Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Copa del mundo de snowboard: cómo se distienden los corredores en su tiempo libre

El contexto invita a un ambiente tenso ya que este domingo será la última fecha de competencia, pero los atletas le escapan a la presión: se divierten y distraen sus mentes en el hotel acompañados por otros participantes

Domingo 10 de septiembre de 2017 • 10:00
SEGUIR
LA NACION
0
Los corredores en plena competencia en el Cerro Catedral
Los corredores en plena competencia en el Cerro Catedral. Foto: Instagram oficial: FASAteam

BARILOCHE.- Se respira buena onda y camaradería. Solos o en equipos, el ambiente en la villa donde se alojan los corredores es envidiable. Porque dentro de la pista son rivales, buscan ganar la posición en la curva y salir victoriosos. Pero fuera de la pista todo es amabilidad y compañerismo.

El Cerro Catedral en Bariloche fue invitado por la FIS a ser la sede apertura de esta temporada y junto con FASA (Federación Argentina de Ski y Andinismo) se trabajó de manera ardua en la organización para ser los anfitriones de una doble fecha de Copa del Mundo de snowboard cross por primera vez en la historia.

En este contexto se diseñó que todos los corredores, de todas las nacionalidades, convivan en el mismo hotel. Algo que a ellos les gusta y lo agradecen, ya que en la mayoría de las series cada delegación se hospeda en diversos hoteles quitándoles la oportunidad de conversar y entablar vínculos. "Los españoles siempre tienen una pelota y armamos el "loco" para distendernos", dice Omar Visintin atleta italiano y agrega: "Con lo franceses y los argentinos también se ha generado una linda química". "Nosotros preferimos las cartas, con nuestro equipo armamos largas tandas de juegos para relajar la mente", cuenta Alessandro Hemmerle corredor de Austria. Y añade: "También aprovechamos el día libre para salir a conocer el centro y comer asado".

Lo que sucede es que son 110 atletas viviendo en el mismo hotel. Hombres y mujeres. La elite de la disciplina del snowboard cross aglomerada en un mismo lugar. Y donde todo podría parecer tenso y enemistado, sucede todo lo contrario. Los pasillos se inundan de partidas de cartas, charlas y sesiones de elongación. Vestidos de ojotas y pantalones cortos -cuando al aire libre la temperatura ronda los 3°C- los atletas se pasean y esparcen su buenas vibras. Australianos con canadienses. Franceses con españoles. Suben y bajan por las escaleras repartiendo soltura.

"Tenemos buena onda con los españoles porque nuestros entrenadores son amigos, solemos entrenar juntos y por eso cuando tenemos la suerte de alojarnos en el mismo lugar lo disfrutamos", añade Fabio Cordi, del equipo de Italia.

Pero esta soltura en su andar, en su hablar, en su hacer no quita de su eje su objetivo. Son atletas profesionales que siguen rutinas estrictas en pos de conseguir sus resultados. Tuvieron una gran preparación previa y durante el torneo ultiman detalles. Si es día de competencia, partirán hacia el cerro a correr enfocados y a fondo "porque si no lo haces a fondo, para qué vienes", explica Regino Hernández. Se verán las caras en la pista, correrán su mejor tiempo y luego regresarán. Nada de disfrute en el centro de ski.

Una vez de regreso cumplirán con su otra rutina relajante. Pileta. Masajes. Yoga. Elongación. Para luego sí dedicarse a disfrutar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas