Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Outlander: un primer episodio entre sangre,separaciones y lágrimas

En el comienzo de la tercera temporada de la ficción que emite Fox Premium Series los protagonistas del drama romántico están separados por dos siglos y en diferentes continentes

Martes 12 de septiembre de 2017 • 08:00
SEGUIR
LA NACION
0
Jamie en plena batalla
Jamie en plena batalla.

Los seguidores de esta serie que combina la fantasía, el drama de época y el romance saben que esta será la temporada más difícil para los personajes que aman. Como ya se vio en el final de la segunda Jamie (Sam Heughan) y Claire (Catriona Balfe) no pudieron torcer la historia para evitar que ocurriera la batalla de Culloden en la que los guerreros escoceses se enfrentaron al ejercito inglés con resultados trágicos para los Highlanders. Seguros que la muerte los esperaba al final de la contienda el matrimonio formado por el hombre del siglo 18 y la viajera del 20 deciden separarse, especialmente cuando se dan cuenta que Claire está embarazada.

Hasta aquí lo que sucedió antes. A partir de ahora siguen los sucesos de "The Battle Joined" , el dramático primer episodio de la tercera temporada contados con varios spoilers. Hecha la advertencia, allá vamos.

Una presencia onírica en el campo de batalla
Una presencia onírica en el campo de batalla.

El capítulo comienza en el campo de batalla. Terminado el enfrentamiento, los cuerpos de los escoceses, muchos heridos, la mayoría muertos, son revisados por los soldados ingleses y entre los caídos está Jamie aparentemente moribundo y cubierto por otro que, fallecido, lo resguarda de las bayonetas. Enseguida vemos que quien cubre al protagonista es su enemigo mortal Jack Randall (Tobias Menzies) y que con lo que le queda de fuerzas Jamie recuerda los detalles de la cruenta batalla que su bando ya había perdido antes de comenzada. Aun así, el relato se toma el tiempo para mostrar el último enfrentamiento entre Randall y Jamie, la pelea cuerpo a cuerpo que resulta en la muerte del primero y en heridas graves para el otro. Entre el agotamiento, el dolor y la desesperanza, el protagonista alucina a su adorada Claire en medio del campo de batalla aunque en realidad se trata de unos de sus hombres que llega para llevarlo a un refugio junto al resto de los heridos.

Claire y Frank en su nueva casa en Boston
Claire y Frank en su nueva casa en Boston.

Del lado de Claire, en el siglo 20, ella y su marido Frank se mudan a Boston dónde él empezará a trabajar como profesor en Harvard y ella armará su casa a la espera del bebé. Enfrentada con los límites que los años de posguerra imponen en las mujeres que, como Claire, participaron del esfuerzo bélico ella se muestra inquieta y poco satisfecha con su vida como ama de casa y aunque Frank parece ser el único hombre de mente abierta en todo Boston, la relación entre ellos no vuelve a ser lo que era antes de la desaparición en Escocia.

En el siglo 18 las cosas no mejoran tampoco. Jamie y los suyos, heridos y diezmados, son descubiertos por un batallón de soldado ingleses cuyo comandante da la orden de comenzar a ejecutar a los traidores. A los que, en un gesto de buena voluntad, les ofrece lapiz y papel para despedirse de sus familias y los deja elegir el orden en que serán fusilados.

De regreso en Boston, después de una fuerte pelea con Frank, Claire anuncia que rompió bolsa y que es hora de ir al hospital para la llegada de su bebé.

En el oscuro refugio escocés en 1746, al tomar nota de los nombres de los próximos hombres que serán ejecutados, el oficial a cargo se sobresalta cuando escucha que tiene en sus manos a Jamie Fraser, el líder de la rebelión. Sin embargo no es eso lo que obliga al inglés a cambiar sus planes sino que resulta que el oficial es el hermano del joven espía que Jamie salvó de la muerte en la temporada anterior, aquel que adquirió una deuda de honor con el escocés que ahora su hermano se ve obligado a pagar. Entonces, en lugar de pasar por el pelotón de fusilamiento, Jamie, herido de gravedad viaja hasta su hogar, Lallybroch dónde es recibido por su hermana Jenny.

Claire, Frank y la pequeña Brianna
Claire, Frank y la pequeña Brianna.

Claire llega al hospital y después de apenas tolerar al más condescendiente de los obstetras sobre la Tierra-la serie parece haber decidido esta temporada que es ahora de denunciar al hombre moderno como de todo menos moderno-, despierta asustada para descubrir que ya es la madre de una beba sana. Y pelirroja. Detalle que no pasa inadvertido para Frank y que promete desatar tempestades en los capítulos por venir.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas