Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Guillermo del Toro: "La fantasía es un género político"

El cineasta mexicano, el gran triunfador de la Mostra, con su oda al cine clásico de monstruos

Martes 12 de septiembre de 2017
0

MADRID.- En los cuentos de hadas tradicionales, el monstruo suele estar condenado. Es el malo por excelencia y ha de ser derrotado. Pero Guillermo del Toro nunca ha sido convencional. Por eso ha filmado "una fábula extraña", al revés. En La forma del agua, la chica no busca príncipes porque ya está enamorada del ser más inquietante. "Él me ve y no le doy vergüenza por ser incompleta", asegura en el film. El idilio entre una limpiadora muda y la criatura acuática encerrada en las instalaciones secretas donde ella limpia el piso cada día hechizó al festival de Venecia desde el principio hasta el final: se estrenó entre aplausos el segundo día. Y obtuvo el premio central, el León de Oro. La película inaugurará el 5 de octubre el festival de Sitges, el más importante dedicado al género fantástico y de terror, antes de su estreno en buena parte del mundo en 2018.

Del Toro, feliz
Del Toro, feliz.

"Quería que fuera una oda al amor, la fuerza más poderosa, y al cine", explicaba Del Toro en un encuentro con periodistas. Tras años y films irregulares, el mexicano llegaba al certamen con una etiqueta que podía ser un peso. "Es su mejor trabajo desde El laberinto del fauno", avisó el director del festival de Venecia, Alberto Barbera. Pero ni siquiera la expectativa generalizada pudo frenar la carrera de La forma del agua.

Del Toro, al fin y al cabo, se mostraba de acuerdo con Barbera. "A veces los proyectos te dan satisfacción en cuanto los terminas, porque salen exactamente como los querías. Pueden coincidir o no con el público, pero ya han valido la pena", contó. El director estaba tan convencido que lo puso en marcha varios años antes, por su cuenta. Pagó hasta a escultores y dibujantes para que prepararan estatuas y diseños que lo ilustraran. Y entonces acudió a Fox para venderlo. El estudio le dijo que sí a todo, salvo a su pretensión de filmarla en blanco y negro. Aun así, el mexicano mantuvo colores oscuros. Decidió, por ejemplo, que el rojo apenas apareciera.

Ambientado en plena Guerra Fría, el film mezcla poética y reivindicación. "Siempre he creído que la fantasía es un género político. Muchos tenemos ideas fijadas y el cuento de hadas es un antídoto. Quería que la película fuera emociones e imágenes, más que palabras." A los mensajes en la pantalla, el cineasta sumó el suyo: "Como mexicano, sé qué significa ser visto como el otro. Es una película de 1962, pero de hoy. Hablar de «hacer América grande de nuevo» es como regresar a esa época. Racismo, clasismo... Nos enfrentamos a los mismos problemas".

El creador buscó una tercera vía para contar el amor entre Bella y Bestia. Ni el excesivo puritanismo, "y por supuesto sin sexo", ni la caza de la perversión. Caminó por el sendero del medio, de la normalidad, si esa existe al hablar de monstruos. En el fondo, para Del Toro son pan de cada día: su mente nunca deja de concebirlos, a la vez que la colección de rarezas y estatuas de criaturas fantásticas que guarda en su casa no para de engrosarse. Aun así, los monstruos tendrán que apretarse: hay que hacerle sitio al León de Oro.

© El País SL

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas