Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El gran golpe de San Lorenzo en Europa: venció al poderoso Real Madrid y dejó otra huella

El Ciclón se quedó con la victoria por 84-81; el viernes, el conjunto de Boedo tiene otro enorme desafío: Barcelona; la entidad de Boedo se propuso potenciar el básquetbol argentino y está cumpliendo con su objetivo: bicampeón de la Liga, primer equipo en la NBA y un tremendo campanazo en Europa

Martes 12 de septiembre de 2017 • 17:49
SEGUIR
LA NACION
0
San Lorenzo venció a Real Madrid
San Lorenzo venció a Real Madrid. Foto: Twitter CaslaBasquet

Impacta el resultado, porque superar a Real Madrid, con Facundo Campazzo, Gustavo Ayón, Rudy Fernández y Felipe Reyes, representa un gran paso para cualquier equipo. Y San Lorenzo se dio un gran gusto. Celebra el Ciclón porque su primer gran desafío de la gira que realiza por España comenzó con un tremendo campanazo ante uno de los gigantes de Europa. Es una victoria que demuestra que el bicampeón de la Liga Nacional puede competir contra uno de los principales animadores de la ACB, la competencia más importante detrás de la NBA. Pero en realidad el peso real del logro del Ciclón está concentrado en cómo, desde su desembarco en la Liga hace dos años, potenció al básquetbol argentino. Porque es cierto que el poder económico que ostenta San Lorenzo de la mano de Marcelo Tinelli y Matías Lammens le permite conformar planteles poderosos, pero esta inversión para instalar su marca también le permitió al producto local expandir su horizonte.

Seguramente San Lorenzo soñará un largo rato con el triunfo de ayer, con los 25 puntos de su nueva figura Dar Tucker y con las volcadas de Gabriel Deck. Todo eso es lógico. Pero es mucho más determinante saber que en España comprenden bien que ese equipo que golpeó a Real Madrid, es el mismo que hace un año viajó a Canadá para medirse ante una franquicia de la NBA: Toronto Raptors. Que logró ser el primer equipo de la argentina en desembarcar en la liga de las estrellas estadounidense. Que en el programa oficial de la NBA apareció el nombre de la entidad de Boedo. Que, en definitiva, el básquetbol argentino, más allá de Emanuel Ginóbili, Luis Scola o Andrés Nocioni, pudo poner un pie en un planeta que siempre resultó inalcanzable por estas tierras.

Es verdad que se trata de un triunfo sobre Real Madrid en un amistoso, pero la dimensión del logro no debe ponerse en el partido, sino en el hecho de competir ante equipos que suelen anotar en su agenda compromisos que no sienten necesarios. Porque San Lorenzo además de medirse ante los mejores y el viernes próximo ir por más ante Barcelona, tiene como objetivo llegar a la cima de América, y está casi obsesionado con ganar la Liga de las Américas, una competencia que el año último se le escapó de las manos porque las lesiones lo traicionaron. Poder consagrarse en esa competencia sería un broche perfecto a un proyecto que arrancó de la mano de Julio Lamas y hoy sigue con Gonzalo García.

Corrida de Tucker y el vuelo de Deck para hacer explotar el aro

Imaginar que sólo se trata de San Lorenzo este gran paso, es perder de vista que el alcance es mayor. Porque se advierte cómo se multiplican los esfuerzos de los demás equipos del orden local por mantenerse competitivos ante el Ciclón. La muestra es Bahía Basket que con su grupo de jóvenes en la última temporada fue una amenaza constante y no se alejará de esa tarea: También está Obras, que determinó preparar su equipo por España para demostrar que quiere quitarle el reinado al equipo de Boedo, y se anotan los de Corrientes, con Regatas y San Martín; Santiago del Estero, con Quimsa; Córdoba, con Atenas; Capital, con Ferro, que invierten en conformar buenos equipos para dar pelea. Todo confluye en una Liga Nacional atractiva y de nivel. Y cuando se transita ese camino el beneficio se traduce en piezas mejor talladas para la selección nacional.

San Lorenzo dio un gran golpe al vencer a Real Madrid. Disfruta de lo que le dan jugadores como Penka Aguirre, Marcos Mata, Deck, Tucker, Mathias Calfani o Matías Sandes. Aunque lo que realmente disfruta el Ciclón es saber que, desde su nombre, se escribirá una página importante para el básquetbol de la Argentina.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas