Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El huracán Irma bajó a categoría 3, pero recobrará fuerza antes de golpear Florida

Tras su paso por Cuba, los vientos bajaron a los 200 kilómetros por hora pero las autoridades norteamericanas alertaron que volverían a subir; la tormenta torcería su rumbo hacia el oeste y no impactaría en el área metropolitana de Miami

Sábado 09 de septiembre de 2017 • 13:07
0
Las calles de Miami están desiertas a la espera de la llegada del huracán Irma
Las calles de Miami están desiertas a la espera de la llegada del huracán Irma. Foto: Reuters / Alexandre Meneghini

MIAMI.- El huracán Irma se debilitó a categoría 3 el sábado cuando azota la costa norte de Cuba, pero los meteorólogos estadounidenses advierten que probablemente gane poder nuevamente en camino al estado de Florida.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC por su sigla en inglés) con sede en Miami degradó a Irma desde la categoría 4 en su boletín de las 15 GMT (12 en la Argentina), pero advirtió que se "pronostica su fortalecimiento al orientarse hacia el sur de Florida y los cayos".

Los meteorólogos pronostican que el vórtice llegará a tierra el domingo cerca de los Cayos de Florida y que luego subirá junto a la costa del estado en el Golfo de México antes de entrar en el área de Tampa Bay, primer impacto directo en la zona en casi un siglo.

Se espera que el centro de Irma no pase por el área metropolitana de Miami, hogar de 6 millones de personas, donde durante días se pensaba que habría un impacto directo. Sin embargo, la zona será castigada por peligrosos vientos huracanados, dijo el vocero del NHC, Dennis Feltgen.

Esta mañana, los vientos externos de Irma llegaron al sur de Florida, donde muchos residentes se apresuraban a evacuar la zona. Los vientos estaban llegando a áreas como Cayo Vizcaíno y Coral Gables. Se espera que Irma gane fuerza al acercarse a Florida.

En una de las mayores evacuaciones ordenadas en la historia de Estados Unidos, unos 6,5 millones de personas (más de la cuarta parte de la población del estado) recibieron instrucciones de abandonar sus residencias. Y otras 540.000 deberán dejar la costa de Georgia. Las autoridades abrieron centenares de albergues para personas que no querían irse del área. Hoteles tan lejos de la zona como en Atlanta se llenaron de refugiados.

El pedido del gobernador de Florida

El gobernador de Florida, Rick Scott, volvió a llamar a los residentes de las zonas de evacuación en el suroeste del estado a que partan antes del mediodía, a medida que el huracán Irma tuerce rumbo hacia el oeste.

La tormenta "será más rápida que ustedes", dijo, y agregó que la marejada de entre 2 y 4 metros "cubrirá sus casas".

"Si se encuentran en una zona de evacuación, no sobrevivirán a las olas", alertó. "Es una tormenta catastrófica. Nunca hemos visto algo así, es más grande que nuestro estado", agregó.

Los meteorólogos ajustaron el rumbo potencial de la tormenta más hacia la costa occidental de Florida, lejos del área de Miami, lo que significa "una tormenta menos costosa, menos mortífera", dijo Brian McNoldy, de la Universidad de Florida.

No obstante, los meteorólogos advirtieron que los vientos con fuerza de huracán tienen una fuerza tal que pudieran alcanzar de costa a costa, probando la efectividad de los códigos de construcción adoptados en la última década.

Las evacuaciones estaban afectadas por escasez de combustible y los embotellamientos de de tráfico, que tornaban viajes simples en odiseas. Partes de las carreteras interestatales 75 y 95 estaban atestadas, al tiempo que había muy pocos coches en los carriles hacia el sur.

En el condado Palm Beach, en la costa del Atlántico, las calles estaban casi desiertas hoy, cuando llegaron las primeras lluvias asociados con la tormenta. Las estaciones de servicios se quedaron sin combustible y apenas unos pocos restaurantes de comida rápida estaban abiertos.

En agosto de 1992, el huracán Andrew, una tormenta de Categoría 5, azotó el área de Miami con vientos de hasta 265 kilómetros por hora que destruyeron o dañaron más de 125.000 viviendas. Casi todas las casas remolque en su sendero fueron arrasadas. La tormenta dejó al menos 40 muertos y pérdidas de 26.000 millones de dólares.

Agencias AP y AFP

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas