Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Después de la tormenta

Lunes ventoso e inestable con mejoras por la tarde. Máxima de 17°C

Diego Angeli

SEGUIR
PARA LA NACION@Jopoangeli
Lunes 11 de septiembre de 2017 • 02:52
0

Pobre tormenta del fin de semana. Le puso garra, metió truenos y ráfagas. Mostró chaparrones potentes, algunos con verdaderas cortinas de agua. Pero los rioplatenses estaban mirando al monstruo del Caribe. Encima ver el huracán con lluvia y ráfagas de fondo dio un efecto de realidad aumentada. Así se va la tormenta porteña, que dejó todo en la cancha pero no pudo competir con Irma azotando las tierras sagradas del cacique Ricardo Fort. La mañana de hoy marca el final de los eventos del fin de semana pero todavía estamos expuestos a las últimas gotas.

Lunes: de la lluvia al viento

Comienza la semana con un gradual retiro de los nubarrones. Hasta media mañana estaremos expuestos a lluvias intermitentes, luego mejorando progresivamente con algunos tramos de sol por la tarde. Se estima un día muy ventoso con ráfagas fuertes, los 11°C de la mañana pueden sentirse muy fríos. No desestime el poder del chiflete y no pierda tiempo en peinarse. Es probable que todos salgan temprano con lluvias entrecortadas y vuelvan con el cielo más limpio, es un día ideal para olvidarse el paraguas en la oficina. Temperatura punta de 17°C, configurando un día de baja sensación térmica para todos aquellos que estén en la calle. Hacia la noche el cielo se limpia por completo y vuelven las estrellas a cuidar nuestros sueños

Martes: el sol sale para todos

Todo vuelve a la normalidad para mañana cuando el fuerte viento patagónico se transforme en un soplo leve y nos deje una mañana fresca pero sin baja percepción térmica. Cielos abiertos en la salida en una jornada ideal para secar la ropa con pleno sol y aire seco recorriendo la ciudad. La temperatura queda atada al viento fresco y no supera los 17°C. El martes puede llegar a ser el día más soleado de toda la semana. Al final de la tarde el viento rota al este y sostiene el mercurio en 14°C durante toda la noche.

Miércoles: la noche en duda

El miércoles arranca con una mañana fresca pero lejos de ser fría. La primera mitad del día tendrá generosos pasajes soleados, luego se estima el arribo masivo de aire húmedo y templado que cubrirá el cielo para dejarnos una tarde nublada e inestable, con el termómetro superando los 19°C. Hacia el final del día vuelve a entrar aire frío y alguna lluvia cortita no estaría fuera de libreto.

De luces y temblores

Las ciencias de la atmósfera todavía tienen varios campos donde está todo por descubrirse. Muchos eventos meteorológicos todavía presentan algún misterio sin resolver y el de hoy es uno de los más fascinantes. Hablaremos de las luces que a veces se ven en el cielo antes o durante un terremoto.

Conocidas como EQL (Earth Quake Lights) representan uno de los tantos desafíos de la naturaleza sin una respuesta sólida por parte de la ciencia. Y ese vacío es completado en algunas ocasiones por las teorías conspirativas, donde el HAARP aparece como responsable de desastres naturales previamente digitados por la siniestra mano illuminati. Tampoco falta el relleno místico de quienes ven en el firmamento algún mensaje encriptado de los dioses antes del desastre.

En cada evento severo se ven fogonazos por las explosiones que se producen en los transformadores y subestaciones del tendido eléctrico. La mayoría de los destellos tienen que ver con esto. Pero queda lugar para iridiscencias en cielos despejados o rayos desde superficie hasta las nubes siempre muy cerca los epicentros.

Entre las teorías más aceptadas se encuentra la contemplación de toda la energía liberada en un evento sísmico, parte de ella alcanzando la alta atmosfera, excitando gases, ionizando el cielo y produciendo algo parecido a una aurora. Parte de esa energía entregada como carga eléctrica o como plasma en el caso de los rayos que salen desde superficie. Al mismo tiempo que se ven las luces en el cielo se producen todo tipo de perturbaciones electromagnéticas en esa columna atmosférica.

A veces son solo segundos, otras duran media hora. En ocasiones se adelantan al sismo y otras veces aparecen después del temblor. Aunque todavía no hay consenso científico, hay un patrón definido entre luces en el cielo y el estrés tectónico.

¡Eso es todo amigos! ¡Nos vemos el Jueves!

@JopoAngeli

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas