Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Golpe al corazón: una historia de amor entre urgencias médicas

Sebastián Estevanez y Eleonora Wexler protagonizan la telenovela que esta noche estrenará Telefé

Lunes 11 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El "Toro" Farías y la Dra. Marcela Ríos atienden un parto de urgencia
El "Toro" Farías y la Dra. Marcela Ríos atienden un parto de urgencia. Foto: Fernando Massorio

San Isidro, cerca del hipódromo, más o menos tres cuadras hacia el Norte. Una plaza pequeña en una zona de chalets no demasiado lujosos. Es media mañana, pero el barrio está desierto. En el lugar se ven tres ambulancias estacionadas. Hay un silencio de voces y motores como en un pueblo chico a la hora de la siesta. Sobresale, eso sí, el barullo que hacen sobre un eucalipto solitario unas cotorras que gritan como monos aterrorizados. Saltan y se arremolinan sobre los troncos desnudos del árbol, en una suerte de pogo interminable. Abajo, sobre un jirón de pasto, hay un bebe tirado chorreando líquido amniótico. Junto a él, un cuello ortopédico, un par de botellas de alcohol, gasas, un frasco de Merthiolate y un guión de telenovelas. Desde un tráiler estacionado a una cuadra se acercan caminando Eleonora Wexler y Sebastián Estevanez . Ella, vestida con una chaqueta blanca con florcitas de colores en la martingala y también en el bolsillo del frente. Él, con un mameluco azul de enfermero y una campera.

cerrar

La rutina de las grabaciones de exteriores de Golpe al corazón , la telenovela que desde hoy emite Telefé, de lunes a viernes, a las 22.15, los trae hasta este lugar de zona norte un par de veces a la semana. A ellos, al equipo técnico y a otros integrantes del elenco. "Es un barrio muy tranquilo y, como ves, a esta hora es ideal para trabajar sin interrupciones. Salvo por las amigas litoraleñas que les complican las cosas a los compañeros", dice risueño un asistente señalando con la cabeza a las cotorras chillonas.

El ángulo con el que el director sitúe la cámara hará que en pantalla no se note que la locación de las escenas es la misma en distintas circunstancias. Como tampoco se notará que el bebe al que nos referimos antes es un muñeco de goma. Ni que el líquido amniótico que parece cubrirlo es Plasticola blanca coagulada. Menos, que de las tres ambulancias que hay en el lugar sólo una es de verdad. Las otras son móviles de televisión ploteados con el logo de la ficticia Clínica Del Plata en la que ocurre la historia que cuenta la telenovela. Un cuidado que se tomaron por si alguna de las combis se cuela en el fondo de algún cuadro.

Wexler y Estevanez son los protagonistas de la historia de amor. Él es el "Toro" Farías, un ex boxeador al que se le murió la esposa en un accidente de tránsito mientras iba a verlo pelear. La ambulancia que debía socorrerla tardó demasiado. Wexler es Marcela Ríos, una médica que en su época de estudiante sufrió un intento de abuso. Los golpes que le dieron durante el ataque hicieron que perdiera la vista. Ese hecho tuvo lugar el día en que moría la esposa de Farías. Sus córneas permitieron que la futura médica recobrara la visión. Él, desde aquella fatídica fecha, no quiso volver a subirse a un ring y se convirtió en enfermero y chofer de ambulancia. Ahora que trabajan juntos, ninguno de los dos sabe la cantidad de vínculos que los unen gracias a la imaginación de quienes escriben la telenovela.

Los dos protagonistas se acercan a la ambulancia verdadera. En su interior van a ensayar una escena en la que tienen que atender un parto de urgencia. "El ambiente de los hospitales y cómo trabajan los médicos y enfermeros lo conozco bien. Hace unos 20 años, por un accidente de auto, estuve 18 días en coma, en terapia intensiva. Ahí vi de cerca cómo es ese mundo", comenta Estevanez. "¿No habrá sido el «túnel de luz» lo que viste de cerca mientras estabas en coma?", le pregunta Wexler risueña y guiñando un ojo con picardía. Se ríen los dos.

Estevanez: -¡No! ¡No digo mientras estaba en coma! Después. Estuve como tres meses internado para recuperarme.

Wexler: -Ya sé, es un chiste. Todos recibimos unas charlas especiales e hicimos unas jornadas de práctica para hacer bien estos papeles. Los de ER y los de Grey's Anatomy parecen unos improvisados al lado nuestro (sonríe).

En la ambulancia, además de repasar la letra y las acciones, se concentran en una cuestión que no pueden descuidar: las medidas higiénicas que respetan los profesionales de la salud al atender a un paciente. Mauro Scandolari, el director de exteriores, los hace ensayar ese protocolo como si fueran médicos de frontera que van a socorrer a pacientes con ébola. Wexler está por usar una gasa que sacó del bolsillo y Scandolari detiene el ensayo. Deben volver todo atrás y ella tendrá que sacar de una alacena un sobrecito estéril que abrirá en el momento. Después de eso no hay más contratiempos con los protocolos de esterilidad hasta el final de la escena, cuando por la vereda pasa un paseador de perros del barrio. Un galgo se suelta de la jauría, salta a la cabina de la ambulancia y se le cuelga al cuello a Estevanez como uno de sus fans más efusivos. "¡Flaco, nos vas a arruinar! ¡Contaminaste todo!", dice el actor mientras abraza a su inesperado amigo. "No, pibe, así no. Al menos tenés que saber la letra", dice un técnico. "Andá, andá, que yo ahora te consigo un autógrafo y cuando haya casting de perros te aviso", le dice al animal mientras le palmea el lomo para que se baje.

Sebastián Estevanéz y Eleonora Wexler ensayarán un parto de urgencia en una ambulancia. Foto: LA NACION / Fernando Massobrio
El repaso de las medidas de higiene que mantienen los médicos y enfermeros en la realidad son un paso ineludible en los ensayos. Foto: LA NACION / Fernando Massobrio
Estevanéz y Wexler mantienen el buen humor durante toda la jornada de grabación. Foto: LA NACION / Fernando Massobrio
Una lona negra cubre la ambulancia para ajustar la luz en las escenas en el interior del vehículo. Foto: LA NACION / Fernando Massobrio
Las cámaras portátiles son las que registran todos los detalles en las escenas de urgencia. Foto: LA NACION / Fernando Massobrio
La utilería se luce con los trucos que simulan ambientes de trauma. Foto: LA NACION / Fernando Massobrio
El personaje de Wexler atiende a la paciente mientras el de Estevanéz llama a la obra social . Foto: LA NACION / Fernando Massobrio
La urgencia obliga al camillero al que interpreta a Estevanez a ir a buscar ayuda. Foto: LA NACION / Fernando Massobrio

Después de eso tendrán que grabar la escena. Un grupo de técnicos trae una enorme lona negra y empiezan a cubrir la mitad de la ambulancia con ella. Quedan solamente al descubierto el parabrisas y las ventanas del vehículo. El director se da cuenta de la cara de desconcierto que acaba de poner este cronista al ver el operativo y explica: "Es para balancear la luz. La cabina de la ambulancia es una mezcla de locación de exteriores e interiores -argumenta Scandolari-. Requiere un tratamiento particular de la iluminación. Además vamos grabar con cámaras portátiles desde afuera y tenemos que evitar reflejos".

Al rato vemos cómo un par de camarógrafos, con cámaras al hombro, registran desde el parabrisas y las ventanas lo que sucede dentro de la ambulancia. Wexler, Estevanez y una mujer que hace de parturienta simulan el alumbramiento de un bebe de goma embadurnado en Plasticola blanca. Afuera en el barrio ya pasó el mediodía. Hay amas de casa que vuelven con sus hijos de la escuela. Se van juntando en pequeños corrillos a la espera de que salga la pareja protagónica. Algunas les mandan fotos con el celular a sus conocidos de lo que está pasando cerca de su casa. La producción empieza a preparar las cosas para levantar la grabación e ir a trabajar a estudios. Por la tarde el barrio se puebla de voces y de coches. Eso sí, las cotorras no dejan de chillar en todo el día.

Figuras y personajes

La historia central de Golpe al corazón es la de el "Toro" Farías y la doctora Marcela Ríos, pero junto a Estevanéz y a Wexler que interpretan a estos personajes hay un elenco de grandes figuras cuyos personajes enriquecen la trama de la historia. Entre ellos esta Viviana Saccone que es Cata, una mujer atractiva que cuando era una adolescente de 16 años dio en adopción a su hijo. Ella es la madre de uno de los mejores amigos de Farías en la clínica. Otra figura interesante es Miguel Angel Rodríguez que interpreta a Pedro, un hombre sencillo, ex combatiente de la guerra de Malvinas que se convirtió en médico y viajó por el mundo con la Cruz Roja. En el elenco también está Georgina Barbarrosa, que interpreta a Graciela, una mujer viuda que es la madre del "Toro". Otro es Ramiro Blas que se pone en la piel de Javier Mansilla, médico cirujano hijo de uno de los fundadores de la clínica. Manuela Pal es Erika Martin, nieta de uno de los fundadores de la clínica amiga de los Mansilla y jefa administrativa del sanatorio. Desde siempre está enamorada de Javier Mansilla, a quien conoce de toda la vida. Para cerrar de manera incompleta una lista que rebosa de estrellas y caracteres interesantes, un personaje que aporta humor y sentimientos al relato: Marcelo De Bellis que es Guillermo, un tipo divertido, ambulanciero y camillero, como el "Toro" con quien está en los momentos divertidos, pero también cuando se necesita un apoyo emocional.


Golpe al corazón. Desde hoy, de lunes a viernes, a las 22,15, por Telefe.
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas