Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con asado y vino argentino: así vivieron los neozelandeses la jornada del partido con los Pumas

El centro de Nueva Plymouth vibró al ritmo de la ovalada: una calle cortada, música en vivo, asado y vino argentino formaron parte de la escenografía

Sábado 09 de septiembre de 2017 • 01:25
SEGUIR
PARA LA NACION
0
La previa del partido con asado argentino
La previa del partido con asado argentino. Foto: LA NACION

NUEVA PLYMOUTH, Nueva Zelanda.- La lluvia que había caído durante buena parte de la mañana parecía presagiar que los planes no iban a tener futuro. Pero en esta ciudad de clima absolutamente cambiante nunca es bueno hacer descartes de ideas. Por eso, un sector del centro de de Nueva Plymouth vibró con el arribo del Rugby Championship por primera vez en su historia: hubo calles cortadas, bares abiertos hacia el exterior, carpas con música en vivo y un toque especial: un restaurant que ofreció asado, choripan y vino argentino.

Desde bien temprano los neozelandeses se animaron a probar la gastronomía argentina en Frederic's, un comercio gastronómico ubicado en la esquina de Egmont y King que ofrecía el clásico menú de asado completo al precio de 46 dólares. La iniciativa fue un éxito: vendieron todos los espacios disponibles una semana antes y por ese motivo tuvieron que abrir una lista de espera.

Ubicado en el corazón de la ciudad y apenas a 100 metros del paseo costero, Frederic's fue uno de los locales que presentó un pedido para extender su espacio hacia la vía pública. En el centro de Nueva Plymouth, entonces, varios comercios lograron que el municipio local (District Council) les permitiera cerrar la calle Egmont. Allí colocaron carpas y hubo pantallas gigantes y shows musicales en vivo. En esos espacios los aficionados pudieron reunirse antes, durante y después del encuentro. Las autoridades le añadieron autobuses con traslados al estadio ida y vuelta. "Para nosotros es un evento extraordinario, estamos muy entusiasmados. Esta región, Taranaki, cuenta con 110.000 habitantes y para el partido se vendieron miles de entradas en apenas horas. Después se agotaron todas. ¡Nada mal!", dice Greg, empleado del Peggy Gordon's Celtic Bar, otro de los que formó parte de la iniciativa. En un rango de escasos metros también abrió sus puertas hacia la calle el bar Crowded House. Fue una verdadera fiesta y varios argentinos embanderados con los colores celeste y blanco se sumaron a la recorrida por Devon Street, la calle principal de esta ciudad. Las actividades, aseguraron, se extenderían hasta bien entrada la noche en tierras kiwis.

"¡Sean bienvenidos los argentinos. Es un honor recibirlos en nuestra casa!", gritaba John, uno de los empleados de Frederic's. De principio a fin, Nueva Plymouth hizo sentir su calidez. Se vio reflejado: sus lugareños disfrutaron no sólo de la presencia del mejor seleccionado del mundo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas