Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Está en crisis la semana de la moda en Nueva York?

No es literalmente así, pero lo cierto es que los enormes cambios en el rubro de la moda vuelven obsoletas algunas características tradicionales que daban identidad a la NYFW

Jueves 07 de septiembre de 2017 • 19:18
SEGUIR
LA NACION
0
Primera fila del show de Desigual / Getty Images
Primera fila del show de Desigual / Getty Images.

Arrancó una nueva edición del New York Fashion Week y como siempre esta semana dará que hablar. Además de traernos las nuevas tendencias que se verán reflejadas alrededor del mundo, se viene con nuevos cambios, con muchas sorpresas y expectativas, y hasta con interrogantes nunca pensados.

El New York Fashion Week ha sufrido varios cambios en los últimos tiempos. Desde la ida de Mercedes Benz como sponsor oficial hasta la salida de su icónica locación en el emblemático Lincoln Center, las marcas adoptaron el afán de sorprender y de conquistar nuevos espacios, y ya es normal que se inauguren nuevas locaciones por fuera de la ciudad para los desfiles. Tal es así, que este año Ralph Lauren estará presentando su show en su casa de Bedford, a una hora de Manhattan. ¿La gran manzana ya no es suficiente?

Cada edición presenta una nueva temporada, siguiendo esa línea, se estará presentando, en teoría, Spring-Summer 2018, sin embargo con las nuevas estrategias de marketing (como el see now, buy now) se ha generado cierto desconcierto. Ya no se entiende qué temporada presenta cada diseñador ni si todos lo hacen con el mismo criterio. Antes era lo que estaría a la venta dentro de tres meses, ya no.

Una publicación compartida de TOM FORD (@tomford) el

París es siempre una buena idea

El cambio que más impacta por le momento en la semana de la moda, son las idas y vueltas de los diseñadores. Esta temporada ya se empieza a notar la ausencia de grandes nombres tales como Rodarte, Proenza Schouler, Joseph Altuzarra y Lacoste, entre otros, quienes esta edición eligieron presentar sus colecciones en París y no en Nueva York. Siguiendo la línea de las reglas de la moda: "Cuando uno es ejemplo, dos son coincidencia y tres ya son tendencia" estas actitudes abren cierto interrogantes. ¿Será esto realmente una tendencia? ¿Las marcas se encuentran experimentando nuevos horizontes? ¿Hay mercados más atractivos que los que conocíamos hasta el momento?

Todo esto nos lleva a preguntar: ¿Qué es lo que pasa con NYFW que en las últimas temporadas perdió varios diseñadores, incluso americanos? ¿Tendrá la "crisis del retail" algo que ver en todos estos comportamientos?

Algunos de los motivos más escuchados ante las llamativas ausencias fueron porque algunas marcas se asociaron con compañías francesas, mientras otras, como en el caso de Lacoste o Joseph Altuzarra, optaron por volver a su país de origen francés. En otro casos, el motivo fue la conveniencia de presentar su colección en julio. Sea cual fuera el verdadero motivo, lo cierto es que esas marcas hoy están eligiendo París en su lugar de Nueva York y esto trae revuelos.

Algunos expertos de la moda lo toman como un "halago". Si París, lugar de excelencia para la alta costura, abre las puertas a diseñadores americanos, como está sucediendo, esto no es más que un halago para Nueva York, quién le dio pie a sus primeros pasos.

Según Steven Kolb, Chief Executive de Council of Fashion Designers of America, no es un voto negativo para Nueva York sino que las marcas están buscando un cambio personal en base a sus necesidades de negocio.

Sin embargo, la ciudad está ansiosa por otros regresos y acontecimientos que logren cubrir los mencionados huecos. Luego de dos temporadas en París, se espera la llegada de Rihanna, quien vuelve con su show Fenty Puma y lanzando su nueva línea de cosméticos (Fenty Beauty!). Asimismo, todos aguardan la propuesta de Raf Simons con el renacimiento de Calvin Klein. También, el show de Yeezy por Kanye West, sobre el que hay rumores que anticipan la repentina cancelación del mismo.

Otro de los cambios que se ven es que la agenda oficial de la semana de la moda va a durar un día menos de lo habitual. Sin embargo, para que eso no se note, Tom Ford, se encargó de inaugurar con una gran noche noventosa y con grandes personalidades, un día previo a la fecha oficial, 7 de septiembre.

Mientras muchos diseñadores fueron seducidos por el encanto de Europa, otros siguen firmes con Nueva York. El evento más esperado, glamoroso y el más concurrido, se las ingenia para seguir cautivándonos. Nueva York siempre se ha destacado por el nivel de entretenimiento que genera en torno a la pasarela.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas