Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Jason Priestley: "No me siento atrapado en Beverly Hills 90210"

El actor que compuso a Brandon Walsh en la icónica serie de los 90 regresa esta noche con Private Eyes, una apuesta al suspenso con aires de comedia

Miércoles 13 de septiembre de 2017 • 00:45
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Jason Priestley como Matt Shade, un hombre en busca de su destino
Jason Priestley como Matt Shade, un hombre en busca de su destino. Foto: Gentileza Prensa Fox

Posiblemente, Jason Priestley esté algo cansado de hablar sobre Beverly Hills 90210, a casi 20 años de su partida de la serie adolescente que, gracias al oficio del ya desaparecido Aaron Spelling, se convirtió en un suceso mundial. De todos modos, el actor disimula muy bien su fastidio y contesta educadamente cada pregunta referida al programa que lo catapultó a la fama en los 90, aún cuando la mayoría de las veces prefiere hablar de "ese show" antes que llamarlo por su nombre.

Hoy tiene 48 años y dice que queda muy poco en él de Brandon Walsh, el chico bueno y carilindo que se encontraba repentinamente conviviendo con los lujos y excesos propios de la ciudad en la que eligen vivir los ricos y famosos. Ha recorrido un largo camino desde que, en 1998, decidió alejarse del show. Y es cierto que no volvió a repetir el éxito, pero su espíritu se mantuvo firme, se probó como director y también como impulsor de sus propios proyectos. Esta noche, de hecho, FOX Life pondrá al aire el primer episodio de Private Eyes, la serie que él ayudó a crear desde cero, desde su rol de productor ejecutivo.

"Hacer comedia es algo que disfruto mucho hacer. Y cuando pensamos en este proyecto, sabíamos que este show de detectives debía tener muchos elementos de humor", le contó Priestley a LA NACION. "Lo inmediato fue referirnos a series televisivas como Luz de Luna o como Remington Steele, programas que realmente disfrutábamos de ver y que nos sirvieron de inspiración. Fue difícil encontrar el equilibrio entre el suspenso, el romance y la comedia; fue un gran trabajo por parte de los guionistas".

cerrar

En Private Eyes, Priestley compone a Matt Shade, un jugador de hockey profesional ya retirado que transita la vida sin demasiado compromiso. Sin embargo, un problema familiar lo llevará a ponerse en contacto con la detective privada Angie Everett (Cindy Sampson) y, de algún modo, a replantearse su futuro profesional. Así, Shade terminará asociándose con Everett, conformando una dupla en constante tensión por sus diferentes perspectivas sobre el mundo.

"Matt Shade es un personaje que me divirtió mucho hacer. Es un hombre que está en apuros en lo personal, que realmente está tratando de saber cómo será su vida de ahora en más y que está rodeado de mujeres muy fuertes con las que debe lidiar: su compañera, Angie, y su hija Jules (Jordyn Negri). Estar cerca de esas mujeres tan poderosas lo hace encontrarse en situaciones tan complicadas como hilarantes", aseguró. "Nuestro show es puro entretenimiento, es muy disfrutable, nada incómodo. Es todo lo que queríamos hacer, y creo que lo logramos".

-Protagonizás, producís y hasta dirigís algunos episodios de Private Eyes... ¿Cómo conseguís concentrarte en cada una de esas tareas para que todo salga bien?

-Bueno, si fuera más joven e inexperto seguramente me habría sentido más nervioso e inseguro, pero empecé a actuar hace 40 años, dirijo desde hace 25 y produzco desde hace 20, asi que toda esa experiencia hace que pueda realizar las tres tareas con tranquilidad, trabajar duramente para que todo salga bien y me hizo comprometerme al cien por ciento con este programa. Espero que la gente disfrute tanto de ver como yo disfruté haciéndolo.

Matt Shade (Priestley) junto a la detective Angie Everett (Cindy Sampson), una pareja que busca revivir la magia de series como Luz de Luna o Remington Steele
Matt Shade (Priestley) junto a la detective Angie Everett (Cindy Sampson), una pareja que busca revivir la magia de series como Luz de Luna o Remington Steele. Foto: Gentileza Prensa Fox

-¿Te considerás un "sobreviviente" de Beverly Hills 90210? ¿Cómo creés que conseguiste mantenerte trabajando durante todos estos años sin la presión de repetir el éxito?

-(Risas) Para mí se trata, como en cualquier otro ámbito de la vida, de trabajar duro. También de esforzarte por hacerlo siempre mejor, aún cuando ese esfuerzo te lleve muchas veces a situaciones incómodas. La industria del entretenimiento cambia constantemente, y eso corre tanto para el actor como para el director y el productor. Entonces, tenés que mantenerte abierto a aprender cosas nuevas, no tener miedo a dejar de lado eso que ya conocés y arriesgarte por hacer algo distinto.

-Gran parte de la audiencia que verá este show te recordará por siempre como Brandon Walsh... ¿Te frustra o prendiste a sacar algún beneficio de eso?

-Estoy orgulloso de eso. Entiendo que ese fue un show icónico alrededor del mundo y me parece lógico que eso suceda. Como actor tuve que entender que es una "carga" que siempre voy a llevar conmigo, y no lo digo como algo negativo. Esa "carga" está compuesta de los proyectos previos que cada uno de nosotros tuvo, para bien o para mal, y a mí me sirve para entender a mi audiencia, saber qué esperan de mí como actor, quiénes eran cuando me veían antes y quiénes son ahora. Del mismo modo, creo que el público espera ver mi evolución como actor, no verme siempre interpretando el mismo personaje.

-¿Pero es difícil dejar de ser Brandon?

-No, para nada. Creo que hay mucha gente que me identifica con Brandon, pero que también hay mucha otra que no; esa es la gente a la que quiero alcanzar ahora, la que quiero que me conozca. Hoy no me siento para nada atrapado en Beverly Hills 90210.

cerrar

-¿Tenés alguna explicación personal sobre el éxito que tuvo Beverly Hills 90210 alrededor del mundo?

-Creo que fue el primer show televisivo escrito y producido para la gente joven que se emitió en el prime time. Y también fue la primera vez que chicos menores de 21 años se sentaban por la noche junto a sus padres a ver un programa de televisión.

-Finalmente, quisiera preguntarte por Shannen Doherty, tu ex compañera de elenco en la serie, ¿han estado en contacto últimamente o siguen distanciados?

-No, no hemos hablado en mucho tiempo. Me enteré que estuvo atravesando un momento complicado de salud y seguí muy de cerca sus avances desde las redes sociales. Sé que está muy bien y me pone muy feliz que así sea.

Private Eyes se estrena esta noche, a las 22, por FOX Life.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas