Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Búsqueda desesperada de una chica de 16 años que desapareció el jueves al salir de la escuela

Bryanna Reganzani vestía el uniforme del colegio e iba camino a su casa; la policía realiza rastrillajes y operativos

Martes 12 de septiembre de 2017

¿Dónde está Bryanna?, es la pregunta que desde el jueves pasado se hacen la familia Reganzani y los amigos de la chica, de 16 años. El último rastro de ella quedó a pocas cuadras de llegar a su casa, en Villa Madero, partido de La Matanza. Ayer, efectivos policiales y bomberos realizaron un inmenso operativo de rastrillaje, con la asistencia de perros, helicópteros, drones y 200 efectivos, en un extenso predio abandonado en la avenida Crovara y General Paz. Fue negativo, el mismo resultado que otros allanamientos realizados en distintas partes del oeste y el sur del conurbano.

Ayer a la tarde, cientos de personas participaron de una misa por Bryanna
Ayer a la tarde, cientos de personas participaron de una misa por Bryanna. Foto: LA NACION / jeromura

"Si alguien la tiene que me la devuelva. Me muero sin ella", fue el pedido desesperado de Miriam, la madre de Bryanna, antes de participar de una misa por su hija, ayer a la tarde, en la puerta del colegio Nuestra Señora de Lourdes, del que salió la chica con destino aún desconocido. Anoche, mientras cientos de personas marchaban, como desde el primer día, para pedir la aparición de la menor, Miriam fue llevada en patrullero a otro operativo de búsqueda con destino aún incierto.

El operativo de ayer comenzó a media mañana en el predio de la ex Jabón Federal. Allí, hace cuatro años, fue hallado el cadáver de Araceli Ramos, la chica de 19 años asesinada por el ex prefecto Walter Vinader. En los días previos hubo operativos en domicilios de Ezpeleta -partido de Quilmes- y de Florencio Varela, y se relevaron imágenes de las cámaras de comercios de La Matanza, con las que se reconstruyó parcialmente el camino de la chica.

Análisis de comunicaciones

Fuentes del caso confirmaron a LA NACION que en los procedimientos no se encontró ningún elemento útil para la investigación. Las mayores esperanzas están depositadas en el análisis de las llamadas de celular de Bryanna y en la notebook de la chica, para revisar sus comunicaciones y, de ellos, reconstruir los pasos previos de la estudiante.

El jueves, Bryanna salió de la escuela a las 13.45. Caminó por la calle Rivera con una amiga y su madre hasta que se despidieron a la altura de la calle Cabildo, en Villa Madero. A las 14.07 le envió un mensaje al novio avisándole que estaba llegando a su casa. "Como mucho, a las 14.10 ya estaba. Así era siempre", contó su madre.

Bryanna Reganzani desapareció el jueves pasado, a las 14, cuando volvía de la escuela a su casa, en Villa Madero.
Bryanna Reganzani desapareció el jueves pasado, a las 14, cuando volvía de la escuela a su casa, en Villa Madero..

Como eso no ocurrió, a las 14.12 Miriam le envió un signo de pregunta al WhatsApp, pero sólo quedó un tilde: el mensaje no llegó al destinatario, como si el teléfono estuviera apagado. Sin dudarlo, salió a buscar a su hija. Ya no supo más de ella.

Enseguida, Miriam Reganzani radicó la denuncia en la comisaría 1» de La Matanza y la fiscal Andrea Palín abrió una causa por averiguación de paradero. "La estoy esperando. Se la veía bien. No tenía motivos para irse de casa", decía ayer la mujer tras participar de la misa en La Matanza.

El padre de Bryanna, Guillermo Najera, había contado que meses atrás su hija había sufrido un hecho intimidante en la esquina de su casa. "Hicimos la denuncia porque un hombre desnudo se bajó de un auto y la quiso agarrar. Ella salió corriendo y se escapó", contó Miriam, que no cree que ese suceso haya tenido relación con esta desaparición.

Bryanna mide 1,50 metros y es de contextura delgada. Cuando fue vista por última vez llevaba el uniforme escolar de color verde y una campera negra.

Un pedófilo, condenado

Un técnico informático de Vicente López que antes de ser identificado y localizado en la Argentina fue buscado en todo el mundo por el FBI, fue condenado por la Justicia de San Isidro a tres años de prisión en suspenso por viralizar en sitios Web de pedofilia un video con la violación de un chico. Leandro Ariel León, de 40 años, pactó esa sentencia en un juicio abreviado ya homologado por el juez en lo correccional Martín Mateo. Está libre.

En esta nota:
Te puede interesar