Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Te cuesta dormir? Consejos anti-insomnio para tener dulces sueños

Ponelos en práctica y olvidate del estrés que genera el insomnio

Miércoles 13 de septiembre de 2017 • 00:20
0

Llega el momento de descansar y aún tenemos encima la intensidad del día: lo que nos pasó en el trabajo, las obligaciones que quedaron pendientes, las cuestiones emocionales. Todo va quedando cargado en nuestro ser. Por eso, es necesario preparar el cuerpo y la mente para poder desconectarse y tranquilizar las memorias que están permanentes en nuestro cerebro y que, a veces, no podemos acallar para dormir bien.

RESPIRAR PARA DESCANSAR

Es clave concentrarte en cómo ingresa y sale el aire de tu cuerpo. No es una tarea sencilla pero con un poco de voluntad, se puede. Además, cuando notás el resultado (empezás a dormirte enseguida), vas a tomar hacer este ejercicio simple de respiración todas las noches.

Primero concentrate en tu cuerpo, en cómo llegás a la cama, cómo apoyás los pies, cómo te sentás.

No te acuestes de manera horizontal de entrada. Mejor quedate semisentada o a 45 grados.

Sentí cómo el aire entra y sale de tu cuerpo.

Ahora poné un poco más de atención y recorré con la mente el espacio por donde transita el aire. En la inhalación, entra por la nariz, pasa por detrás de la garganta, llega a la laringe, expande en los pulmones. Ahora, seguí el camino inverso en la exhalación.

Si te cuesta mucho concentrarte, ayudate con música instrumental. Esto acalla muchísimo los ruidos de la mente. Entre dos minutos y medio o tres -que es es lo que suele durar una melodía-, es suficiente tiempo para relajar el cerebro y oxigenar.

Confía y permitite el asombro

CONSEJOS QUE AYUDAN A SOÑAR MEJOR:

Desprendete del celular y la televisión. Para muchas personas funcionan como "chupetes" pero lo cierto es que cualquier dispositivo tiene muy poco de relajante porque obliga a nuestro cerebro a seguir muy activo con la imagen.

Date un buen baño antes de dormir: el cambio en la temperatura de la piel genera un cambio en la circulación de la sangre que te predispone para el descanso.

Una cena muy tarde o pesada no es aconsejable. Acordate que es necesaria, como mínimo, una hora de digestión antes de ir a la cama.

Experta consultada: Prof. Irene Cabrera, Facilitadora de Memoria Celular y Renacedora (Escuela de Leonard Orr).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas