Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un chef trajo a sus padres de Italia para cocinar juntos con sabores de Cerdeña

El cocinero sardo Daniele Pinna propone un viaje de sabores hacia su querido Alghero en pleno Recoleta

Domingo 10 de septiembre de 2017
0
Pinna y sus padres, quienes estarán a cargo de la cena durante un mes
Pinna y sus padres, quienes estarán a cargo de la cena durante un mes.

La isla de Cerdeña se caracteriza por una fuerte identidad local, diferente de las distintas regiones de Italia continental y también de Sicilia. Al punto que allí se habla el sardo, una rica lengua local con numerosos dialectos. Y sobre la costa del noroeste de esta isla tan especial, Alghero es una ciudad aún más particular, donde la cultura sarda se mezcló con la catalana, genovesa y marroquí.

Ocho años atrás, el cocinero Daniele Pinna llegó a Buenos Aires justamente desde Alghero. Trabajó en restaurantes (y con su compatriota Donato De Santis, por ejemplo) hasta abrir su propio restaurante, La Locanda (Pagano 2697).

La madre con las manos en la masa
La madre con las manos en la masa.

Locanda es un tipo de alojamiento con restaurante , de administración familiar. Fue en la locanda de su familia que Pinna comenzó esta carrera. Por eso, como para cerrar un círculo, a partir del viernes próximo y durante un mes, en La Locanda, ahora el ristorante porteño, Daniele invitará a sus padres, Gavino y Maria Antonieta Pinna, a cocinar un menú especial, recién llegados de Alghero.

"Mis comienzos en Cerdeña fueron junto a mi familia. De chiquitos, con mi hermana acompañábamos a nuestros padres a los restaurantes donde trabajaban -recuerda Daniele-. Pasábamos mucho tiempo en la cocina porque los dueños tampoco querían que anduviéramos molestando por ahí a los clientes..."

La Locanda remite constantemente a esos orígenes en Alghero, tanto por el ambiente de cantina, como por los mapas, escudos y otras decoraciones. Y, claro, por la carta, rica en antipasti, pastas y productos típicos. "En el restaurante ofrecemos mi versión personal de la cocina de Alghero con las influencias de todos los lugares de Europa por los que pasé y trabajé antes de llegar acá. Pero la carta sí que refleja los sabores, la intensidad y, sobre todo, la abundancia de mi tierra. Eso lo tuve bien presente: en Cerdeña se come bien -deja en claro Pinna-. Y, aunque por momentos no parezca, se cuida mucho lo sano, la calidad, hasta en los alimentos que se dan a los animales, todo se trata con cariño y esmero".

La cita

Daniele Pinna cocina con sabores de Cerdeñas
Daniele Pinna cocina con sabores de Cerdeñas.

El menú de tres pasos de los padres de Pinna será maridado con vinos Saint Felicien de la bodega Catena Zapata. El antipasto y el principal estarán a cargo de Gavino y los dulces, en manos de María Antonieta.

¿Algún restaurante para conocer en Alghero? "Hay que ir a Al Tuguri, una cueva chiquita, extraordinaria, en el centro, atendida por el señor Carbonella -responde Daniele, sin dudar-; y a Il Coral, donde sólo con las entradas que prepara Tonino te morís. Sólo eso. Y es mucho más barato y menos elegante que Al Tuguri. No hay que dejar de probar barbagia y trataliu, los embutidos caseros de cerdo (los jamones me parecen mejores que otros más famosos), el cordero. En mi ciudad, además, somos renombrados por el pescado. No he probado un erizo de mar como el de allá, realmente. ¡Es dulce como la miel, no podés parar!".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas