Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El azar

Víctor Hugo Ghitta

SEGUIR
LA NACION
Martes 12 de septiembre de 2017
0
Foto: AP / Robert F. Bukaty

Paul Auster juega en su última novela, 4 3 2 1, con las distintas posibilidades que tiene una vida. Imagina para su criatura destinos diferentes de acuerdo con cómo caigan los dados. Somos, en cierto sentido, fruto del azar. Un acontecimiento fortuito modifica el porvenir, como lo ilustraba Woody Allen en aquella magnífica escena de Match Point en que una pelota de tenis estaba suspendida sobre la red a la espera de que el destino la hiciese caer a uno u otro lado. La imagen que tenemos aquí retrata a un hombre sentado frente a una pirámide (en el mundo antiguo fueron muchas veces creadas para rendirle culto a un dios) en apariencia entregado a la meditación. Esto sucede en Portland, Maine, mientras un huracán demencial arrasa con ciudades enteras en el Caribe y los Estados Unidos. No es tan lejos. Un solo detalle, un simple cambio de planes, habría bastado para que fuese otra víctima de la tragedia. La vida es, a veces, un juego de azar.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas