Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Desde Colombia, el papa Francisco volvió a pedir por Venezuela

Llamó a rechazar "todo tipo de violencia en la vida política" y reclamó una solución a la "grave crisis" que atraviesa

Domingo 10 de septiembre de 2017 • 18:57
SEGUIR
LA NACION
0
Desde Colombia, el papa Francisco reiteró su pedido por Venezuela
Desde Colombia, el papa Francisco reiteró su pedido por Venezuela. Foto: AFP

CARTAGENA.- A horas de concluir hoy su viaje de cuatro días a Colombia, el Papa lanzó hoy un fuerte llamado a Venezuela para que rechace "todo tipo de violencia en la vida política y se encuentre una solución a la grave crisis" que afecta al país.

"Desde este lugar, quiero asegurar mi oración por cada uno de los países de Latinoamérica y de manera especial por la vecina Venezuela", dijo Francisco, al final de la oración del Angelus que pronunció desde el atrio de la Iglesia de San Pedro Claver, en el centro histórico de esta bellísima ciudad colonial, patrimonio Mundial de la Unesco desde 1984.

"Expreso mi cercanía a cada uno de los hijos e hijas de esa amada nación, como también a los que han encontrado en esta tierra colombiana un lugar de acogida", agregó, aludiendo al millón de venezolanos que se han refugiado en Colombia en los últimos años, al agravarse cada vez más la situación económica, política y humanitaria, bajo el régimen del presidente Nicolás Maduro.

"Desde esta ciudad, sede de los derechos humanos, hago un llamamiento para que se rechace todo tipo de violencia en la vida política y se encuentre una solución a la grave crisis que se está viviendo y afecta a todos, especialmente a los más pobres y desfavorecidos de la sociedad", añadió.

Ya en el vuelo que lo trajo de Roma a Colombia, el miércoles último, el Papa, consciente de que la cuestión venezolana es un tema al rojo vivo, vista la oleada inmigratoria que amenaza con desestabilizar el país, había tocado el tema. En un breve saludo a los periodistas, al recordar que iba a sobrevolar el espacio aéreo venezolano, pidió "una oración para que pueda haber diálogo y para que el país encuentre una buena estabilidad". En un telegrama de salutación protocolar que, horas más tarde, envió al presidente Nicolás Maduro y al pueblo de Venezuela, auspició "que toda la nación pueda promover caminos de solidaridad, justicia y concordia". E invocó para el país "bendiciones de paz".

Venezuela es un país que preocupa inmensamente al Papa, que impulsó el año pasado un diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición, que terminó fracasando. El jueves pasado, en Bogotá, Francisco se reunió brevemente con dos cardenales y tres obispos venezolanos -que consideran una "dictadura" el régimen del sucesor de Chávez-, que volvieron a pedirle ayuda.

En Cartagena

Francisco llegó a Cartagena de Indias a las 10 de la mañana, después de un vuelo desde Bogotá, donde fue despedido por miles y miles de personas que salieron a saludar el paso de su papamóvil, hasta el aeropuerto. Recibido también aquí con miles de personas en las calles, música caribeña, danzas y pañuelitos blancos, el Papa fue directamente a unos de los barrios más pobres, alejado de las típicas zonas turísticas. Allí, en la Plaza de San Francisco, bendijo la primera piedra de una casa para los sin techo de una organización religosa llamada Talitha Kum, que ayuda a víctimas de prostitución y de trata. Luego, visitó la humilde casa de Lorenza, un señora afroamericana que todos los días ayuda a los más pobres, dándoles alimento y cariño. Hubo entonces júbilo y gran emoción en el barrio. Francisco, pese a los 30 grados y la humedad, como siempre saludóa todos, especialmente a niños y enfermos.

Luego se desplazó en papamóvil, en medio de un clima de euforia caribeña, a la Iglesia y al monasterio de San Pedro Claver, una de la joyas arquitectónicas más representativas de la parte colonial de esta ciudad, donde rindió homenaje a este sacerdote jesuita español (1581-1654), pionero de los derechos humanos. Antes de venerar sus reliquias, Francisco recordó, en el Angelus, que desde hace 32 años Cartagena de Indias es en Colombia sede de los Derechos Humanos. Si bien en el siglo XVII Cartagena fue el principal mercado de esclavos del Nuevo Mundo, desde aquí figuras como San Pedro Claver y otros jesuitas comenzaron a luchar contra esta injusticia.

El Papa evocó que San Pedro Claver se hizo llamar el «esclavo de los negros para siempre». "Él esperaba las naves que llegaban desde África al principal mercado de esclavos del Nuevo Mundo. Muchas veces los atendía solamente con gestos evangelizadores, por la imposibilidad de comunicarse, por la diversidad de los idiomas. Sin embargo, Pedro Claver sabía que el lenguaje de la caridad y de la misericordia era comprendido por todos", dijo. "Cuando sentía repugnancia hacia ellos, besaba sus llagas. Austero y caritativo hasta el heroísmo, después de haber confortado la soledad de centenares de miles de personas, transcurrió los últimos cuatro años de su vida enfermo y en su celda, en un espantoso estado de abandono. Efectivamente, san Pedro Claver ha testimoniado en modo formidable la responsabilidad y el interés que cada uno de nosotros debe tener por sus hermanos. Este santo fue, por lo demás, acusado injustamente de ser indiscreto por su celo y debió enfrentar duras críticas y una pertinaz oposición por parte de quienes temían que su ministerio socavase el lucrativo comercio de los esclavos", recordó.

Lamentó, finalmente, "que todavía hoy, en Colombia y en el mundo, millones de personas son vendidas como esclavos, o bien mendigan un poco de humanidad, un momento de ternura, se hacen a la mar o emprenden el camino porque lo han perdido todo, empezando por su dignidad y por sus propios derechos". Y pidió "trabajar por la dignidad de todos nuestros hermanos, en especial por los pobres y descartados de la sociedad, por aquellos que son abandonados, por los emigrantes, por los que sufren la violencia y la trata". "Todos ellos tienen su dignidad y son imagen viva de Dios", aseguró, en medio de aplausos.

Esta noche, después de celebarar una misa multitudinaria en la zona portuaria de esta ciudad, también llamada "la heróica" por su coraje hace 200 años al defender su independencia de los españoles, Francisco partirá de regreso a Roma.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas