Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Guía de los amantes para la etiqueta en el baño

Una noticia ocurrida en Londres sobre una cita de Tinder que terminó en un incidente, vuelve sobre un tema incómodo: el control de la intimidad en las primeras salidas

Viernes 08 de septiembre de 2017 • 12:18
SEGUIR
LA NACION
0
...Me esperás un momentito? Foto Salones Artemio
...Me esperás un momentito? Foto Salones Artemio.

Uno de los momentos más incómodos que puede suceder durante la primera cita es el de necesitar ir al baño y estar en casa ajena. Ni la persona más segura y desinhibida puede evitar el pánico escénico que causa ese segundo en el que debemos pedir permiso y preguntar dónde queda el toilette, como le ocurrió a una amiga que dias atrás tuvo su primera salida Tinder y se encontró con que el sanitario del candidato estaba completamente tapado. No sabía cómo comentarle el incidente, que no había provocado ella. El asunto no es menor y también viene a cuento leyendo sobre el episodio que vivió una pareja británica en su primera cita, que termino con los bomberos y ella casi desnucada en su afán por disimular lo indisimulable.

Sin dudas para evitar esta clase de riesgos conviene salir a la calle con el kit erótico completo, y eso incluye además de los adminículos personales, desodorantes y elementos de higiene como los que usan para asear a los bebés, tal como sugiere un ocurrente libro de autoayuda publicado hace tres años en Londres y titulado The Lovers' Guide to Toilet Etiquette (Guía de los amantes para la etiqueta en el baño). Gran asunto que atañe a todos los seres humanos, sin distinción de clase ni raza ni patria ni nada. Tan humano y recurrente es que, aunque pese a ser galardonado como de 'El libro más raro del mundo' premio por votación que concede desde 1978 la editorial británica The Bookseller la obra fue un hit de ventas. El director de la revista, Horace Bent, dijo en su defensa que los votantes lo eligieron por ser "un manual que puede ayudar a atravesar uno de los momentos más desafiantes y delicados de la vida".

En las reseñas publicadas por blogueros y críticos se destacan las recomendaciones básicas para prevenir ese tipo de incidentes durante una cita .

¡No te aguantes! En opinión de Chrissy Andersson, bloguera norteamericana, lo mejor que se puede hacer si la situación se pone insostenible será "excusarse y hacerlo (.) si esperas demasiado tiempo tu cuerpo comenzará a producir más toxinas y podrías hincharte".

Otra segunda opción es pedir disculpas, retirarse, y completar las necesidades fisiológicas en la comodidad del hogar. "El paso más importante para ambos consiste en evitar que el evento se traslade hacia alguna locación posterior, por ejemplo, la casa de la pareja".

Nunca dejes que se entere de lo que hiciste, destacaba en su crónica el periodista deportivo Mark Titus, "no querrás que su primera experiencia memorable contigo sea asociada con la defecación". Para esto existen recursos, recuerda Andersson, y recomienda tener a mano perfumes o desodorizantes de ambiente a fin de ocultar cualquier rastro olfativo, y agrega que "en caso de que te importe la pareja", utilizar siempre toallitas húmedas para disimular cualquier aroma desagradable que pudiese quedar en el cuerpo (y para evitar además que nos quede pegado algún pedacito de papel higiénico en el trasero).

Lo mejor será siempre volver a casa y no continuar con la cita si la situación se vuelve cada vez más complicada, pues es dificil afrontar este tipo de incomodidades en espacios públicos, por ejemplo, en un restaurante, donde será evidente la cantidad de veces que te levantes para ir al baño, coinciden ambos. En fin. No paro de reír con el episodio de los ingleses, ellos, tan puntillosos...

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas