Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Asamblea del COI. Una Lima festiva recibe a un organismo que siempre atrae sospechas

Martes 12 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Thomas Bach, en conferencia de prensa
Thomas Bach, en conferencia de prensa.

LIMA.- Aunque falten dos años para que los próximos Juegos Panamericanos se celebren aquí, esta ciudad se vive un clima mucho más olímpico que Buenos Aires, la urbe que dentro de un año organizará los JJOO de la Juventud. El aeropuerto Jorge Chávez recibe a los visitantes con indisimulables pancartas anunciando el acontecimiento y grandes fotos de sus deportistas, muy distinto a lo que se deja atrás en Ezeiza.

Sudamérica es olímpica como nunca. Entre Río 2016 y Buenos Aires 2018, Lima hospeda la 130a Asamblea del Comité Olímpico Internacional (COI), y respira ese aire eufórico en una semana que será histórica: mañana se concederán las sedes de las dos próximas ediciones de los JJOO, una doble determinación que no se produce desde hace casi un siglo. Los 600 mil dólares que el COI donó para reconstrucción tras las inundaciones de comienzos de año hicieron que Lima abrazara con mayor fervor el espíritu olímpico.

Sin embargo, el organismo no puede ignorar de todas maneras sus problemas habituales, que lo persiguen hasta en las fiestas. Las sospechas de corrupción en Rio 2016 proyectan su sombra sobre esta asamblea.

A Lima no viene Pat Hickey, el irlandés que hasta el sábado era miembro del Comité Ejecutivo del COI, involucrado en un escándalo de venta de entradas en Río que será juzgado en noviembre en Brasil. Tampoco estará aquí Carlos Arthur Nuzman, el hombre fuerte del deporte en Brasil, caído en desgracia. Presidente del Comité Olímpico brasileño y titular del comité organizador de los Juegos 2016 no puede salir de su país, ya que la policía retiene su pasaporte, a causa de una investigación judicial ("Unfair play") por la posible compra de votos en la elección de la ciudad carioca como sede. El proceso de concesión de la sede de 2020 a Tokio también despierta interés de la justicia.

El COI emitió una declaración ayer en la que se dice "plenamente comprometido en la protección de la integridad del deporte" y asegura que pidió a sus abogados brasileños contactar a las autoridades judiciales que llevan a cabo la investigación. "La Comisión de Etica está siguiendo el caso y cuando se provea evidencia, actuará"

Al menos, no habrá sospechas en las elecciones de mañana. El acuerdo para que París hospede los Juegos del 2024 y Los Angeles los de 2028 se dio en julio pasado, quitándole buena parte de la expectativa que generaba esta Asamblea. En este caso, fue el dinero del COI el que inclinó la balanza, al concretar un aporte suplementario de 300 millones de euros, destinados al deporte juvenil californiano, para convencer a los candidatos estadounidenses de aguardar cuatro años más.

Es lo que intenta el presidente de COI, Thomas Bach: lograr que las buenas noticias tapen las que producen desagrado. "Tenemos mucho trabajo por delante" dijo hoy, inaugurando el encuentro del Comité Ejecutivo, a sus miembros. No cabe duda.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas