Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En una plaza techada y al ritmo del tango: Nueva Plymouth tuvo su momento con los Pumas

La ciudad transita una revolución con la llegada del Rugby Championship y agasajó a los argentinos; mañana será el cruce con los All Blacks

Viernes 08 de septiembre de 2017 • 12:47
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Los Pumas y un momento distendido antes del gran choque
Los Pumas y un momento distendido antes del gran choque.

NUEVA PLYMOUTH, Nueva Zelanda.- "La recepción a los Pumas no se suspende por lluvia: la plaza es techada". De antemano, llegó el aviso. Nueva Plymouth, que vive de cara al Mar de Tasmania, está acostumbrada a los vaivenes del clima. En cuestión de minutos pasará de un sol esplendoroso a una cortina de lluvia incesante. Así constantemente, al menos durante el fin de semana que sus 70.000 habitantes transitan con un entusiasmo inusual por la llegada de los All Blacks y el Rugby Championship a esta pequeña ciudad de la isla norte de Nueva Zelanda. "Una plaza techada: a esta gente no se le escapa nada", se escuchó decir a un grupo de argentinos que también disfrutó de su momento con los protagonistas.

Hasta Nueva Plymouth llegaron los Pumas con la confianza en baja tras las dos derrotas iniciales en la competencia pero con el deseo de mejorar la imagen nada menos que ante el equipo más poderoso del mundo. Luego de un vuelo que los trasladó desde Auckland hasta aquí con fuertes turbulencias y algún grito en el cielo neozelandés que provocó varias risas entre los jugadores, el plantel argentino fue recibido en el hotel con una cálida ceremonia que incluyó el clásico Haka.

Con mucho viento, entonces, Los Pumas empezaron a ambientarse a la atmósfera de Nueva Plymouth y después del agasajo en el centro de la ciudad tuvieron el tradicional Captain´s Run en el Yarrow Stadium. "Es normal lo que les pasó y tuvieron suerte: son muchísimos los días en los que el aeropuerto de la ciudad tiene que cerrarse por los fuertes vientos", cuenta Mirta, quien vive en Auckland desde hace 10 años y se trasladó a esta localidad para presenciar el encuentro.

En la jornada previa al tercer partido del Rugby Championship la embajada argentina en tierras kiwis organizó un evento con acento celeste y blanco en una plaza en el centro de Nueva Plymouth. No faltaron las banderas nacionales, los canapés y el tango. Inclusive, algunos oriundos de esta localidad se animaron a moverse al ritmo del 2x4. La idea era exhibir el género musical en un lugar geográfico alejado completamente de las costumbres argentinas. "Es un honor recibir a este equipo. Ellos nos traen algo que va mucho más allá del rugby: nos dan la posibilidad de mostrar a la Argentina, el turismo, hay mucha gente interesada para ir de visita. Hay una admiración genuina", dijo a LA NACION el embajador argentino en este país, Fausto López Crozet.

Los Pumas también se acercaron al agasajo: Juan Manuel Leguizamón, Ramiro Moyano, Joaquín Tuculet, y Rodrigo Báez se repartieron en dos bloques: los primeros posaron debajo de una carpa ante decenas de chicos y chicas que buscaban retratarse con ellos. El resto firmó autógrafos sentados a un par de metros. "Acá hay muchísima gente argentina apoyándonos y la estamos pasando realmente bien", expresó Leguizamón. Además, estuvo presente Carlos Araujo, presidente de la UAR.

Una veintena de simpatizantes argentinos tuvo la oportunidad de conocer de cerca a quienes mañana serán los protagonistas del encuentro número 29 en la historia entre Nueva Zelanda y los Pumas. "Vinimos exclusivamente para el partido. Vivimos en Carolina del Norte pero desde hace algunos meses estamos viajando por este país en una casa rodante, con mis dos hijos, Lourdes y Nahuel, que está jugando al rugby en Christchurch", cuenta Ariel. En tanto que Valentina, una ginecóloga que reside y trabaja en esta ciudad desde hace 10 años, se muestra feliz: su esposo y su hijo, también oriundos de Nueva Plymouth, verán en el Yarrow Stadium un encuentro que esperaron durante varios años.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas