Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Vulnerable y mal preparada, Tampa espera el milagro para eludir a Irma

Lunes 11 de septiembre de 2017
0

TAMPA, Florida (AFP).- Con sus inmensas playas de arena blanca, lujosos hoteles y millones de habitantes alrededor, la bahía de Tampa, en la costa oeste de Florida, es considerada una de las áreas más vulnerables de Estados Unidos frente a ciclones devastadores como Irma.

El último gran huracán que golpeó las ciudades costeras de San Petersburgo, Clearwater y Tampa data de 1921. Los habitantes atribuyen el largo período de tranquilidad a una antigua bendición indígena que otorgó poderes mágicos a los granos de arena de Siesta Key, clasificada como la playa más hermosa de Estados Unidos.

Pero el encantamiento parece haberse roto con Irma. Según un estudio de la compañía Karen Clark y Co., la bahía de Tampa es el área más vulnerable del país frente a un huracán, y los daños podrían alcanzar los 175.000 millones de dólares.

La primera causa es geográfica. En la costa oeste de la península de Florida, San Petersburgo sobresale como una península en sí misma que desemboca en el golfo de México. Tampa se ubica en el brazo de esa minipenínsula.

"Una fuerte tempestad que se mueva en la dirección correcta va a arrastrar a una enorme masa de agua, que se quedará atrapada en la bahía e inundará grandes áreas de Tampa y San Petersburgo", precisó el estudio de 2015.

Otro factor es topográfico. Las olas empujadas por el huracán se descargan en una costa baja y ubicada sobre una plataforma continental plana. Tampa podría ser golpeada por una marea de tormenta, el fenómeno más mortal de un huracán, como ocurrió en Nueva Orleans con Katrina.

La densidad de población también aumenta el riesgo. En 1921, cuando un huracán golpeó Tampa, la región tenía 10.000 habitantes. Hoy alberga a tres millones.

En los últimos años se construyeron edificios, hoteles e incluso un hospital al borde de la bahía, a pesar del riesgo de que aumenten los niveles del mar. Un informe de CoreLogic estima que más de 450.000 casas se verían afectadas en caso de un gran huracán.

Muchos residentes fueron tomados por sorpresa cuando Irma cambió de dirección enfilando hacia la costa oeste de Florida, y no pudieron evacuar.

Para aquellos que pensaban "resguardarse durante el huracán", el alcalde Bob Buckhorn citó al ex boxeador Mike Tyson: "Todo el mundo tiene un plan hasta que te dan un puñetazo en la cara. Pues bien, estamos a punto de recibir un puñetazo en la cara".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas