Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Laberinto de deseos

Viernes 08 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Turandot / Ópera de Giacomo Puccini / Dirección musical: Antonio Maria Russo / Dirección escénica: Ana D'Anna / Elenco: Turandot: Svetlana Volosenko; Calaf: Justo Rodríguez Sánchez; Liù: Ivana Ledesma; Timur: Felipe Cudina Begovic; Ping: Fernando Grassi, Pong: Jerónimo Vargas Gómez; Pang: Pablo Urban, Altoum: Norberto Lara / Juventus Lyrica / Repite mañana / Teatro Avenida / Nuestra opinión: buena

Turandot es una obra monumental, este aspecto se percibe desde su comienzo. La magnificencia no sólo reside en la enigmática historia de amor, heroismo, y exotismo (con pinceladas de comedia grotesca); los coros -femenino, masculino, y de niños- más la orquesta tienen un papel a la altura de los roles principales. Juventus Lyrica presentó una propuesta mesurada y discreta, con un trabajo de dirección musical que merece una especial consideración, tan singular como la que amerita el uso del espacio del teatro.

De manera inteligente, con un cabal conocimiento de la sala, D'Anna supo aprovechar el espacio amplificado. La escenografía, despojada y conformada por grandes volúmenes geométricos, se extendió hacia el frente con una pasarela, rodeando el foso de la orquesta. Sobre una paleta eminentemente roja, presentó con una insistencia calibrada la figura del círculo (ya sea la luna, la piedra de afilar, o la ventana de una postal), en una remisión directa a su significado (no-acción) filosófico taoísta. Sin dudas el empleo de este signo fue un acierto a la hora de elaborar la simbología de la puesta, en una obra que parte de una situación caótica y horada su camino hacia el orden natural.

El desafío que esta obra representa a los directores es consistente con la riqueza de la partitura, y el Ma. Russo lo concretó con pericia. Ivana Ledesma brilló como Liù, no sólo por su despliegue de aptitud técnica sino por su sensibilidad y emotividad al interpretar a aquella que muere por amor, salvando así a su amado, a su rey, y al pueblo de Pekin. Es de una notable belleza poética el hecho de que la muerte de Puccini haya ocurrido inmediatamente después de la escritura de la muerte de Liù. Seguido a este sacrificio sobrevino en la puesta una procesión en silencio (de todos los presentes), que rindió honor no sólo a la leal sirviente, sino a la memoria del mismo compositor. Grassi, Gómez, y Urban encarnaron a los cómicos y corruptos ministros Ping, Pang, Pong. Lograron tríos y solos de gran musicalidad, y aportaron una viva cuota expresiva sobre el escenario, en contraposición al lenguaje corporal de los roles principales, que bordeaban el estatismo. Justo Rodríguez Sánchez logró cumplir su rol del enigmático príncipe Calaf con prolijidad y mesura, mostrando calidad y sensibilidad en la esperada aria Nessun dorma. Al igual que su partenaire, Volosenko compuso con corrección musical e interpretativa a una Turandot fría y orgullosa, que una vez adivinados sus enigmas pasa a ser asediada físicamente con empecinamiento por el príncipe. Sobre el escenario la relación entre los amantes no se cristalizó con fluidez, sus deseos contrapuestos traducidos en su lenguaje corporal fueron tan tozudos que no hubo solución de continuidad entre la resistencia total, el ósculo, y la revelación del amor.

Juventus lyrica se enfrentó a un desafío trascendental en el devenir de la historia de la ópera y de la suya propia. Logró con prolijidad concretar una proposición que apuesta a la conjunción del uso lúcido del espacio, la mesura de los protagónicos, y un trabajo de maestría en la dirección musical.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas