, o más provocadora, o más agresiva) y una “personalidad del mundo real”. En ciertos espacios se sigue manteniendo esa lógica (comentarios en medios, los pocos foros que todavía existen, etcétera) pero uno tendería a creer que en los lugares de Internet donde firmamos con nuestro propio nombre la gente entiende que, como vos decís, debe “hacerse cargo” de lo que dice. El hecho es que a veces no pasa. Todos tenemos un tío que en Facebook quiere matar a todos y en la vida real se angustia si se olvida de decirte “buenos días”.

Sin embargo, mi consejo es: entendamos el fenómeno, pero no lo perdonemos. La persona que está detrás de tu WhatsApp sos vos: si te burlaste de una compañera mía, no importa si lo hiciste con señales ultrasónicas o por carta manuscrita, tengo derecho a decirte que me pareció mal y vos no podés decir, como hacen algunos, “ay bueno es WhatsApp, no es para enojarse”. Con el caso del amigo que coquetea me dan ganas de ser un poquito más tolerante: a los tímidos internet les cambió la vida con esas cosas, en lugar de esperar tres meses a animarse a encarar a una chica pueden ir tirando pistas por internet hasta estar preparados para dar el paso en el mundo de los átomos. Sin embargo entiendo tu frustración, así que diría: tenele paciencia, pero si pasa un tiempo y sigue con el jueguito de hacerse el tonto cada vez que te cruza, le clavás el tic celeste y si te he visto no me acuerdo.

En suma: lo que se dice en internet tiene la misma validez que lo que se dice en vivo, y tenés todo el derecho a esperar que la gente lo entienda. Los confundidos son ellos, no vos.

Cariños,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar, como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas