Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Movilizada como nunca, Florida se enfrenta a la furia de Irma

Los cayos y la costa sudeste ya sufrían por los fuertes vientos; el gobernador exhortó a la población a evacuar

Domingo 10 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON.- Irma, una de las tormentas más devastadoras jamás registradas en el Atlántico, golpeó ayer a Cuba y empezó a azotar con fuertes vientos los cayos de Florida, un estado movilizado como nunca antes para enfrentar la furia de un huracán. Más de 6,5 millones de personas ya habían recibido órdenes de evacuación, en un éxodo histórico.

En Estero, en el lado oeste de Florida, cientos de personas esperaban ayer para ingresar a un refugio
En Estero, en el lado oeste de Florida, cientos de personas esperaban ayer para ingresar a un refugio. Foto: AFP

"La tormenta está acá", anunció ayer el gobernador de Florida, Rick Scott. "Si recibieron órdenes de evacuar tienen que irse ahora. No esta noche, no en una hora. Ahora", urgió, por enésima vez.

Irma dejó una estela de destrucción a su paso por el Caribe, tras arrasar las islas Saint-Martin y Barbuda.

Irma se debilitó ayer luego de pasar por Cuba, al recorrer la zona norte de la isla de Este a Oeste en su devastadora trayectoria hacia las costas de Estados Unidos. Pero el último pronóstico oficial indicaba que la tormenta volvería a cobrar fuerza al acercarse a Florida hasta volver a ser un huracán de categoría 4, con vientos de más de 200 km/h y una subida del mar que podría ser letal.

"Eso es devastador y cubrirá sus casas", dijo Scott. "No piensen que la tormenta terminó cuando el viento se calme. La oleada por la tormenta entrará y podría matarlos", advirtió, al pronosticar inundaciones de 1,8 a 3,6 metros.

Miami y los cayos estaban ayer preparados para lo peor. La ciudad amaneció con sus palmeras torcidas, azotadas por fuertes vientos, lluvias y una marejada que anunciaban el arribo de Irma. Miami Beach estaba desierta, como si se tratara de un pueblo fantasma, según imágenes aéreas tomadas con un dron. Key Biscayne, una de las islas más icónicas del estado, cerró unas horas después del mediodía, y sus autoridades impusieron un toque de queda desde las 19 (hora local).

Para alivio de Miami, en medio de todos los preparativos, Irma hizo un giro hacia el Oeste y sembró tranquilidad en unos y ansiedad en otros. Ese movimiento anunciado por los meteorólogos, que acercaba al ojo del huracán a la costa del Golfo de México, corrió la angustia de Miami a Tampa.

Los meteorólogos pronostican que el vórtice del huracán llegaría a tierra esta madrugada. Pegaría en los cayos de Florida, la costa sudoeste, y luego subiría junto a la costa del estado, más cerca del Golfo de México. La consecuencia: Tampa, centro de un conglomerado urbano donde viven unos tres millones de personas, podría recibir su primer golpe directo de un huracán en casi un siglo. El último fue en 1921.

"Durante cinco días nos dijeron que iba a estar en la costa este, y luego 24 horas antes de que llegue, ahora se nos dice que está llegando a la costa oeste", se quejó Jeff Beerbohm, un empresario de 52 años que vive en San Petersburgo, una ciudad vecina a Tampa. "Como siempre, al meteorólogo no sé por qué se le paga", continuó.

Éxodo

Sea cual sea su trayecto final, Irma ya provocó el mayor éxodo climático en la historia de Estados Unidos: las autoridades ordenaron a más de 6,5 millones de personas dejar sus casas. Además de los millones de familias que fueron urgidas a abandonar los cayos y las costas en Florida, unas 540.000 personas más tenían órdenes de moverse lejos del agua en Georgia, y otras 40.000 en Carolina del Sur, ya que el trayecto original del huracán indicaba que Irma podía llegar allí mañana.

En Florida, unas 75.000 personas habían buscado refugio en albergues, centros comunitarios, escuelas e iglesias.

William Long, jefe de la Agencia Federal de Administración de Emergencias (FEMA, según sus siglas en inglés), justificó la masiva evacuación en los pronósticos de una fuerte marejada que podría levantar las aguas del océano más de cuatro metros.

"El objetivo es salir de una zona de oleaje de tormenta, es decir, una marejada provocada por el viento, una oleada de inundaciones de aguas que vienen a tierra por una tormenta costera. Ése es el peligro más devastador asociado con los huracanes", indicó Long.

Katrina, el huracán más devastador en la historia de Estados Unidos, que les costó la vida a casi 2000 personas, provocó la mayor marejada jamás registrada en las costas del país, con oleadas que sobrepasaron los ocho metros.

Aun después de todas las advertencias, había quienes intentaban tomarse el andar de Irma con liviandad. Javier Narváez se tomó una foto ayer con sus pies en el agua en las playas de Miami Beach, con un cartel: "¡Enjoy your life, carajo!".

Unas horas antes, a unos cientos de kilómetros al Sur, en la zona este de Cuba, una mujer describía el desolador paisaje de árboles y postes eléctricos derribados, así como numerosos techos volando. "Aquí todo es terrible", dijo Gisela Fernández, una enfermera de 42 años que vive en Chaparra, un poblado en la provincia oriental de Las Tunas. Irma había azotado la isla con vientos sostenidos de más de 200 km/h.

El huracán tocó tierra en Cuba anteanoche, con oleadas de hasta seis metros y ráfagas de viento de más de 250 km/h. La costa norte fue la más golpeada. La infraestructura turística, principal fuente de ingresos del país, sufrió serios daños, que aún no podían ser cuantificados. El terraplén que une a la isla de Cuba con los Cayos del Rey quedó destruido.

Irma no dejó muertos en Cuba, pero su paso por el Caribe les costó la vida por lo menos a 25 personas. A sus espaldas, José, otro huracán categoría 4, amenazaba las islas caribeñas, cuando apenas comenzaban a recuperarse.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas