Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"A mis 93, nunca había sentido un temblor así"

En Chiapas, el terremoto y las réplicas generaron temor a lo peor

Sábado 09 de septiembre de 2017
SEGUIR
Agencia DPA
0

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS .- Amanecía en el estado de Chiapas y sus cinco millones de habitantes no terminaban de asimilar el susto vivido a medianoche, cuando fueron sorprendidos por el terremoto más potente en 85 años en México.

Pero después de la sacudida por el sismo de 8,2° no volvió la calma. Las réplicas se contaron por cientos. En San Cristóbal de Las Casas la ciudad colonial e indígena, los pobladores no pudieron realizar su vida normal, puesto que la alarma sísmica sonaba a cada rato, anunciando una nueva réplica que, temían, fuera de mucha intensidad.

"A mis 93 años no había sentido un temblor tan fuerte y que durara tanto tiempo. Me asusté mucho, que hasta dolor de cabeza me dio", dijo Margarita Morales, una anciana residente del barrio de Cuxtitali.

La mayoría de la gente descansaba después de su jornada de trabajo cuando fue sacudida a las 23.49 (hora local) por el terremoto que parecía no tener fin. Transcurrían segundos que se hacían eternos y la tierra se cimbraba haciendo crujir las viejas y coloniales casas de fachadas coloridas de la turística San Cristóbal.

Para las autoridades del sureño estado de Chiapas, la prioridad después del terremoto, que dejó por lo menos 61 muertos en el país, la mayoría en el estado de Oaxaca, era evacuar a miles de familias que viven cerca del mar, debido al riesgo de oleaje.

Víctor Amezcua Vázquez, vocero de Protección Civil, en la gélida San Cristóbal de Las Casas, adelantó que varios templos católicos de media docena de municipios de la región montañosa de Chiapas sufrieron serios daños estructurales, desde caídas de torres y campanas hasta grietas.

Durante el intenso terremoto, la gente salió despavorida de sus casas a la calle o a los patios para ponerse a salvo, ante el inminente peligro de que las construcciones se vinieran abajo. Algunas personas enfermas y de edad avanzada no pudieron salir de sus viviendas y esperaron para ver qué suerte corrían.

Juan Martínez Ramos, de 85 años, con serios problemas de hipertensión, dice que se quedó en su cama esperando la muerte. "Mi casita se movía de un lado a otro como una hamaca y pensé que se iba a venir abajo, tuve temor de que me llegara la muerte por un ataque al corazón."

Una mujer adulta y su hija perdieron la vida aplastadas. Fueron las dos primeras víctimas de alrededor de una decena de personas fallecidas sólo en Chiapas.

Una turista francesa que se identificó como "Mimi" contó que se disponía a dormir con su pareja en un departamento en un edificio de tres niveles en San Cristóbal en el momento en que comenzó a temblar la tierra. "Estábamos en la cama a la hora que comenzó a temblar. Nos miramos, nos levantamos y nos pegamos contra la pared para protegernos", contó. "Sentí mucho temor, porque es la primera vez que vivo un temblor."

La pareja francesa pasó la noche envuelta en una frazada en un banco del Zócalo, la plaza principal de San Cristóbal, porque el administrador del departamento les dijo que por seguridad debían permanecer fuera del edificio.

La población trata de retomar sus actividades cotidianas. Las alarmas sísmicas recién instaladas, que hoy iban a ser probadas con un simulacro, suenan y suenan. La naturaleza se les adelantó, poniéndolas a prueba con un terremoto de verdad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas