Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fuerte cruce entre Garavano y el titular de la Unidad AMIA

Cimadevilla acusó al ministro de retacear fondos para el trabajo del organismo

Domingo 10 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Un duelo se desarrolla por estas horas en la cúspide del Ministerio de Justicia. De un lado, el ministro Germán Garavano y sus principales asesores; del otro, el titular de la Unidad Especial AMIA, a cargo del radical Mario Cimadevilla. El enfrentamiento es total.

Cimadevilla acusó a Garavano de retacear fondos para la compra de una tecnología nueva e inteligente que acumularía y procesaría todas las fojas de la causa central del atentado a la AMIA, más todas las que corresponden a las causas adyacentes. Pero en el entorno del ministro rechazaron el cuestionamiento y aseguraron que el pliego que presentó no es claro y que el ex senador por la UCR nunca respondió las objeciones que se le hicieron.

"Si Garavano firmaba lo que presentó Cimadevilla como lo mandó seguramente terminaba con una causa judicial en contra. El pliego lo presentó el 6 de junio último y se le respondió el 25 de julio. A partir de ahí no hizo nada más", advirtieron fuentes del área de Justicia.

El cruce de reproches subió de temperatura en los últimos días. "Para llegar a la verdad hay que trabajar y Cimadevilla está en Buenos Aires de martes a jueves", dijo a LA NACION Esteban Conte Grand, ex jefe de Gabinete de Garavano, que en la actualidad sigue colaborando como asesor externo.

En su planteo, el ex senador radical se quejó porque, según dijo, no se tendrían que "usar los procedimientos administrativos del Estado para una cuestión judicial tan sensible".

Cerca de Garavano fueron tajantes ante ese argumento: "La burocracia lo traba porque es un vago. Lo único que le interesó desde el principio es que se le pague el desarraigo y los viáticos. Siempre dimos toda la gente que pidió. Y pataleó por la oficina que le tocó y le alquilamos un piso con galería y parrilla".

En la unidad que conduce Cimadevilla no perciben enojo por parte del Gobierno, aunque sí hay cierto resquemor por la demora en la autorización para ejecutar los fondos. "Nadie me expresó malestar. Nosotros, en un año, hemos avanzado más de lo que se hizo en los últimos veinte", se defendió el funcionario en diálogo con LA NACION, y enumeró una lista de actividades que desarrolló la secretaría en los últimos meses, como la digitalización de documentos de la investigación que sólo estaban en soporte papel.

Causa "mal investigada"

Los fondos que pide la unidad de investigación son, según Cimadevilla, indispensables para poner orden en una causa "mal investigada". Se trata de la incorporación de una tecnología nueva e inteligente que acumularía todas las fojas de la causa central y las adyacentes. "Si no se usa esa tecnología es muy difícil leer más de 400.000 fojas", explica el funcionario.

Hoy, explicaron los equipos técnicos del sector, no hay un sistema de acopio de información de las causas que sea de buena calidad. El que se quiere adquirir, afirman, podría "clarificar cuestiones, ratificar hipótesis e, incluso, dar lugar a la creación de teorías nuevas".

La unidad hizo el pedido a la cartera que conduce Garavano en diciembre de 2016 -una versión desmentida cerca del ministro-, luego de buscar opciones en Europa, donde se tuvo el asesoramiento de equipos de investigación de La Haya. En ese momento, el costo ascendía a US$ 500.000.

Al principio se planteó la necesidad de hacer una compra directa, pero se terminó optando por convocar a una licitación. A partir de ahí, todo fueron demoras. Según explican en la unidad, tras el pedido, Justicia hizo un convenio con el Ministerio de Modernización, que sumó más pedidos ligados a la solicitud original, lo que duplicó el costo inicial y lo llevó a un millón de dólares.

En el Ministerio de Justicia también desmintieron ese número. Según pliego que presentó Cimadevilla el 6 de junio, al que obtuvo acceso LA NACION, el pedido alcanzaba la suma de 1.900.000 dólares.

Para el funcionario es indispensable que se autoricen los fondos. Es que, según él, si se avanza sustancialmente con esa tecnología, como se supone que ocurriría, y si se logran realizar los juicios en ausencia -un proceso que Cimadevilla apoya-, la unidad habría cumplido su objetivo. "Se terminaría el rol de esta secretaría", subrayó el radical.

Pero antes de llegar a esa etapa, para él se debe resolver un tema de fondo: quiénes están a cargo de la investigación. "La Justicia investiga mal, sobre todo cuando las causas son complejas e involucran al poder", sentenció.

El futuro de Cimadevilla al frente de la Unidad quedó en suspenso. "Lo sostienen el radicalismo y Lilita [por la diputada Elisa Carrió], pero adentro de Justicia no lo quieren", describieron fuentes oficiales. Pese al enfrentamiento, por estas horas un grupo de funcionarios trabajan para lograr un acercamiento. "Quizá se vean en la semana", anticiparon.

Mario Cimadevilla

Unidad especial AMIA

El ex senador radical está al frente de la unidad creada para que el Estado intervenga como querellante en las causas judiciales por encubrimiento del atentado a la AMIA. Reclama fondos para incorporar tecnología que permita facilitar el análisis de más de 400.000 fojas acumuladas. El costo, tras una evaluación del Ministerio de Modernización, asciende a un millón de dólares

Germán Garavano

Ministro de Justicia

En el Ministerio de Justicia afirman que el costo del pedido de Cimadevilla es de 1,9 millón de dólares, lo que consideran un gasto desmedido. Y cerca del ministro revelan que el titular de la Unidad Especial AMIA, oriundo de Chubut, trabaja en Buenos Aires de martes a jueves, y que al asumir al frente del organismo sólo mostró interés por el cobro de los suplementos que corresponden por desarraigo y viáticos

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas