Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En 30 horas llovió más que la media histórica de todo el mes

Quilmes sufrió serios anegamientos; hubo daños en La Plata

Lunes 11 de septiembre de 2017
0

Terminó un fin de semana a pura lluvia. En apenas 30 horas, entre las 9 del sábado y las 15 de ayer, cayeron más precipitaciones que las que suelen registrarse en todo septiembre. Mientras el pluviómetro del Observatorio Central de Villa Ortúzar marcó 101 milímetros en ese lapso, el de la estación de medición del Aeroparque sumó 80 milímetros. En ambos casos, por encima de los 72 milímetros que, en promedio, se acumulan durante todo septiembre, según las estadísticas del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Pese a las abundantes lluvias, el impacto fue escaso en las calles porteñas. Fuentes del área de emergencias detallaron que sólo se recibieron denuncias por cuatro semáforos fuera de servicio, un árbol caído sobre un automóvil y un árbol a punto de caer. En tanto, el Instituto de Rehabilitación que funciona en Echeverría al 900, en el barrio de Belgrano, sufrió la inundación de un subsuelo; bomberos, Defensa Civil y la Guardia de Auxilio trabajaron para desagotarlo.

Hoy, según el pronóstico del SMN, las condiciones del tiempo empezarían a mejorar a partir del mediodía.

En la provincia

Las intensas precipitaciones afectaron más al municipio bonaerense de Quilmes y a la ciudad de La Plata. Según informó la agencia Télam, hubo anegamiento de calles y caída de postes de alumbrado público en varios barrios de la capital provincial y en el distrito del sur del conurbano.

En La Plata, además, el barrio La Loma, el centro, algunos puntos de Tolosa y de Ringuelet sufrieron interrupciones en el servicio eléctrico.

En Bernal, Quilmes Oeste y el barrio quilmeño Sola se anegaron las calles, hubo caída de árboles y de postes de luz por la crecida del arroyo Las Piedras, señalaron a Télam fuentes de Defensa Civil. E indicaron que la intendencia puso a disposición botes gomones para asistir a los vecinos.

En el barrio La Matera, uno de los más humildes de San Francisco Solano, la desesperación era total por el desborde de los arroyos San Francisco y Las Piedras; la inundación alcanzó calles y viviendas. "Es imposible entrar o salir. Estamos totalmente aislados", se quejaron algunas familias ante LA NACION. El asentamiento reclama desde hace años mejoras y limpieza en los arroyos para favorecer el escurrimiento.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas