Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La sangre joven del musical viene marchando

Sábado 09 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Desde hace algún tiempo, El Galpón de Guevara (Guevara 326) se constituyó en algo así como el templo del musical independiente que alguna vez fue El Cubo. De grandes dimensiones, con una platea para 150 espectadores, y un buen sonido, se vuelve el espacio ideal para musicales de mediano y gran formato. Hay en cartel cuatro obras del género: Cautiva, Citlalí, La desgracia y Lo quiero ya. En los últimos días, quien esto escribe presenció dos obras de excelencia, hechas por realizadores y artistas jóvenes entre quienes conviene ir tomando nota para saber que ya no son jóvenes promesas, sino artistas que tienen las herramientas necesarias como para hacer un musical argentino potente. La desgracia, de Juan Martín Delgado y Francisco Martínez Castro, es una joya del género en la que uno no para de reírse desde el comienzo hasta el final.

Por su parte, Lo quiero ya es también una gran sorpresa. Desde el 17 de septiembre regresará los domingos a ese mismo espacio. Los directores y autores Marcelo Caballero y Martín Goldber, junto con el músico y actor Juan Pablo Schapira, trabajaron con un elenco tan numeroso como talentoso. El eje que une a esta docena de personajes es una serie de trastornos de ansiedad típicos de las grandes urbes, en un diseño visual y escénico muy atractivo. Pero lo mejor es registrar talentos. Además de los mencionados, los maravillosos Diana Amarilla, Victoria Cáceres, Celeste Sanazi, Lucien Gilabert, Nahuel Quimey Villarreal, Macarena Forrester, Sol Jaite, Santiago Andrés Cottone, Candela García Redín, Julieta Rapetta, Lucía Rivera Bonet y Salvador Romano. Pronto iremos por Cautiva y Citlalí, con historias muy nacionales para sacarle el tufillo anglosajón al género.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas