Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La selección necesita un preparador mental, la opinión de Estanislao Bachrach

Viernes 08 de septiembre de 2017
PARA LA NACION
0
Estanislao Bachrach
Estanislao Bachrach. Foto: Maxie Amena

El fútbol se juega 90% con cabeza y el 10% restante con el cerebro. Como gran fan de fútbol y de mi país no tengo dudas que la selección va a clasificar para Rusia 2018. Ahora, ¿tienen que pasar jugadores, cuerpo técnico y porque no, nosotros también los hinchas, por tremenda montaña rusa –nunca mejor dicho– de emociones? La respuesta es no.

Un jugador de fútbol puede patear una pelota y desenvolverse en el campo de juego gracias a diferentes áreas de su cerebro. Por ejemplo, el córtex prefrontal para la toma de decisiones, comunicación dentro del campo, liderazgo, táctica, inteligencia, motivación; córtex premotor para planear y guiar el movimiento antes de hacer la acción, además de poder entender el movimiento de los otros jugadores, compañeros y rivales; córtex motor para dirigir a los músculos y ejecutar el movimiento; el cingulado anterior para cambiar una decisión por otra (flexibilidad cognitiva); los ganglios basales para los automatismos, rutinas y hábitos; el proceso asociativo parietal y temporal izquierdo para las sensaciones de tacto, frío, presión, dolor y coordinar el equilibrio, etcétera.

Es decir, no patea con la pierna o el pie, sino con su cabeza. Debe, además, usar su cerebro para manejar su estado emocional. Esto último creo es lo que no está siendo trabajado con eficacia en la selección. Un estado emocional alterado afectará directamente la calidad del juego, en todo sentido. Los pases, la táctica, la técnica, la visión periférica, y otros. Pero, ¿qué son las emociones y por qué afectan al juego mas lindo del mundo?

Hoy, gracias a los avances de la tecnología, los científicos podemos sostener con plena confianza que es mediante conceptos que aprendemos de chicos que diseñamos nuestras emociones. Me refiero a las palabras que, dado un determinado contexto y lo que el cerebro recuerda de tus experiencias pasadas –tiene excelente memoria– les ponés nombres a eso que sentís: enojado, con miedo, feliz, etcétera. Además de la importancia del contexto y las experiencias pasadas, tu cerebro recibe feedback del cuerpo. Señales que se mueven en dos ejes y varían en intensidad: en un eje tu cerebro puede hacerte sentir desde la más profunda calma a las más exacerbada activación o nervios y en el otro del desagrado total al éxtasis de placer. La combinación de esas dos intensidades es lo que conocemos como emociones. Por ejemplo alta activación y alto placer podría ser felicidad o euforia. Baja activación y bajo placer, tristeza. Alta activación pero mucho desagrado podría ser enojo. Y digo podría porque depende de cómo hallamos aprendido de chicos a nombrar esas sensaciones. Todas esas señales internas que recibe el cerebro en un determinado contexto, basándose en sus experiencias pasadas para categorizarlas, lo hace a través de una red neuronal específica, conocida como interoceptiva, utilizando datos de los órganos y vísceras, propioceptivos (de ligamentos, tendones y músculos), neuroquímicos y kinestésicos (del movimiento). Esto sucede sin que te des cuenta que está sucediendo.

¿Cuál es la relación entre manejo de emociones y calidad de juego? Como biólogo te aseguro que todos usamos todo el cerebro. Sin embargo, por una cuestión física y química y de los nutrientes y el oxígeno que utiliza este órgano, no podés usar aproximadamente más del 2% de su totalidad en simultáneo. Es decir, que si muchas de tus redes neuronales emocionales se llevan casi todo el oxígeno y nutrientes, porque te sentís alterado, con miedo, bronca, frustración o la sensación/emoción que active mucho estas neuronas, te quedás sin alimento para llevar a las áreas del cerebro antes mencionadas, responsables de que juegues bien al fútbol. En definitiva, si las emociones se disparan, sea furia, impotencia o euforia,se ve mal el campo de juego, se toman peores decisiones, se patea peor, se colabora menos...

En la última semana del Nacional B del 2012 Matías Almeyda y su cuerpo técnico me citaron para ayudar a los jugadores de River a que aprendieran a regular sus emociones para llegar lo mejor posible a la última fecha del torneo. Dijo Almeyda en el vestuario luego de ganarle a Almirante Brown 2-0: - “He traído un especialista por el tema de mantener la tranquilidad, de confiar, bajar la ansiedad y yo considero ser abierto y le doy lo que le corresponde a cada uno para el bien de este River”.

Preparadores mentales formados mediante diferentes disciplinas y escuelas ya pululan en clubes de fútbol de Europa, en algunos de Argentina, en la preparación mental de deportistas olímpicos, en tenis, hockey y otros deportes de alto rendimiento. Si tenemos un buen técnico, excelentes preparadores físicos, plantel médico de primera calidad ¿Por qué no tenemos un preparador mental?ß

Estanislao Bachrach es doctor en Biología Molecular y MBA, Master en Coaching Deportivo de la Unisport School of Management de Barcelona

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas