Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El editorial de Carlos Pagni: las internas descontroladas en la cartera de Seguridad

[Video] El caso Maldonado evidencia irregularidades y pone en tela de juicio la transparencia de las fuerzas de seguridad

Carlos Pagni

SEGUIR
LA NACION
Lunes 11 de septiembre de 2017 • 23:14
0

La columna completa de Pagni:

cerrar

A continuación, sus principales conceptos:

El juez federal Luis Rodríguez decidió indagar a Julio De Vido y a Roberto Baratta después de haberse tomado mucho tiempo pensando que no había necesidad de preguntarse por qué habían destinado 26.000 millones de pesos a obras de infraestructura que nunca se chequearon. Significó un proyecto surrealista con costos altísimos.

La Cámara Federal explica al juez de primera instancia cómo se investiga un caso de corrupción. Habrá que ver cuánta prueba se perdió.

La desaparición de Santiago Maldonado está llena de rarezas. Con la presunción, ahora sí, de que habrían tenido algo que ver los gendarmes. Son versiones encontradas que indicarían que lo golpearon, se desvaneció y se lo llevó el río. Es curioso que los mapuches de la zona se negaran a que se inspeccione el río. Lo más curioso es que el juez de Esquel no lo inspeccionara.

Un ingeniero experto de telecomunicaciones, Ariel Garbarz, profesor de la UTN , dice que inspeccionó las redes telefónicas de uno de los tres teléfonos de Maldonado, y se demostraría que estuvo activado durante 20 segundos el 2 de agosto, del lado argentino, cerca de Esquel. Garbarz se presentó ante el juzgado porque realiza la investigación a pedido de organismos de Derechos Humanos.

Estaríamos ante organizaciones de DD.HH. que encargaron una operación de espionaje paralela. Si a un particular como Garbarz le resulta tan fácil saber lo que pasó con los teléfonos, ¿cómo es que la Justicia, más de un mes después de producidos los hechos, no se le ocurrió hacer esa investigación; sobre el teléfono de Maldonado y los 47 gendarmes bajo la lupa?.

Se suman las irregularidades, se pone en tela de juicio la legalidad y la transparencia del procedimiento de una fuerza de seguridad. Estamos ante un hecho inédito, que es que desaparezca una persona en un procedimiento legal hecho por una fuerza de seguridad, supuestamente bajo la investigación de un magistrado.

El Gobierno supuso que la oposición kirchnerista le estaba plantando un desaparecido que no había desaparecido. En cambio, el kirchnerismo, las organizaciones de DD.HH. y la familia empiezan a suponer que no fue un accidente desgraciado, sino que hubo un plan pensado para que haya un desaparecido para advertir a quienes ofrezcan resistencia.

Esta radicalización ahora incluye otro elemento que lo aporta Elisa Carrió . Detrás de la operación están los narcotraficantes contra la ministra Patricia Bullrich . El propio oficialismo habla de internas descontroladas en la cartera de Seguridad. Es un problema de mucha más larga duración.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas