Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Al rescate histórico de la pampa puntana

Sábado 09 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
La inmensidad define nuestras pampas
La inmensidad define nuestras pampas. Foto: LA NACION / Xavier Martin

Pampa "...esa palabra infinita que es como un sonido y su eco", describe Jorge Luis Borges. El gran escritor argentino advierte que es inmenso el espacio desde la misma palabra y aunque "campo abierto", tal es el significado de la palabra en quechua, tiene también sus límites, algunos hacen llegar la región hasta los Andes, pese a que no concebimos la pampa más allá de Villa Mercedes, San Luis.

Esto es, hermanos, nuestra tierra pampa/ No es la tierra estrecha. La tierra es bien ancha/Por muchos que quieran a todos alcanza. El texto indio del siglo XIX rescatado por el escritor Álvaro Yunque también pone de manifiesto la inmensidad relacionada con la pampa.

Un alivio tuvo la provincia de San Luis en su sufrida historia cuando se fundó el Fuerte Constitucional (en un lugar llamado Las Pulgas, de ahí la denominación de "Fortín de las Pulgas"), en 1856, que dio origen a Villa Mercedes, mérito del general Juan Esteban Pedernera, durante el gobierno de Justo José de Urquiza, y del magnífico proceder del gobernador Justo Daract. Consecuencia de esto, más tarde, cuando se ocupó todo el territorio hasta el cabo de Hornos y a San Luis, le correspondió un espacio territorial inmenso.

En línea recta desde Villa Mercedes hasta donde está la tumba del gran cacique Panghitruz Güor (Mariano Rosas), es decir, Victoria en la provincia de La Pampa, todo eso es el extremo oeste de la región pampeana, pues el cacique está en La Pampa (provincia) y en la pampa (región). Así, "llanos" no es una expresión correcta para esos lugares, hay que decir pampa puntana o pampa sanluiseña.

A Villa Mercedes llegaron muchos inmigrantes europeos. Ella esta cerca de Río Cuarto, Chaján y de Sampacho en Córdoba (es decir, la región que se denomina la pampa gringa). Pero fundamentalmente su genética y su ser se formaron con la gente de toda la provincia de San Luis. El ser ya estaba moldeado y asimiló a los que llegaron después de otras tierras.

La música cuyana es pura verdad, en todos los sentidos, no miente, y el villadoloroense -de Córdoba-, el mendocino, y el sanjuanino tienen una admiración profunda por la música de Villa Mercedes, sumamente cuyana. Esto está resumido magistralmente en la letra que le ha puesto Eduardo Troncoso a la música folklórica de Alfonso y Zabala "Provincia de San Luis", que puede se entonada por cualquier cantor en cualquier boliche. Esto lo destacamos porque aunque está en la pampa Villa Mercedes tiene este mérito cuyano que es legado de su gente, de su sangre.

El puntano siempre conoció la pampa y fue normal la práctica de las vaquerías en tiempos muy lejanos. Todavía el viento evoca a los indios de la pampa; él fue instrumento de la tierra que aún hoy comunica sus razones. Los guerreros indios de nuestras pampas eran poderosos en sus caballerías y fueron admirados hasta por sus mismos enemigos.

El poder de más de 50 años de Calfucurá no se olvidará, y su nieto Ceferino Namuncurá, cuya razón de ser según él mismo era ser útil a su gente, consiguió el deseo, pues su santidad y su esplendor llegan a todos los argentinos y mas allá.

La ciudad de Buenos Aires no debe olvidar que forma parte de la región pampeana y que aunque grande es su urbe tiene un río que es como media provincia argentina. La región pampeana ha sido un amparo para la humanidad y para todo el país, por eso, si bien a la Argentina le pueden faltar muchas cosas, que de hecho le faltan, jamás podrá prescindir de la inmensidad de sus pampas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas