Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un acolchado inteligente que promete salvar parejas

Una empresa canadiense desarrolló un edredón que regula las temperaturas corporales, se tiende solo y evita discusiones por las diferencias "térmicas"

Martes 12 de septiembre de 2017 • 13:05
LA NACION
0

Una conocida se sometió hace poco a un estudio de sueño porque luego de tantos años durmiendo sola, la última cita que se quedó a pasar la noche en su lecho amaneció en el sofá del living. No aguantó sus ronquidos. Nada más desglamourizante que el hilito de baba y el ronquido "camionero" para cualquier mujer que además, cuando está despierta, luce siempre de punta en blanco.

En los Estados Unidos una de cuatro parejas prefiere dormir en camas separadas sea por esas insoportables (y peligrosas) apneas de sueño, por estar más cómodos, por la incompatibilidad de horarios y también porque el ser humano suele tener temperaturas corporales incompatibles, el clásico asunto de quién controla la colcha y el aire acondicionado, si sábanas o nada en verano, etc. Siempre uno de los dos es más friolento o caluroso que el otro, lo que hace que el descanso sea una pelea silenciosa que acaba cuando uno logra dormirse. Como los sentimientos y el sexo, coincidir en la temperatura de la cama a la hora de dormir es complejo, por eso a fin de evitar divorcios o separaciones habitacionales, el ingenio del ser humano ha creado un edredón inteligente para que las parejas puedan controlar la temperatura de las dos mitades de la cama sin pelear.

Así es como ya está en el mercado, luego de muchas investigaciones y ensayos, el conocido Smartduvet Breeze, un simple edredón que a la vista luce como todos pero que lleva en su interior unas finísimas cámaras de aire separadas en dos secciones que permiten calentar o enfriar a gusto ambos lados de la cama. Y más: se puede manejar desde el teléfono celular. Lo que dice una genialidad. "Gracias al sistema de control temperatura individual que poseen las dos mitades sus usuarios pueden ir modificando indistintamente la graduación de su lado desde una aplicación de su teléfono móvil" apuntan sus fabricantes, una empresa de Canadá que ha venido a poner un granito de arena para el éxito de las relaciones de pareja, nada menos.

No es magia

El secreto está en un dispositivo de ventilación que va al pie de cama y que detecta la temperatura real de la habitación, información que envía a través de la app para que cada quien pueda regularla con un simple click, aclaran las reseñas. "Así, cuando un usuario decide aumentar la temperatura de su lado de la cama, el edredón genera aire cálido a través de sus cámaras de aire, mientras que cuando elige enfriarla lo hace mediante la refrigeración por evaporación. Es decir, transformando en frío la humedad que genera el propio cuerpo humano para regular su temperatura."

Lo máximo del producto es que se tiende solo, es decir, no hay que tender la cama para disimular el orden, pues la mantita se ocupa de hacerlo sola mediante el mismo ventilador. Una corriente de aire se expande por las distintas cámaras del edredón hasta estirarlo a por completo, algo que podemos hacer también desde la aplicación.

Creo que antes de pagar por una terapia de pareja, hay que detectar si el problema es la cama en sí (no el sexo). Si es solo eso, el edredón salvador cuesta 199 dólares, se consigue online y viene en toda las medidas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas