Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con una fusión, los Bulgheroni buscarán ganar participación en el mercado de las naftas

PAE y Axion conformarán una empresa de la que serán dueñas la familia local, Cnooc y BP; quieren superar en ventas a Shell

Martes 12 de septiembre de 2017
0
Marcos y Alejandro Bulgheroni, tras la firma del acuerdo
Marcos y Alejandro Bulgheroni, tras la firma del acuerdo. Foto: PAE

Son socios en la exploración y producción de hidrocarburos, pero también competidores en la venta de naftas y gasoil. Ese último rol se acentuará en los próximos años.

Tras la fusión de activos, el nuevo grupo energético que surgirá en 2018 de la combinación de Pan American Energy (PAE) y Axion -se llamará Pan American Energy Group- se lanzará de manera agresiva a sumar una mayor participación de mercado para quitarle una tajada a YPF y también consolidarse en el segundo lugar entre las preferencias de los automovilistas, por delante de Shell, que hoy ocupa ese espacio. Así lo confirmaron fuentes al tanto de la operación, que sostuvieron su afirmación en dos argumentos principales: Axion ya tiene en marcha una política comercial ambiciosa, que se reforzará con la llegada a esa firma de la británica BP, una de las grandes jugadoras internacionales del downstream, como se denomina en la jerga petrolera al negocio de refinación y venta de combustibles.

En la tarde madrileña del sábado pasado, un puñado de firmas cambió el mapa argentino de los negocios. La familia Bulgheroni, la petrolera británica BP y la asiática Cnooc acordaron la integración de sus activos en el país para crear PAEG, un holding que tendrá una facturación anual estimada de US$ 7300 millones (unos $ 118.000 millones al tipo de cambio del último día de 2016) y se convertirá en una de las tres mayores empresas con actividad en el país, sólo por debajo de YPF (el año pasado tuvo ingresos por $ 210.100 millones) y en una línea cercana al Grupo Techint, que tiene ventas estimadas por US$ 15.200 millones a nivel mundial (la empresa no desagrega las cifras correspondientes a la Argentina).

Pese al tamaño de la transacción, no implicó el intercambio de montos en dinero. Entre los empresarios llaman a esa clase de negocios con una abreviación paradójica: le dicen cash free.

PAEG será el resultado de la unión entre Pan American Energy (PAE), la segunda entre las mayores petroleras del país, con actividad en el negocio de exploración y producción de hidrocarburos, y Axion Energy, que participa en la refinación y la venta de combustibles y pelea el segundo lugar en participación de mercado con Shell.

PAE, responsable del 20% de la oferta local de crudo y del 12,5% en el caso del gas, pertenece a la británica BP, que tiene un 60%, y a Bridas Corporation, dueña del restante 40 por ciento. En esa última compañía conviven en partes iguales la familia Bulgheroni y Cnooc.

Pero Axion es sólo de Bridas, algo que la familia Bulgheroni considera desde hace tiempo un pecado original que data del momento en que la empresa le compró el negocio a la norteamericana Exxon (dueña de la ex Esso), en 2012. Tanto Carlos (falleció el año pasado) como Alejandro Bulgheroni creían que los británicos debían acompañarlos en su expedición hacia el downstream.

La operación fue anunciada ayer a todas las bolsas en las que tienen intereses las empresas y vuelve las cosas al punto que deseaba la familia local hace cinco años. Eso se debe a que la integración de activos dejará a BP con el 50% de la nueva empresa, mientras que la otra mitad será de Bridas, donde seguirán conviviendo los Bulgheroni y sus socios chinos.

Los planes de Axion contemplan un aumento de 50% en su producción local de combustibles a partir de 2019, mediante una inversión de US$ 1500 millones en su refinería de Campana, que tendrá capacidad para procesar unos 103.000 barriles diarios de crudo.

Axion tiene cinco años. Y desde hace tiempo compite fuerte con YPF a través del precio. Las pizarras de las estaciones con la bandera de la petrolera bajo control estatal, que históricamente tuvo los valores más bajos del país, muestran hoy valores idénticos a los de Axion en la ciudad de Buenos Aires.

En 2015, YPF tenía casi un 58% del mercado argentino de nafta y gasoil; Shell, 16,8%, y Axion, 14,7%. En enero pasado, en tanto, esas cifras eran respectivamente 57,4%, 16,4% y poco más de 15%. La intención de la nueva empresa es cambiar paulatinamente esas cifras mediante la apertura de nuevas estaciones de servicio, por ejemplo en autopistas, y la suma a su cartera de pequeños y medianos empresarios dueños de bocas de expendio que hoy funcionan con otra marca.

El crecimiento en el mercado de combustibles tiene lógica también para el negocio destinado a la producción de hidrocarburos. Sucede que el tipo de crudo que produce mayoritariamente PAE sufre una fuerte penalización cuando se exporta, por lo que le resulta más conveniente volcarlo al mercado interno a través de Axion.

La conducción del nuevo gigante quedará en manos de la familia argentina. Alejandro Bulgheroni será el presidente de la empresa, mientras que su sobrino Marcos ocupará el sillón del CEO.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas