Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ensayo Nº 2, sobre el intersticio entre el arte de bailar el tango y el oficio

La nueva obra de Ollantay Rojas evade todos los aspectos ortodoxos del género

Viernes 08 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Una obra que parece un ensayo
Una obra que parece un ensayo. Foto: LA NACION / Silvana Colombo

Hay una pareja de bailarines y un bandoneonista. Se escucha una música de Bach, pero es innegable que están bailando tango. Ensayo Nº 2, de Ollantay Rojas, muestra lo que sucede en la cabeza de los bailarines que están en un show de tango de cliché. Códigos internos de una orquesta para clasificar los últimos acordes de un arreglo. Suplencias a las apuradas que llevan a los bailarines a dudar de todas las marcas en el piso.

La pieza forma parte de una serie de cuatro ensayos devenidos en obras acerca del tango y su escenario, que se enfoca en cada instrumento arquetípico del tango: contrabajo, bandoneón, violín y piano. Por eso en esta obra el bandoneón está en escena respirando, recuperando su origen de instrumento para música sacra, interrumpiendo a la pareja, sosteniendo las fugas.

Rojas se considera compositor coreográfico y pianista amateur. Los climas son llevados por los cambios de tono, por los cruces entre Piazzolla y Haendel. Por galaxias que se cruzan. Esta constelación de elementos implicó que la creación sea un encuentro de tres coreógrafos, ya que tanto Melina Brufman como Andrés Baigorria -los intérpretes- tienen trayectoria en la escena. "Siempre fueron referentes para mí, por lo que es un gran honor y responsabilidad trabajar con ellos -sostiene Rojas-. Tienen formas de encarar el tango muy diferentes entre sí, pero ambos pueden proyectar el movimiento hasta la fila cuarenta, porque son bailarines de grandes escenarios."

La obra reproduce en escena la intimidad de un ensayo, porque en la Sala Biblioteca del Centro Cultural Rojas la gente está a un metro de distancia. El eje está puesto en la sensibilidad, en la mirada; en la conexión y la vulnerabilidad. Y en la increíble habilidad de los bailarines para llevar el baile fuera de eje hasta el paroxismo.

El tango de escenario en sus aspectos más ortodoxos ya dejó de preguntarse por la instancia de creación. Ya se sabe que tiene un frente, un vestuario con lentejuelas y tacos, unos peinados tirantes y una actitud adusta. Todo esto es lo que esquiva esta obra. O si lo convoca, es para resignificarlo. Ollantay Rojas no está solo en esta empresa. Forma parte de un sujeto colectivo llamado PlaTEA -Plataforma Tango Escénico Actual-, cuyo primer encuentro con el público sucedió hace pocas semanas en un encuentro off que tuvo todas las plazas agotadas.

Que esta serie de creaciones de Rojas se llamen "ensayos" tiene una doble significación: escénicamente parecen instancias de creación improvisada. Pero a la vez son ensayos en el sentido más literario de la palabra: desarrolla en ellas su modo de ver el tango. "Es hasta una posición política: veo en cada ensayo que el mundo puede ser diferente", asegura.

Su experiencia como bailarín profesional de tango escenario lo llevó a preguntarse por el intersticio existente entre el arte y el oficio. Y de esto se trata este segundo ensayo: del error en escena y la compulsión por obturarlo como si no pasara nada. "Porque el bailarín profesional de tango resuelve -señala-. Pero en la danza contemporánea a la hora de componer el error es un motivador para el surgimiento de escenas, porque nos hace humanos."

Ensayo Nº 2 es la evolución de Estudio para bandoneón y bailarines, producción del Rojas para su festival de danza de 2017. Alejandro Cervera le pidió que hiciera "algo con tango".

"Trabajar desde el hoy es pensar en la posibilidad de crear con tango... Pero para eso hace falta redefinir qué es el tango. Quiero salir de la dicotomía de tango como baile social como verdadero y tango de escenario como algo artificioso. Hay mucha verdad en la complejidad coreográfica del tango de escenario, pero me interesa cuando hay un vínculo genuino."

Ensayo N° 2, Bandoneón.

De Ollantay Rojas, con Andrés Baigorria, Melina Brufman y Sofía Calvet

C. C. Rojas, Corrientes 2038. Viernes, a las 20. Entrada $100

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas