Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crecen las tomas en los colegios secundarios

Son al menos 14 y rechazan la reforma educativa; el gobierno señala al kirchnerismo

Sábado 09 de septiembre de 2017
0

Al menos 14 escuelas secundarias de la ciudad permanecen tomadas por sus estudiantes para rechazar la reforma del nivel medio que se instrumentará, de manera gradual, el año próximo en 17 colegios. Sin embargo, para el gobierno porteño la medida es "absolutamente política y apoyada por sectores de la izquierda y el kirchnerismo".

Las tomas comenzaron el 29 pasado en la escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano, en Barracas, y se extendieron a por lo menos 13 más, como el Nacional de Buenos Aires, desde anteayer.

Abril Viladrich, estudiante de sexto año de ese colegio, señaló a LA NACION: "Estamos frente a una gran escalada contra la educación pública y el punto cúlmine es esta nueva reforma. Los principales puntos de nuestro reclamo contra los cambios en el secundario son: la degradación del cargo docente al de facilitador; trabajar en el último año porque es una excusa para que la juventud ingrese en la precariedad laboral, y la desvalorización de los títulos por el recorte de materias y el nuevo sistema de evaluación por créditos".

"Las tomas son absolutamente políticas y apoyadas por legisladores del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) y del kirchnerismo, de sectores vinculados al gremio docente UTE-Ctera y otros adultos", señalaron desde el ministerio. Y agregaron que no hay un reclamo unificado. "Van desde cuestiones vinculadas a la violencia de género hasta el pedido de la implementación de la ley de educación sexual integral", indicaron.

En diálogo con Télam, el presidente del Centro de Estudiantes del Normal 2 Mariano Acosta, Agustín Prieto, afirmó que el colegio está tomado "porque la ministra de Educación, Soledad Acuña , no respondió nunca a los reclamos de explicaciones que hicimos frente a la implementación de la nueva secundaria y a la publicación de un protocolo para actuar frente a las tomas, que incluye la participación de personal policial". Sin embargo, voceros del ministerio, señalaron que entre la cartera y los estudiantes el diálogo es permanente.

"Una de las cosas que más nos preocupan es que [por la reforma] quinto año divide su tiempo entre la cursada habitual y prácticas laborales en multinacionales que ponen a los estudiantes en mecanismos de flexibilización laboral", consideró.

El plan prevé que el 50% del quinto año se hará en empresas y organizaciones extraescolares vinculadas con los intereses de los alumnos, los estudiantes próximos a graduarse saldrán del secundario con dos materias acreditadas, tanto del CBC como de la formación terciaria que elijan; no habrá notas y se elimina la repetición; la evaluación será por créditos y los alumnos con problemas en un área pasarán al año siguiente y reforzarán sólo esos contenidos.

En una entrevista con LA NACION, Acuña había rechazado de plano una de las críticas que algunos centros de estudiantes sostienen desde que comenzaron a conocerse detalles de la reforma: el temor a una precarización laboral que acarrearían las prácticas educativas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas