Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Litto Nebbia y Pez comenzaron a rodar

Presentaron su show conjunto con un homenaje al rock argentino de los 60

Martes 12 de septiembre de 2017
0

"Hoy el Pez flasheando grosso tocando junto al ídem de Nebbia!!! Canciones de Los Gatos, algunas nuevas y magias surtidas. Debut total!!!! Hay gente viajando desde otros lugares... Vení o vení!!! No seas marmota!!! La entrada está $ 100, menos de dos Cocas Colas... NebbiaPez. Rodar. En la sala Lavardén. Demasiado bueno todo esto..." Así anunció desde Facebook Ariel Sanzo (ex Minimal) el primer show de la era Rodar, un disco que Nebbia y el grupo Pez grabaron juntos y que ahora salen a defender en vivo.

Con Pez, Nebbia vuelve a tocar clásicos de Los Gatos
Con Pez, Nebbia vuelve a tocar clásicos de Los Gatos. Foto: Daniel Jayo

Fue en Rosario, en su ciudad, desde donde Nebbia partió hacia Buenos Aires a mediados de los años 60 para poder tocar la guitarra todo el día y que la gente se enamore de su voz. Por eso el concierto también inauguró la muestra El compositor no se detiene. Nebbia a 50 años de "La balsa" y se presentó el libro Mi banda sonora.

No es la primera vez que Nebbia y los Pez se unen arriba de un escenario, y mucho menos será la última. El encuentro tendrá sede en Capital Federal en un mes, el 14 de octubre, presentado como uno de los shows centrales de la primera jornada del anunciado regreso de B.A.Rock.

En Rodar, Nebbia y Pez repasan "Rock de la mujer perdida", "El rey lloró", "Madre escúchame", "Soy de cualquier lugar" y "Pato trabaja en una carnicería", himno de Moris, y algunas perlas inéditas surgidas en el estudio, con composición compartida.

Claro, tampoco se privaron de versionar una vez más a "La balsa", aquel primer hito de Nebbia al que este año se lo celebra aquí, allá y más allá también.

"Habla de un joven inconforme y la mayoría de mis primeras canciones tuvieron el mismo recurso con la letra. Si yo decía directamente: «No tengo libertad», íbamos presos o nos censuraban la canción porque ya estaba Onganía. Entonces me inventé una fábula que es la misma en «El rey lloró», «Viento dile a la lluvia» y «La balsa», un tipo que se quiere ir al diablo y se construye una embarcación para irse a la aventura. No era el típico deseo adolescente, sino un deseo general porque cada calle y media la policía te pedía documentos. Para la época fue novedoso porque no había letras con metáforas. Después eso se convirtió en una constante y el hecho de tener dictaduras a cada rato ayudó mucho (risas). Tengo un montón de canciones que escribí en los 80 y las cantás ahora y parece que pasó la semana pasada, pero yo no soy Ray Bradbury, no hago ciencia ficción, hay cosas que se repiten", insistió ante El País, el periódico español que por estos días le rindió tributo a su obra y teorizó sobre la relación entre el rock y la dictadura: "En el baño de un bar del centro de Buenos Aires, la poesía encuentra un nuevo refugio de la mano de un puñado de hippies cargados de sueños. Entre ellos sobresale otro rosarino, como el Che Guevara, que, sin darse cuenta, da inicio al rock argentino, un género que utiliza la metáfora como una finta a la censura y que, hasta hoy, canaliza deseos de libertad en contextos de represión".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas