Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Citroën C4 Cactus: una SUV con mecánica eficiente que se vende a $ 471.000

No pasa desapercibido con su estilo propio, al que le suma una mecánica muy eficiente

Sábado 09 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Citroën C4 Cactus
Citroën C4 Cactus.

Si algo distingue a Citroën es que varios de sus últimos modelos buscan con afán salir de los lugares comunes del diseño. El C4 Cactus es uno de ellos.

Con la misma plataforma del Peugeot 2008 y fabricado en España, al Cactus bien podríamos encuadrarlo entre los SUV/crossover compactos. Eso sí, los Airbumps, las exclusivas defensas laterales de aire con colores que se combinan con los de la carrocería (algunos muy llamativos), hacen que el Cactus tenga una impronta sin parecidos, que se refuerza con una banda similar en el portón trasero, y el marco que envuelve las ópticas delanteras.

El interior también es bastante peculiar. Por ejemplo, las agarraderas de las puertas son como las manijas de un bolso, las cómodas butacas delanteras como un sillón hogareño (de cojín cuadrado y calefaccionadas) y la guantera es enorme (el airbag del acompañante está en el techo). Pero, los parasoles no tienen espejos, tampoco posee agarraderas de techo y las puertas traseras sólo tienen vidrios pivotantes (abren un poco hacia afuera). Todos los comandos (climatizador automático bizona, computadora, audio de calidad pero con floja sintonía de la radio, cámara trasera de notable resolución, etcétera) se manejan desde la pantalla táctil de 7". El tablero se reduce al velocímetro digital, el odómetro total y la barra de nivel de combustible; no tiene cuentavueltas.

Interior del Citroën C4 Cactus
Interior del Citroën C4 Cactus.

Más allá de su estilo, el C4 Cactus cuenta con una mecánica excelente con el modernísimo motor Puretech tricilíndrico 1.2 L Turbo de 110 CV a 5500 rpm y 20,9 kgm a 1500 rpm de torque, que se combina con una caja de velocidades automática rápida y de funcionamiento muy bueno. El conjunto ofrece una agilidad que sorprende en ciudad y ruta (0 a 100 km/h en 10,7 s; 80-120 km/h en 8,5 s) y es relevante en cuanto al consumo: 8,7 L/100 km en ciudad y 7,2 L/100 en ruta a 120 km/h.

Las suspensiones ofrecen un buen confort, pero el perfil bajo de los neumáticos (205/50 R17) hacen que no puedan absorber con eficacia los golpes en pozos o cunetas profundas. En ruta, en cambio, redundan en un muy buen comportamiento dinámico en curvas y rectas. Los frenos son excelentes: 100 km/h a 0 en 39 metros. El precio es algo alto: $ 471.000.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas