Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nile Rodgers: "En todo el mundo la música sirve para unir a la gente"

De "Le Freak" a "Let's Dance y "Get Lucky", en los shows de hoy y mañana en el teatro Gran Rex primarán los hits y el baile

Martes 12 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Para Rodgers ir a un show de su banda es como ir a un boliche: la fiesta y los hits están garantizados
Para Rodgers ir a un show de su banda es como ir a un boliche: la fiesta y los hits están garantizados.

Su nombre y su banda son muy conocidos. Pero no tanto como su obra, vastísima y hitera, propia y compartida, histórica y actual. Estamos hablando de y con Nile Rodgers, líder de Chic, que se presenta en el teatro Gran Rex hoy y mañana. El autor de "Le Freak" y "Good Times", y también de grandes éxitos interpretados por celebridades diversas, como "We Are Family" (Sister Sledge), "Let's Dance" (David Bowie) y "Like a Virgin" (Madonna), tiene mucho para contar en pasado, presente y futuro. Y así lo hace, locuaz y simpáticamente.

Primero lo primero: las giras de Chic, como las de Earth, Wind & Fire, suelen ser descriptas como una gran fiesta disco. ¿El teatro será un boliche? Rodgers anticipa: "¡Va a ser una fiesta más grande que la última vez que tocamos en Buenos Aires! Entonces, no habíamos escrito "Get Lucky" (en coautoría con Daft Punk y Pharrell Williams), pero ahora es parte del show. Mucha gente nos va a ver por primera vez. Vamos a incluir los hits más tempranos de Chic y, también, los otros: ¡Tengo tantos éxitos escritos con otras personas! Sería raro que en un boliche pasaran discos de un solo artista. Incluso si te gusta mucho. Imaginate si sos fan de Lady GaGa y pasan sólo música de ella. Sería extraño. Lo interesante con Chic es que, por la cantidad de canciones que coescribí o coproduje con otra gente, tenemos mucho para elegir. Entonces, sí. ¡Vernos es como ir a un boliche!".

cerrar

Después de 25 años, Chic está grabando un nuevo disco del que ya se conoce el nombre: It's About Time, un título que habilita muchas lecturas. Por un lado, la obvia: ya era hora de sacar un álbum nuevo. Por el otro, el guiño, el tiempo que nos queda para disfrutar en la vida, del que Nile suele hablar a partir de haber superado un cáncer que le detectaron en 2011. Así lo expresaba en el inicio de su show en Glastonbury en junio último: "Me siento el hombre más afortunado del mundo esta noche porque hace seis años un médico me dijo que me fuera a casa y pusiera mis asuntos en orden y hoy, seis años después, estoy curado de cáncer". Sin embargo, un par de meses después, el pasado agosto, sucedió algo que volvería a resignificar ese título que habla de recuperar el tiempo perdido: lo tuvieron que internar de urgencia en Toronto.

-¿Qué pasó?

-Unas semanas atrás comí algo que casi me mata. Fue la primera vez en mi vida que tuve que faltar a un show. Vengo haciendo esto desde los 17 años y nunca me perdí un concierto.

-¿Qué comiste?

-No sé bien, pudo haber sido un bife. Yo seguía trabajando y los doctores me dijeron: "No vamos a dejar que te vayas del hospital". Yo les decía que tenía un show importante. Y ellos me dijeron: "Lo sentimos, pero no lo vas a poder hacer". Gracias a Dios me dijeron eso. Ahí me acordé de Prince, que dejó el hospital cuando los doctores le pidieron que se quedara. Fue una revelación. Prince les decía a los doctores «me voy» y los médicos le pedían que se quedara. Y se fue. Y yo pensé: no voy a hacer lo que hizo Prince. Y me quedé.

cerrar

-¿Cuánto tiempo estuviste internado?

-Tres días. Ahora me siento fantástico, nunca me sentí mejor. Estoy ansioso de empezar la seguidilla de shows.

-Al describir It's About Time hablaste de una reminiscencia a Random Access Memories, de Daft Punk. ¿Te referías al método de trabajo?

-Sí, al hecho de que fuimos al estudio y tocamos música en vivo. Esto es lo que Chic siempre hace y es lo que sucedió en RAM. Daft Punk había estado grabando, grabando y grabando. Finalmente llegué al estudio y me preguntaron cómo hacíamos con Chic. Y yo les dije: "Hacemos lo que hacemos". Y ellos copiaron el proceso. En contenido, los discos no tienen mucho que ver y la razón principal es que con Chic somos una banda. En esa ocasión, Daft Punk hizo un disco en el que usaron cuatro secciones rítmicas por primera vez. Nosotros usamos cuatro secciones de ritmo cada vez que hacemos un álbum. Y todos tocamos juntos. Somos de la vieja escuela.

-Se dice que en el momento en que creaste The Boys, tu primera banda, la discográfica no los quiso contratar porque decían que la gente de color no podía tocar el tipo de música que ustedes hacían. ¿Es verdad?

-¡Sí! Es verdad.

-¿Cómo fue cambiando la postura hacia los afroamericanos en la industria musical?

-Nuestra música sonaba de una manera, pero, cuando nos conocían, no nos veíamos como esperaban. Entonces creamos Chic, hicimos la música primero y pusimos en la tapa a gente que podría estar haciendo este tipo de música en el imaginario del momento. Si te fijás en el primer disco, la música que tratábamos de crear tenía que ver con una forma sofisticada y europea de groove, R & B, dance. Y pusimos dos supermodels en la tapa. Era algo exótico en esos días. Una de ellas era Alva Chinn, modelo pionera, mitad china y mitad negra. Después hicimos nuestro segundo álbum y sentíamos que la gente ya nos había aceptado. Decidimos que era importante hacer saber que éramos un colectivo de gente que hacía música y que lo comandaban Bernard (Edwards) y Nile Rodgers. Y había gente alrededor nuestro que nos ayudaba. Supongo que esto abrió el juego a otros artistas en la industria musical.

-Después del 11 de septiembre de 2001 fundaste la organización We Are Family, con el objetivo de promover el respeto cultural. ¿Te imaginaste en ese momento la cantidad de ataques terroristas que vendrían después?

-Ni en un millón de años. Pero ¿sabés qué? El terrorismo en Estados Unidos no es algo que suceda todos los días y aun así es un país muy violento, con una gran cantidad de gente que lleva armas. Es decir, aunque no se pongan bombas muy seguido, en América matamos a mucha gente. Por cosas estúpidas, roces, discusiones por fútbol (americano). Y en países que realmente están en guerra muere menos gente. Siempre pienso en eso. Si tenés acceso tan fácil a las armas, el concepto que tenés de la vida es cuestionable.

-¿Cuál podría ser la solución?

-Yo creo que al final del día todos queremos lo mismo. En todos los países a los que viajé me sentí cómodo. Incluso en los que se suponen peligrosos y en los que te aconsejan no salir del hotel. Yo salía y me ponía a hablar con la gente en la calle. Y cuando sabían quién era, se entusiasmaban. Porque la música sirve para unir a la gente. Asia, China, Medio Oriente: en todos lados podés hablar de música con la gente.

-En un artículo publicado en el diario inglés The Guardian, dijiste que con Chic consumías caviar y cocaína y que, ya más grande, te pasaste al Earl Grey. ¿Y ahora?

-¡Ahora sigue siendo así! De hecho me tomé un Earl Grey ayer.

-También leí que usás las bolsitas de té para colorear el agua.

-Sí. Lo curioso es que, cuando pensás en el proceso de hacer té y en lo difícil que es, es como si no se apreciara. Tomamos el té y tiramos las bolsitas. Y yo digo: "¡Noooo! ¿Sabés lo que tienen que hacer para llegar a la bolsita?". Es gracioso que lo menciones. También uso el té para cambiar el olor de la basura. Lo hago siempre. Termino de tomar un té, tomo las hojitas y las esparzo. Perfumo la basura.

-Tu profesor de jazz te dijo que un número uno o un hit eran siempre una composición brillante porque hablan al alma de millones de extraños. ¿Antes despreciabas la idea de hit?

-Tal cual. Estaba enojado porque tenía que tocar pop a la noche. Y yo quería hacer jazz. Y me dijo que cambie mi manera de pensar sobre la música porque me estaba volviendo esnob. "Necesito que seas abierto, que no tengas la cabeza cerrada. Si una canción que no te gusta les habla a millones de extraños, ¿quién tiene razón, los millones de extraños o vos?", me dijo y me hizo pensar. Ahora le respondería: los millones de extraños.

-Cuando trabajaste con Bowie sucedió algo parecido, te sentiste ofendido porque te dijo que hicieras lo que mejor sabías hacer.

-Sí, me sentí insultado. Pero él estaba en lo cierto. Hice lo que sabía hacer. Y cuando escucho "Let's Dance", sí que suena como hit. Cuando lo tocamos en vivo la gente se pone loca. Y ahora que David murió parece que nuestra versión en vivo fuera la más definitiva. La capacidad de tocar con pasión y con amor esos temas es reconocida por la gente en Chic.

-¿Cómo te sentiste cuando te enteraste de que ibas a ser parte del Rock and Roll Hall of Fame? ¿Y al saber que eras vos y no Chic?

-Me sentí honrado de que pensaran que lo merecía, pero también me sentí confundido porque creo que se lo merecía más Chic. Si estoy ahí por Madonna, Bowie, INXS o Duran Duran es porque ellos creyeron que Chic era fenomenal.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas