Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Así es el Yarrow Stadium donde los Pumas enfrentarán a los All Blacks, uno de los mejores lugares del mundo para ver un partido de rugby

El escenario que recibirá este fin de semana a los Pumas es un estadio para 25.000 espectadores, remodelado para albergar acontecimientos cada vez más trascendentes

Viernes 08 de septiembre de 2017 • 08:00
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Una vista aérea del Yarrow Stadium
Una vista aérea del Yarrow Stadium.

NUEVA PLYMOUTH, Nueva Zelanda.- En el día previo al gran evento algunos empleados ultiman detalles dentro del terreno de juego. No quieren nada librado al azar. Vale resaltarlo: para esta ciudad es un acontecimiento de magnitudes desconocidas. Respiran rugby, como en cada rincón de Nueva Zelanda. Las personas que trabajan en el Yarrow Stadium lucen felices: aquí, para ellos, la llegada del Rugby Championship por primera vez en la historia es uno de los orgullos más grandes que puedan vivir. Acostumbrados a un estadio multiuso que inclusive recibe casamientos, esta vez el turno será para la pelota ovalada.

Desde afuera, no luce imponente ni mucho menos. El Yarrow Stadium -con capacidad para 25.000 espectadores- apenas sobresale de las casas bajas del barrio de Westown, a sólo 15 minutos caminando desde el centro de la ciudad. Por sus calles reina la paz y la tranquilidad. Pero el estadio que recibirá a los Pumas cuenta con varias particularidades. La primera vuelve a tocarles el orgullo: en 2009 fue considerado por la revista NZ Rugby World como el tercer mejor lugar en el mundo para ver un partido de rugby. Quedó por detrás del mítico Millennium Stadium en Cardiff y el Suncorp Stadium de Brisbane.

A lo largo de estos años y con la confirmación del arribo del Rugby Championship, el complejo tuvo que adecuarse a nuevas estructuras. En constante movimiento, el plan estratégico de remodelaciones que va de 2015 a 2025 le costará a Nueva Plymouth 8 millones de dólares neozelandeses. En el período 2016-2017 las principales refacciones apuntaron a crear espacios de lujo en uno de los laterales de la cancha. Allí hay nuevas suites con una vista privilegiada del terreno de juego que además tienen una función multiuso: se las podrá reservar para diferentes eventos (convenciones, conferencias, reuniones e inclusive casamientos). El gasto estimado de esta etapa supera los 2.800.000 dólares locales. A principios de año, los viejos goteos en algunos lugares del estadio resultaron ser un problema, por lo que el trabajo extra costó 220.000 dólares, siempre de la moneda local. Además, debieron fortalecerse algunos sectores ante la posibilidad de un eventual terremoto. Para el año siguiente, uno de los gastos más fuertes apunta a mejorar las canchas 2, 3 y 4 del complejo con césped artificial e iluminación apropiada.

En nombre del consejo regional de Taranaki, el municipio administra las operaciones y los acontecimientos diarios en el estadio Yarrow. El inquilino principal de la cancha es el elenco local, Taranaki Rugby. También es utilizado eventualmente por los Chiefs en la disputa del Súper Rugby. Además, suele recibir motocross, encuentros de cricket y fue una de las sedes del Mundial de fútbol Sub 20 en 2015. La construcción del estadio comenzó en 1931 aunque recién lo finalizaron en 1947 y tuvo remodelaciones en 2002.

Cada una de las suites de lujo tiene espacio para 80 personas e incluso se puede cerrar para acomodar a un grupo más pequeño en un ambiente íntimo. "Nuestros nuevos espacios en las suites se inauguraron este mes así que siéntase libre de reservar su salón para un desayuno, almuerzo, reunión de negocios o un cóctel", ofrecen quienes gestionan el recinto. Tras estas actualizaciones en cuanto a instalaciones, desde el municipio confían en atraer cada vez más eventos de nivel mundial. "Si no hubiera más inversión en el estadio, la capacidad de atraer a espectáculos de clase mundial se vería comprometida", explica a LA NACION Michael Joyce, presidente del Comité mixto del Yarrow Stadium.

Otra de las particularidades del estadio es que posee tribunas de césped detrás de los ingoales. Un detalle que es común en este país. "Son muy bonitas y requieren de un cuidado especial", explica Ron Murray, encargado de la organización de eventos en el Yarrow. Visualmente atractivo aunque en 2008, tras el Test Match frente a Samoa, también tuvieron que hacer remodelaciones en esos sectores (colocaron paravalanchas) ya que 25.000 personas abarrotaron el estadio y podrían haber comprometido la seguridad de los espectadores si esa noche hubiese llovido.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas