Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Quiero trabajar de lo que me guste, no de lo que hay"

En la familia de Candela Ruiz, nadie terminó siquiera la primaria; ella está por terminar el secundario y quiere seguir la carrera de Contabilidad

Lunes 11 de septiembre de 2017 • 13:11
0

La abuela de Candela Ruiz nunca empezó la escuela. Sus padres llegaron hasta tercer grado. Ninguno en su familia pudo terminar la primaria. Muchos repitieron y luego abandonaron la idea de seguir estudiando. Ella tiene 15 años, es alumna de la Escuela Media N° 4 de Boulogne

y vive en una villa en Bajo Boulogne, en un barrio cercano a la Ceamse. Le gusta mucho estudiar y planea hacer la carrera de contabilidad.

Candela Ruiz está por recibirse y quiere seguir contabilidad
Candela Ruiz está por recibirse y quiere seguir contabilidad.

Muchas de sus amigas quedaron embarazadas y dejaron la escuela. Otros compañeros le decían que estudiar no tenía ningún sentido. Sin embargo, ella está convencida de que el estudio es el camino para salir adelante. "Hace cuatro años conocí a mi mejor amiga y ella también quiere estudiar contabilidad", relata.

"Mi mamá intentó volver a estudiar, pero como tengo una hermana que todavía es chica tuvo que dejar. De todos modos, dice que en algún momento va a terminar la primaria. A los 14 años, ella quedó embarazada y después empezó a juntar cartones con mi papá. Mientras, yo me quedaba con mi abuela. Ahora, mi papá consiguió un trabajo en Cliba y mi mamá es ama de casa y vende ropa", cuenta Candela.

La adolescente encontró en la Fundación Uniendo Caminos un espacio de apoyo escolar. La organización tiene el objetivo de crear y sostener una red de contención que integre la escuela, la familia y al joven, para que logren mantener la escolaridad y puedan completar el ciclo educativo primario y secundario.

Justamente su abuela es la persona que siempre le dice a Candela que es muy importante el estudio. Cada vez que aprueba una materia, la mamá se lo cuenta a todo el mundo. "Cuando estudio siento que puedo hacer algo de lo que mis papás estén orgullosos. Además, quiero trabajar de lo que me guste, no sólo de lo que hay", destaca.

Por otro lado, Candela cuenta que cuando le daban tarea tenía que arreglárselas sola. "Una vez un tío me ayudó con la tarea de matemática y me saqué un uno porque él tampoco sabía cómo resolverla. Ahora, cuando tengo dudas busco en Internet o pregunto en la fundación", resalta Candela.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas