Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La tasa vuelve a ganarle la pulseada al dólar, que sigue bajando y se arrima a los $ 17

El billete acumuló su sexta rueda en baja en una jornada en la que se llegó la Lebac a vender en 8 días llegó a pagar 30,1% anual, alentando la llegada de capitales financieros

Martes 12 de septiembre de 2017 • 16:54
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: Archivo

En el mercado se instaló la sensación de un déjà vu. Como en marzo de 2016, cuando debió llevar la tasa al 38% para frenar una minicorrida cambiaria y tratar de empezar a domar una inflación que había recibido el impulso extra de la devaluación de diciembre de 2015, el Banco Central (BCRA) volvió a aplicarle un torniquete al billete al convalidar tasas de interés fuertemente positivas en términos reales para tratar, además, de reinstalar un proceso de desinflación en la economía.

De esta manera queda a la vista el delicado equilibrio en que debe moverse la autoridad monetaria para tratar de cumplir lo más cercano de lo posible sus objetivos de inflación sin ayudar a generar un retraso cambiario que, en realidad, es contracara de la estrategia del Gobierno de cambiar su modo de financiar el déficit de la emisión monetaria sin control al endeudamiento.

Una prueba más al respecto se tuvo hoy cuando el dólar en la plaza local acumuló su sexta caída consecutiva frentre a un peso robustecido por el aditivo de la tasa, lo que llevó al tipo de cambio comercial (el que recibe el exportador local) a ubicarse por debajo de los $ 17 al cerrar a $16,97 el comprador mayorista, es decir, 8 centavos por debajo de su cierre previo.

Foto: Archivo

Se trata del menor precio en dos meses y 4,6% inferior al máximo de $17.80 que ese tipo de cambio tocó en medio de la corrida preelecoral contra el peso. Aquel umbral fue elegido entonces como frontera por el BCRA, que salió a vender agresivamente reservas para evitar se vulnere, para evitar que el precio al público del dólar se dispare sobre los $18.

El reacomodamiento a la baja del mercado volvió a ser generalizado y dejó al dólar mayorista vendedor (el que pagan los importadores, por caso) a $ 17,08, siete centavos por debajo de su lausura previa de $ 17,15 y cada vez más lejos del nivel de $ 17,25 que tenía antes de iniciar este nuevo sendero descendente. A su vez la cotización al público cerró a $ 17,30 y $ 17,40 para el comprador y vendedor, respectivamente, con nuevos caídas del 0,35% en cada caso.

La baja del billete se hizo contínua en los últimos días pese a que la oferta de exportadores volvió a retraerse de manera marcada, ya que los productores y empresas que pueden retener divisas lo hacen para tratar de no convalidarla. Un claro indicador al respecto fue la reducción que US$ 572,1 millones a US$ 307,4 millones en el ingreso de exportadores de cereales y oleaginosas verificado durante la semana pasada, cuando el billete había comenzado a debilitarse nuevamente.

Incluso continuó pese a que no hubo oferta provenientes de fuertes colocaciones de deuda por parte del Estado Nacional, las Provincias o las empresas en las últimas semanas, acompañando el parate del verano boreal que tradicionalmente obliga a programar las colocaciones teniendo en cuenta el descanso vacacional de los grandes operadores.

Sin esos dos aportes presionándolo, ¿por qué el billete sigue bajando y lo hace aún cuando el dólar en el mundo lleva tres dos ruedas rebotando? Es aquí cuando aparece el aporte al fenómeno que hizo el debilitamiento de la demanda de divisas (al terminar la corrida pre PASO) y emerge la incidencia que tienen las tasas de interés que convalida el BCRA al colocar activamente sus títulos de deuda en el mercado para tratar de retirar más pesos de circulación.

"La tasa de las Lebacs en conjunto ya supera el 27%, un nivel que supone diez puntos más que la inflación esperada a un año, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM). Nunca antes la política monetaria fue tan restrictiva como en la actualidad", explica el economista y consultor Federico Muñoz.

"Al 30,10% la Lebac 8 días sres/as", observó por Twitter el economista y director de Rafaela Capital Fernandpo Camuso, para mostrar cómo ese incentivo se agudizó en los últimos días.

Ese nivel de tasa de interés positiva (sólo similar a la que tuvo hace algunos años Brasil), en un contexto en que se imagina que el BCRA y el Gobierno evitarán nuevos episodios de corrida contra el peso (al menos hasta superadas las elecciones parlamentarias) es el que vuelve a estimular el ingreso de capitales financieros al país e impacta sobre el tipo de cambio. "Hay estímulos muy fuertes para pesificar los portafolios de inversión en el corto plazo. Es lo que volvió a justificar hoy el incremento de la oferta de divisas y la baja del billete", apuntó el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios.

"No hay duda de que la atención sigue focalizada sobre las Lebacs", apunta Lucas Gardnier, director de Portfolio Personal en un mercado que vuelve a hablar de la bicicleta financiera. "De cara a octubre y con un Tesoro que tendrá que salir a vender dólares para financiar sus gastos en peso mientras el BCRA tiene que seguir manteniendo tasas atractivas frente a las expectativas de inflación para alcanzar el objetivo de inflación de 1% mensual hacia el final del año, el desarme de posiciones en dólares para apostar a corto plazo por el pesos sigue siendo atractivo", explica Federico Furiase, economista director del Estudio Bein

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas