Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La renuncia del vicepresidente abre una crisis en Uruguay

Raúl Sendic se alejó del cargo por la investigación de uso indebido de fondos de la petrolera estatal; la esposa de Mujica podría asumir en su reemplazo

Domingo 10 de septiembre de 2017
SEGUIR
Corresponsal en Uruguay
0

MONTEVIDEO. - Aunque la mayoría del Frente Amplio (FA) creía que no era bueno que el vicepresidente de Uruguay concurriera ayer al plenario que lo juzgaría por violaciones a la ética en el manejo de dineros públicos, Raúl Sendic igual se presentó. Pero en lugar de hacer la defensa que había anunciado, como último recurso para evitar un castigo, puso la cabeza en la guillotina política. "Vengo a renunciar a la vicepresidencia", anunció, y abrió así una crisis política en el gobierno de Tabaré Vázquez.

Sendic, en un foro económico en Rusia, en junio pasado
Sendic, en un foro económico en Rusia, en junio pasado. Foto: Sharifulin Valery

El mandatario uruguayo se libró de un vicepresidente que ya lo fastidiaba, mientras José Mujica (antecesor de Tabaré) masticaba bronca por no haber podido impedir la caída de su ahijado político.

La vicepresidencia podría ser ocupada por la senadora Lucía Topolansky, mujer de Mujica, que indicó que "asumirá" lo que le pida su partido.

Cuando Sendic llegó al plenario del FA, la dirigencia del partido de gobierno consideraba propuestas de sanción. Desde pedirle que devolviera el dinero de compras personales que había hecho cuando en el gobierno de Mujica presidió la empresa petrolera estatal Ancap, hasta suspenderlo del cargo de presidente de la Agrupación Nacional de Gobierno y prohibirle que en 2019 se presente como candidato común del FA.

El anuncio cayó como un balde de agua helada al plenario de la coalición de izquierda que gobierna el país desde 2005.

La renuncia quitó presión al máximo órgano de conducción política del FA, que no llegaba a los tres quintos de votos para una sanción de consenso. Mujica y la franja más veterana del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) se negaba a sancionarlo.

El MLN-T había sido fundado como guerrilla revolucionaria en los años 70 por el padre de Sendic.

Mujica minimizó los hechos al explicar que los desvíos eran por poco monto. Pero el Tribunal de Conducta Política frentista, que había concluido que "no quedaban dudas de un modo de proceder inaceptable de Sendic en la utilización de dineros públicos", también se había referido al monto de las compras personales con la tarjeta de crédito de Ancap.

"Desde el punto de vista ético, la cuantía de una malversación y el grado de enriquecimiento tienen importancia sólo relativa", señaló el tribunal. Y había subrayado que "un enriquecimiento indebido de monto poco importante es también una violación de principios que deben considerarse fundamentales".

Luego de analizar los estados de cuenta de las tarjetas de Sendic en aquel tiempo, sostuvo que eso "compromete su responsabilidad ética y política con incumplimiento reiterado de normas de control".

Pero la caída del vicepresidente, que ahora deberá ser debatida y votada por la Asamblea General de los 30 senadores y los 99 diputados, no fue por el uso de dinero público para compras personales, sino por una acumulación de irregularidades, las que lo han dejado al borde de un procesamiento penal antes de fin de año.

Nada de ello se produjo en el actual gobierno, sino que ocurrió en la presidencia de Mujica (2010-2015), que dejó varias investigaciones por irregularidades y síntomas de corrupción, que se procesan en distintos juzgados.

El caso por el que Sendic quedó en el ojo del huracán se produjo cuando era presidente de Ancap, donde generó un plan de expansión que derivó en obras que costaron varias veces lo presupuestado, con fallas en controles y con operaciones de publicidad que tenían vínculos con la campaña electoral, según las denuncias.

Uno de los casos que está en esa investigación fue la fiesta para inaugurar una planta a la que invitó a la entonces presidenta argentina, Cristina Kirchner. Entre decenas de episodios que figuran en el expediente, está el uso del avión de la empresa estatal para traer y llevar al entonces ministro de Economía argentino Axel Kicillof a un acto de promoción de la campaña del grupo de Sendic.

Tabaré transmitió preocupación por la herencia de Mujica y ordenó remover a directores y gerentes de ese ente.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas